6 Libros Sobre el Racismo y la Inmigración Que Debemos de Leer

Con todo lo que está pasando en Estados Unidos en estos momentos muchos nos sentimos no solo molestos pero también confundidos. Lo cual siento que es de esperarse ya que por años todos estos temas eran intocables y cada que surgía un problema solía ser barrido debajo de la alfombra. Por lo tanto soy de la opinión que estos movimientos son más que necesarios, pero también creo que es importante educarnos.

Una de mis maneras favoritas de aprender es leyendo, porque puedo tomar la información y construir mis propias ideas en lugar de solo escuchar lo que dicen en la televisión. Pero en mi búsqueda de libros con los que pudiera educarme sobre el racismo en Estados Unidos me di cuenta que estaba siendo algo hipócrita. Como dice el dicho, estaba siendo candil de la calle y oscuridad de mi casa. ¿Que quiero decir con esto? Simple. Quiero decir que mientras buscaba aprender más de un tema que es bastante nuevo para mi como lo es el racismo (si no leyeron mi artículo pasado vivo en una región mayormente formada por Mexicanos así que aunque el racismo existe no lo he vivido en carne propia), estaba ignorando el tema de la inmigración con el que mi gente tiene que lidiar casi diario.

Mis dos hermanos también emigraron a Estados Unidos, así que sentía que sabía lo que tenía que saber sobre el tema. Pero la verdad es que todos tienen historias de inmigración diferentes, inclusive mis hermanos. Así que mientras buscaba libros para leer que hablaran sobre el racismo decidí buscar libros que hablaran sobre la inmigración, y estos son solo algunos de los que encontré y me llamaron la atención:

The Devil’s Highway

Photo credit: Amazon

En mayo del 2001, un grupo de hombres intentó cruzar la frontera hacia el desierto del sur de Arizona, a través de la región más mortal del continente, un lugar llamado la Carretera del Diablo. Padres e hijos, hermanos y extraños, entraron en un desierto tan duro y desolado que incluso la Patrulla Fronteriza tiene miedo de atravesarlo. Doce volvieron a salir.

Enrique’s Journey

Photo credit: Amazon

Enrique’s Journey cuenta la búsqueda inolvidable de un niño hondureño que busca a su madre, once años después de que se ve obligada a abandonar a su familia hambrienta para buscar trabajo en los Estados Unidos. Desafiando un peligro inimaginable, a menudo aferrándose a los lados y la parte superior de los trenes de carga, Enrique viaja a través de mundos hostiles llenos de matones, bandidos y policías corruptos. Pero él avanza, confiando en su ingenio, coraje, esperanza y la amabilidad de los extraños.

No One is Illegal

Photo credit: Amazon

Contrarrestando el coro de voces antiinmigrantes que se han vuelto cada vez más fuertes en el momento político actual, No One is Illegal expone el racismo de los vigilantes antiinmigrantes y pone un rostro humano en los inmigrantes que arriesgan sus vidas para cruzar la frontera para trabajar en los Estados Unidos.

So You Want to Talk About Race

Photo credit: Amazon

En So You Want to Talk About Race, Ijeoma Oluo guía a los lectores de todas las razas a través de temas que van desde la interseccionalidad y la acción afirmativa hasta las “minorías modelo” en un intento de hacer posible lo que parece imposible: conversaciones honestas sobre la raza y el racismo, y cómo infectan casi todos los aspectos de la vida estadounidense.

The New Jim Crow: Mass Incarceration In The Age of Colorblindness

Photo credit: Amazon

The New Jim Crow es un relato impresionante del renacimiento de un sistema de castas en los Estados Unidos, uno que ha resultado en millones de afroamericanos encerrados tras las rejas y luego relegado a un estado permanente de segunda clase, negado los derechos supuestamente ganados en el Movimiento de Derechos Civiles.

How to Be Less Stupid About Race: On Racism, White Supremacy and the Racial Divide

Photo credit: Amazon

How to Be Less Stupid About Race es su guía esencial para romper las medias verdades y las ideas falsas ridículas que han corrompido a fondo la forma en que la raza negra está representada en el aula, la cultura pop, los medios y la política. Siglos después de que nuestra nación se fundara en el genocidio, el colonialismo y la esclavitud, muchos estadounidenses se están despertando a la realidad de que nuestras políticas raciales son basura. Pero en medio de este cálculo, persisten la negación generalizada y los malentendidos sobre la raza, incluso cuando la supremacía blanca y la injusticia racial son más visibles que nunca.

Todos tenemos opiniones sobre estos temas, pero para aquellos de nosotros que queremos aprender y tener opiniones más educadas les recomiendo que me acompañen a leer alguno de estos libros.

Brown or Not, Black Lives Matter

I really wanted to write something fun or positive this week, but how can I when the world around us is not happy or positive. I have read so many comments on the protest happening around the country most of which, thankfully are in support, but some had me doing a double take. Especially those coming from fellow Mexicans.

I grew up in a region primarily made up of Mexicans and I consider this a privilege because I personally never had to deal with racism. Well that is not taking into account the racism that most of us have had to deal with coming from our own community. Because yes, saying “hay esa niña esta bien bonita y guerita” or calling someone “india bajada de la sierra” is racist.

But all in all I was extremely sheltered, I knew racism was wrong but I didn’t know to what extent it was rooted into our country’s system. Of course I had always known that we were viewed as less by people outside of our community, as criminals and dumb. But I wrongly made peace with the fact that those ideas were never going to change.

In my magical little world I also happened to hear my people constantly spew out insults towards people of other minorities. Whether it was “los chinos son bien cochinos” or “tiene cara de terrorista,” there were many. But to me it was abundantly clear that the black community was the worst of the worst for them. They were all thugs, they were all lazy, or the stupidest of them all: they smelled bad. I luckily was never much of a follower so even when I would hear people say these things, including my relatives, I thought to myself well some might be but it is not logically possible for all of them to be.

Sadly when you never actually happen to meet a black person or question how these views affect them you toss it to the back of your mind. That was until I was old enough to understand what was happening outside of the RGV and started comparing the injustices that black people have had to face to the ones we deal with, and I concluded that we are not that different.

Just like us, black people are constantly viewed as delinquents. Just like our mothers, black mothers have to see their children go out every morning and pray that they come back at the end of the day. Just like us, they can’t even feel at ease in their own homes because they don’t know when law enforcement will break into their house and take them away. Just like us, they have to deal with discrimination when applying to jobs or school. Just like us, they don’t get compensated as they should and constantly get overlooked when it comes to promotions. Just like our people, especially men, they get killed by law enforcement and never get told why. Even less receive any justice on cases in which the death was unjustified.

So it has come as a shock for me when people in my own community seem to be reluctant to accept the black lives matter movement. I understand that as people who live in a place in which we don’t actively see racism happen it might be hard to understand, add to that the fact that our schools don’t actually teach us much about the subject especially when it pertains to racism against black people. But as people who have faced their own share of challenges with discrimination I can’t comprehend the lack of empathy.

“They shouldn’t be looting and rioting” they say. Well not everyone is, in fact it has been proven that on some occasions it isn’t even the protesters that are committing these crimes but white supremacists looking to put the blame on them and leave them in a bad light. Many protest peacefully like Martin Luther King did. They have tried countless times actually and they have received criticism every time, not to mention the protests during the civil rights movement might have started off peaceful but they didn’t end up that way. “They should just listen to authorities and they would be fine.” Will they? Because there are countless videos in which people are doing absolutely nothing but kneeling before getting gas bombs and rubber bullets shot at them.

“Well, the people who died probably had it coming.” Breonna Taylor was sleeping in her own home when the police entered and killed her based on an assumption that her apartment was being used to receive drug packages. Drugs were never found in her home, not to mention their two main suspects had already been identified, they were being investigated for selling drugs out of a house far from Breonna’s apartment. “Well, blue lives matter.” Being a cop is an occupation, they sign up for it knowing that they are putting themselves at risk. Meanwhile, black people don’t choose to be black or and they can’t do anything on how people judge them based solely on the color of their skin. “Well, all lives matter.” They do, and nobody is saying otherwise. But when some lives are at a higher risk of being taken unjustifiably we should put more focus on those, that’s not to say we don’t all have our own battles and they all need immediate attention. But from personal experience when my brother got taken by the border patrol he was jailed for a couple of days and sent back to Mexico, not killed.

“Well, who’s protesting against the kids being kept in cages?” Many people actually, there even were protests in which many black people stood besides Hispanics to fight this injustice. By the way many of the people who say that are people who didn’t even attend a protest themselves or donate anything to the cause. “They are exaggerating.” Just because something doesn’t affect you directly it doesn’t mean it isn’t a problem, you also can’t dictate how people feel about their suffering. You can’t just say it isn’t that bad when you aren’t the one living it. “A mi que me importa no tiene nada que ver conmigo.” La discriminación nos involucra a todos. Nos estaríamos mintiendo si dijéramos que a todos nos tratan con igualdad en este país.

Estos son solo algunos de los comentarios que he visto y que me han dejado muy decepcionada de la gente con la que crecí. ¿Que paso con el hoy por ti mañana por mi, con el has el bien sin mirar a quien? Porque en lugar de juzgar a los manifestantes no pensamos que si ellos lo logran, nosotros también podemos. Porque no nos inspiramos en ellos para nosotros también luchar contra las injusticias que nos aquejan solo por ser Mexicanos. Seamos realistas, para los supremacistas blancos todos somos iguales todos somos menos que ellos, pero nos han hecho creer que unos tenemos más valor que otros para dividirnos entre sí porque saben el poder que tenemos si estamos unidos. I believe in my people and I believe they are kinder and wiser than those comments, and I respect those who don’t want to get involved out of fear of repercussions, but I can’t respect those that actively choose to be unkind.

On a personal note, I especially support this movement because, during my college days, I had a sweet mate who taught me that all of those stereotypes about black people that I had been taught were wrong. Janet is one of the kindest, most hardworking women I have ever met. She is a smart young black woman who believes in building a better place for everyone, who treats everyone with respect and offers her friendship unconditionally. She is one of the few people I can say I am very proud of. For her and for people like her, and for the just and equal future that I hope we can all have, I stand by the fact that black lives matter.

In Solidarity with All People of Color

It’s only normal that the events of the past few days make us sad, angry, worried. It’s not because we think racism in the US is something recent, as many in the Hispanic community sadly know. Us Mexican immigrants and Mexican Americans know too well we’ve been the target of our own share of racism from everywhere in our schools, streets and other places.

Photo by Melany Rochester on Unsplash

The gruesome video of George Floyd reminds us not only of what we know is out there, but of how often these situations happen – Floyd joins a list of other folks like Michael Brown, Eric Garner and so many others. The fact that it’s coming from those in charge of protecting us makes it all the more unsettling.

No one living in this country should look away from the reality of the endemic, institutionalized racism that runs deep in society. Much less us immigrants of color. We need to stand together with the Black community, not only because it’s the right thing to do, but because many of us live the same reality. The Mexa community here and back in Mexico is a diverse one. Latinx skin comes in all colors and racists don’t ask for a passport. All people of color is the same to them.

Latino men and boys, Black women and girls and Native American men, women and children are also killed by police at higher rates than their white peers.

LA Times

For some of us coming from Mexico or with Mexican ancestors, with darker skin and/or traces of indigenous looks, the issue may also take us back to our own country. The issue of racism seems even more complex to us because some have had to endure it coming from Americans and other Mexicans equally. Words like “Indio”, “Gato”, “Negrito”, are well known staples of the classism and racism in certain sectors of our own culture. Some carried from the Spanish conquest, then exacerbated due to economic and unequal development in the different regions and sectors of our economy. Because we’ve lived with it, it doesn’t catch us by surprise when we come to the US. I guess we expect it, but we shouldn’t be complacent with it.

Today, we stand with all people of color here in the United States and everywhere against social injustice. We want… no, we need for racism to be denounced, to be reprimanded, to be abolished. Sure, it’s not going to happen over night, some of us may not live to see it. But we still need to call it out and we need to stand together, regardless of nationality, race or tone of skin. Black lives matter. People of color matter.

6 Roles Estereotípicos Mexicanos de Hollywood

Siguiendo el tema de mi artículo pasado sobre series de TV de familias latinas, elegí escribir sobre la representación de los Mexicanos en la televisión y el cine. Como se pudieron percatar hubieron varias series que decidí dejar fuera de mi lista. Por la simple razón que ya estoy cansada de que a los Mexicanos solo se nos den papeles que nos hagan ver mal.

Photo by Vitaly Sacred on Unsplash

Cuando decidí estudiar teatro yo solo quería escribir, yo soñaba con crear historias y ver a alguien darles vida. Nunca me cruzo por la cabeza encasillar a alguien en un papel solamente basado en su raza o origen étnico. Dicho esto, hay roles que están destinados a ciertas personas. Por ejemplo, si la historia se basa en la vida de un hombre afroamericano, no deberían contratar a un actor blanco. Pero a lo que me refiero es que si eres un actor mexicano y sales a buscar oportunidades, es probable que tus primeros trabajos caigan en roles muy predecibles.

Y seamos honestos, los Mexicanos somos muy orgullosos. La mayoría de nosotros no nos avergonzamos de lo que hacemos para vivir mientras sea trabajo honesto. Pero la televisión hace ver esos empleos como si estuvieran por debajo de los demás, y las únicas veces que un mexicano puede tener poder en una serie de seguro es narco.

El siguiente listado consiste de seis roles estereotípicos que se les da a los actores Mexicanos en programas americanos:

Personal de Servicio Doméstico, Restaurantero, y Hotelero

Photo by kyryll ushakov on Unsplash

Lo más básico, meseros, cocinera, camareros, valet parking, empleada doméstica, o nana. El problema es que en la vida real estas personas la mayoría del tiempo son más que un empleado para las familias o empresas para las que trabajan, y en los programas de televisión los retratan como robots sumisos y obedientes que solo dicen “si señor/a” o “como usted diga.”

Símbolo Sexual

Photo by Taylor on Unsplash

Normalmente es un papel que se le da a las mujeres pero en ocasiones a muchachos jóvenes también. Porque todo hombre o mujer con poder necesita a un amante y suele siempre ser latino/a. O si eres una mujer inteligente también tienes que ser sexy y usar tu sexualidad para obtener lo que quieres.

Chola/Pandillero

Photo by Mahbod Akhzami on Unsplash

Creo que este es uno de los papeles estereotípicos que más daño le hacen a nuestra comunidad. Por años los Mexicanos en Estados Unidos hemos tenido que lidiar con el hecho de que nos juzguen por nuestra forma de hablar, de vestir, por los tatuajes que tengamos, o como nos maquillemos. Y en gran parte a sido porque la televisión no deja morir el personaje de pandillero malandro o chola intimidante.

Guardaespaldas/Bouncer

Photo by Hermes Rivera on Unsplash

Los Mexicanos tenemos un porte algo intimidante, hablamos fuerte y con una mirada podemos callar a alguien. Creo que por eso es que en muchos programas de televisión los guardaespaldas o los bouncers en los antros suelen ser Mexicanos.

Obreros

Consideré ni siquiera agregar este personaje a la lista porque la mayoría de las veces solo son extras sin líneas u hombres que piropean a la protagonista al pasar.

Narcotraficante

Photo by Iz zy on Unsplash

Esto me frustra y admito que tiendo a ignorar estas series ahora. Alguna vez me llamaron la atención porque era algo novedoso, pero ahora cada otra serie centrada en personajes Mexicanos es de narcos. Y si, el narcotráfico es una triste realidad en nuestro país, pero también en muchos otros. Nunca puede haber una historia donde alguien tuvo una infancia traumática y creció y decidió ser abogado, o doctor, o maestro siempre tiene que ser narco. Admito que los colombianos nos acompañan en esto, y nuestros países se han vuelto un estándar para estas historias lo cual es algo frustrante.

Como mencioné en el artículo anterior, tengo muy bien definida la diferencia entre la ficción y la realidad. Pero hay tanto talento latino que se merece poder resaltar en roles diferentes o por lo menos poder hacer estos papeles más a la par de la realidad. Los Mexicanos son muy trabajadores y si alguien va a asumir un rol de estos debería demostrar las ganas que le echamos a las labores diarias, labores que engrandecen a este país. Encasillar a personas en estos personajes es como decir que no hay Mexicanos que sean universitarios, profesores, doctores, escritores, artistas, abogados, empresarios, etc. Aún falta mucho por hacer y esperemos que pronto los directores de castings se den cuenta que podemos hacer mucho más que lo que ellos nos están dando.

Todo Mexicano en EU Tiene que Escuchar este Poema (Que No es Sobre el 5 de Mayo)

Nos encontramos recientemente con este poema y nos gustó tanto que quisimos compartirlo aquí con todos nuestros lectores. Es un poema muy relevante a nuestros tiempos, no porque sea sobre el 5 de Mayo, porque no lo es, sino porque nos arroja varias joyas sobre la vida y los sentimientos del inmigrante Mexicano en los Estados Unidos.

El poema lo escribe Melissa Tapia Cortez y hace claro desde el principio que, aunque se ancla en la celebración americana del Cinco de Mayo, no es acerca de ella. En lugar, “This poem is about dread.”

Ya entrado en el poema, nos llega directo al corazon: “This poem is about Mexico, mi lindo y querido Mexico… is about hurt and anger.” ¿Porqué? Como dice Melissa, porque cuando uno pasa por un vecindario de gente adinerada en EUA la única oportunidad para ver a uno de los nuestros es “When they cleaning up after people who don’t want them to be here.”

Pero el poema también sirve como una oda y celebración a la gente que soporta y sobrevive las circunstancias de la migración: “This poem is about my mom who never had an option but to be strong… my you have too much shit to do to fight this fight so i’ll fight it for you mami.”

Para el final, Melissa se adentra en el punto principal de su poema: “5 de Mayo is every day when you watch your culture sliced and butchered served up… to the people who want our food but not our stories, who want our words but not our voices to be heard.”

Photo by Artur Tumasjan on Unsplash

El punto que resalta Melissa a través de su poema es que, mientras por un lado a muchos Norteamericanos (no todos, cabe aclarar) les gusta la cultura Mexicana, al límite de la misma apropiación, por el otro no les gusta que los Mexicanos vengamos a este país. La creciente presión para expulsar a los inmigrantes ilegales y para disminuir la migración legal de países Latinoamericanos es una muestra de esto y de los tiempos que estamos viviendo.

Ustedes, ¿Qué piensan? ¿Están de acuerdo con los planteamientos del poema? Díganos en los comentarios abajo.

3 Razones para Apoyar a los Negocios MexicoAmericanos Durante el Coronavirus

Los Mexicanos somos muy solidarios en tiempos de crisis. Lo hemos demostrado una y otra vez durante temblores, huracanes y cualquier crisis que se hos ha atravezado en nuestro país.

Sin embargo esta solidaridad no se limita a aquellos que habitan el territorio Mexicano. A los Mexicanos que habitamos en el extranjero, nos gusta apoyar a los nuestros. Nos gusta contratar a otros Mexicanos y atender a negocios operados o cuyos propietarios son también Mexicanos o MexicoAmericanos. Es algo que nos une y que nos da orgullo cuando lo hacemos.

Photo by Mike Petrucci on Unsplash

El Coronavirus está teniendo un impacto en todos los negocios sin importar nacionalidad, raza o giro. Y nuestra comunidad se tiene que unir para soportar a los negocios pequeños y medianos que se verán particularmente afectados por la crisis. Todos los negocios son importantes, y si tienen la posibilidad, los invitamos a que apoyen a todos los negocios en su comunidad. Ahora bien, si quieren buscar razones para apoyar principalmente a los negocios de los Mexicanos y Mexicoamericanos en particular, aquí te damos tres razones por las que es una buena idea hacerlo:

1. Unir mas a nuestra comunidad.

¿Nunca te ha pasado que llegando a una tienda, restaurant o recibiendo a algún trabajador en tu casa, el saber que es Mexicano o de decendencia Mexicana, te da una confianza distinta? Aún si no es platicando el mismo idioma, el saber que nuestros orígenes se unen te hace sentir mejor de trabajar con o de comprale a ellos.

Ser amable con las personas Hispanas y MexicoAmericanas que en general han sido menospreciadas en este país, nos da un vínculo común de hermandad. Saber que, aún cuando hay personas que no nos dan nuestro debido lugar, hay otros que siempre estarán ahí para apoyarte, te de la confianza de seguir trabajando duro para salir adelante.

Photo by Phil Coffman on Unsplash

2. Ayudar acá, ayuda también allá.

Es muy sabido el impacto que tienen las remesas del extranjero en la economía Mexicana. La cantidad de Mexicanos que vivimos en el extranjero y que apoyamos a nuestras familias de vuelta en México es muy grande y tiene un impacto importante en la microeconomía de nuestro país de origen.

Nuestras familias son muy unidas y a los que estamos lejos nos gusta contribuir con los que a lo mejor son menos afortunados o no tienen el accesso a lo que tenemos acá. Así que cuando contratas con una compañía de algún Mexicano o MexicoAmericano, es muy probable que una parte del dinero que estás pagando termine en México apoyando a su familia directa o extendida.

Photo by Alistair MacRobert on Unsplash

3. Unidad y representación.

La comunidad Hispana en general y la de Mexicanos en particular, aquí en los Estados Unidos, nos debemos apoyar para ganar voz e impacto en este país. Como minoría, históricamente hemos sido relegados y menospreciados, aún cuando tenemos un gran impacto en lo económico y en lo político. Ya sea pagando impuestos o dando nuestro voto, por mucho que algunos políticos no lo quieran aceptar, tenemos nuestro peso.

Como múchas cosas en Estados Unidos, para mal o para bien, el poder económico significa también poder de influencia. Al apoyar a los negocios MexicoAmericanos, nos da una mayor posibilidad como comunidad de influir en las grandes decisiones del país.

Photo by Element5 Digital on Unsplash

Nuestra Aportación en Página Mexa.

Así pues, los invitamos a que apoyemos a los negocios de Mexicanos y MexicoAmericanos acá en Estados Unidos. Y para aportar nuestro granito de arena, te estamos invitando a que, si tienes un negocio aquí en Estados Unidos, lo listes en nuestro directorio sin ningún costo. Dale click abajo y llena la forma para que podamos incluirlo.

También hemos puesto algunos consejos para ayudar a tu negocio a sobrevivir la crisis del Coronavirus en este artículo.

Si tu no tienes negocio, pero conoces a otros que sí lo tienen, mándales el link para que se unan. Entre mas nos apoyemos, mas salimos ganando todos.

Creciendo en Estados Unidos, Lejos de la Familia

Muchos mexicanos que vivimos en Estados Unidos estamos separados de nuestras familias por diversas circunstancias. La más común es la deportación, la segunda es la inmigración en sí. Pero por cualquier número de razones el punto es que de ambos lados de la frontera se encuentran niños creciendo sin sus padres y padres extrañando a sus hijos. Hoy les quiero hablar de mi experiencia creciendo separada de mi familia esperando y alguien se identifique o quiera compartir la suya.

Photo by filipovsky on Unsplash

Nací en Pharr, Texas, una ciudad que limita con Reynosa Tamaulipas, la ciudad en la que reside mi familia, y donde felizmente pasé los primeros cinco años de mi vida, así como veranos y vacaciones escolares desde los seis a los dieciocho años.

Mi vida comienza a complicarse cuando mis padres decidieron que mi madre iba a dar a luz en los Estados Unidos. Su plan todo el tiempo fue que yo me fuera a vivir a México por el resto de mi vida, pero que tuviera la oportunidad de regresar a EU sin problema si así lo quisiera. Lamentablemente las cosas cambian. Fui criada en México aprendiendo a leer y escribir en español por parte de mi padre, quien se aseguró de que supiera que no importaba lo que sucediera, o si nací o no en Estados Unidos, primero que nada era Mexicana. En ese momento no entendía por qué era tan importante para mí recordarlo hasta que, en un cierto día mi madre me informó que me iba a mudar y que comenzaría a asistir a la escuela en Weslaco.

Una vez más, estaba confundida, no entendía por qué tenía que salir de mi casa, por qué no podía ir a la escuela con mi hermana, pero a la edad de cinco años no hay mucho que puedas hacer contra las decisiones de tus padres. Todavía recuerdo el día en que mi madre guardó mi ropa y mis juguetes y los tiró en la camioneta. Fue extraño ver todas las cosas que eran importantes para mi arrojadas descuidadamente en bolsas, me dolió. A la mañana siguiente, mi familia y yo tomamos la misma camioneta y nos dirigimos hacia Weslaco, Texas.

Había cruzado el Puente Internacional Pharr-Reynosa muchas veces antes, pero esta vez fue diferente. Las coloridas mariposas en tonos de naranja, verde y azul que decoran el frente de la estructura de concreto, las mismas que una vez encontré lindas y divertidas, parecían mirarme como burlándose de mi miseria. Sus ojos brillantes ya no eran divertidos, sino amenazantes. Durante casi una hora sollocé silenciosamente, asustada de la vida que me esperaba al otro lado de ese puente, asustada de lo desconocido, de una vida que no quería.

Acostumbrarme a Weslaco no fue fácil. Todo era tan diferente. No había niños corriendo en la calle jugando “los colores” o fútbol. De repente me sentí tan sola y encerrada. Pero no duró mucho, ya que solo una semana y media más tarde me inscribieron en pre-kinder. La escuela realmente no ayudó, me encontraba sentada sola la mayor parte del tiempo porque no podía hablar inglés, escuchaba a los niños reír y hablar sobre cosas que no podía entender y me sentía tan perdida. Las únicas personas con las que podía hablar eran las señoras de la cafetería durante el desayuno, e incluso ellas parecían desinteresadas. A medida que me sumergía en mi nuevo entorno, me acostumbré a luchar para seguir instrucciones simples, me acostumbré a que me llamaran “the mexican girl”, me acostumbré a ser diferente.

Photo by Arwan Sutanto on Unsplash

Durante muchos años tuve que vivir con una mamá de medio tiempo y viendo a mi papá y a mi hermana solo los domingos. Era como saber que tenía una familia propia pero aún así sentirme huérfana. La Pascua era muy difícil para mí porque todos vestían a su familia de cierto color y hacían juegos familia contra familia pero yo siempre estaba sola. Era la chicle de mi tía y mi primo. Mis compañeros en la escuela pensaban que yo no tenía papá porque nunca asistía a las asambleas o shows escolares. Por mucho tiempo odié a mis papás los culpe por mi soledad los culpe por la manera en la que todos me veían cuando ninguno de mis padres me acompañaba a la escuela, con lástima. Cuando mi tía me decía gorda o me decía tonta y no tenía quien me defendiera me preguntaba porque se deshicieron de mi. Yo entendía que me habían mandado a EU por mi bien pero mi educación y el idioma no eran importantes para mí, yo solo quería estar con mi familia yo ya no quería estar sola.

Pero el tiempo pasa, haces amigos, cambias de escuela y todo se acomoda. En tres años estaba hablando Inglés y me acostumbré a pasar más tiempo jugando adentro. Para los 12 años ya no veía mi vida en otra parte que no fuera EU. Y aún seguía sintiendo ansiedad cuando mis papás se regresaban a Reynosa los domingos por la noche, pero ya no me vomitaba como cuando estaba chiquita. Estaba sola en mi casa pero en la escuela tenía con quien platicar, todas mi amigas hablaban español y mi mejor amiga era de Veracruz así que ella sabía lo que era ser “the mexican girl.”

Para los 16 estaba agradecida por la decisión de mis padres. Yo veía como batallaban para pagar la universidad de mi hermana y los gastos de la casa y pensaba “conmigo no tienen ese problema porque no tienen que pagar nada.” Aparte, crecí siendo muy independiente porque no los tuve conmigo constantemente, así que mientras otros necesitaban que los ayudaran en todo, yo solo hacia las cosas que me parecían adecuadas. Creo que el estar alejada de ellos me hizo apreciar el tiempo juntos más. Yo veo que mi hermana tiene muchos rencores pero yo solo trato de recordar lo mejor de mi infancia.

Conforme fui creciendo me di cuenta que para ellos también tuvo que ser difícil dejar a su hija menor ir, que ellos también se han de haber sentido culpables cuando no podían asistir a algo. Aprendí que los padres solo intentan hacer lo mejor que pueden y aunque se equivoquen no es mal intencionado.

Photo by Jeniffer Araújo on Unsplash

Cuando pienso en mi niñez la mayoría de mis recuerdos son felices. Nunca me hicieron sentir menos, yo era la que veía las cosas así. Mis papás me facilitaron mucho las cosas con la decisión de mandarme a EU y ahora me es claro. Creo que es fascinante cómo nuestra perspectiva cambia con la edad. Ahora que soy una adulta me siento mal por haber culpado a mis padres por separarme de la familia y sé que me perdí de mucho pero también viví mucho con ellos, tuve lo mejor de los dos mundos. Hay veces que todavía digo “todo hubiera sido diferente si hubiera vivido con mi familia”… y quizás sí, pero al final del día amo la persona que soy ahora y ella no existiría si no hubiera vivido la vida que viví.

¿Tienen alguna historia similar creciendo en los Estados Unidos? Díganos en los comentarios abajo.

Cinco Cosas Que, Según Mi Familia, Me Hacen Gringa

Si algo tenemos los Mexicanos es orgullo, y aunque hallamos nacido en Estados Unidos nadie nos va a decir que no somos bien Mexicanos. Aunque eso no quiere decir que nuestros familiares no trataran de hacernos pensar lo contrario. A todos en algún momento nos han llamado pochos, o hasta gringos, cuando visitamos a la familia en México.

Yo crecí en México así que admito siempre me he sentido súper Mexicana, pero resulta que mi familia y amigos tenían otras opiniones. Les pregunté a mis amigos y familiares si yo hacia algo que les hiciera pensar “wow Gaby si es gringa” y las siguientes son cinco cosas que, según ellos, me hacen ver muy americana:

Photo by katstokes_ on Unsplash

Mi forma de vestir

La primera es mi forma de vestir. Yo también e notado que la mayoría de las mujeres, especialmente de mi edad, visten diferente para salir. Casi siempre la veo en jeans y maquilladas, muy tapadas. A mi me encanta estar cómoda y odio tener calor, así que no hay día que no me encuentren en shorts de mezclilla y una playera sin chiste. De vez en cuando sí me arreglo, porque amo el maquillaje y la ropa, pero solo en situaciones que lo ameriten. Las apariencias no son lo más importante para mi, pero estar a gusto si.

Cómo saludo

No me gusta saludar. Todos sabemos que México es de esos países que no conocen el espacio personal y todos te saludan de abrazo y beso. En Monterrey esto es todavía más común, pero a mi no me gusta. En mi defensa sí saludo, y no soy una arrogante, es solo que soy muy fan del contacto físico, porque tengo trastorno obsesivo compulsivo. Aparte si lo piensan es muy raro abrazar y besar a personas que aveces son unos extraños.

Photo by Obi Onyeador on Unsplash

Mi sinceridad

Tratar a la gente por igual. Mi mamá antes se moría de la pena conmigo, porque aunque use el usted y no insulte a las personas, si tengo una tendencia a decir lo que pienso frente a quien sea. Normalmente yo veo que cuando personas mayores están presentes la gente mide muchos sus palabras para no ser juzgados, yo no lo puedo hacer. Siempre digo incoherencia tras incoherencia y trato a todos por igual con el mismo respeto, porque al final del día todos somo humanos y lo merecemos. Y de hecho, aunque mi mamá lo odie, la mayoría de la personas me agradecen ser tan sincera y se divierten mucho con las cosas que digo, así que no veo porque cambiar.

No pido permiso

Nunca he pedido permiso. Esta vino de mi mejor amiga que es de Chiapas. Ella dijo que le sorprende que ni de chavita le pidiera permiso a mis papás. Hace ya varios años soy una adulta así que pedir permiso no viene al caso. Pero yo ni de niña pedía permiso y eso es muy raro en una casa latina. En mi defensa crecí siendo muy independiente y muy consciente porque mis papás me dejaron con mi tía desde los 5 años, esa va a ser otra historia. Cuando no tienes a una persona constantemente cuidándote aprendes a valerte por ti misma y a tomar decisiones, así que el hecho de pedir opiniones siempre me fue muy bizarro. Pero que no cunda el pánico porque de todos mis hermanos fui la que menos problemas dio y soy la más centrada la que más medita sus decisiones.

Mi manejo del estrés

La última también viene de mi amiga, y es el hecho que las cosas oficiales como papeleo del trabajo o la escuela no me estresan. La verdad creo que tiene mucho que ver con lo que ya mencioné, el hecho que estoy acostumbrada a hacer las cosas sola. He visto que mi hermana hace todo su papeleo con tiempo y tiene que juntar mil cosas. Yo hago cosa por cosa y muchas veces dejo todo a último momento porque se que lo voy a hacer de cualquier manera. No es algo que me haga sentir presionada de ninguna forma, aunque sí tiendo a ser medio relajada porque hay cosas más importantes en que pensar.

Photo by mintchipdesigns on Pixabay

Esta es mi lista de 5 cosas que, según mi familia, me hacen algo gringa. ¿Pero estoy más interesada en que es lo que opina su familia de ustedes, o que cosas hacen que los dejan de a seis? Dime en los comentarios. Y recuerden todos somos tan Mexicanos de cualquier manera.

Los Estereotipos más Comunes Acerca de los Mexicanos

Por Rocio Monroy

Cuando escuchamos a personas de otros países hablar acerca de los mexicanos, siempre es la misma descripción; morenos, chaparritos, con sombrero y botas. Las burlas de nuestro acento cuando tratamos de hablar inglés tampoco pueden faltar. Quizás sea nuestra nobleza o el hecho que nos gusta ser amigos de todas las personas que conocemos, pero por alguna razón a los extranjeros les gusta vernos de una manera diferente a ellos.

Source: Unsplash

Con el pasar de los años, los estereotipos acerca de los mexicanos se han comercializado en disfraces de Halloween o para ser usados en nuestra contra en asuntos políticos. Pero, ¿cuáles son estos estereotipos?

Los Mexicanos son Mujeriegos

En muchas películas los hombres mexicanos son mostrados como hombres mujeriegos que conquistan a múltiples mujeres con su acento y una sonrisa Colgate. El hecho de que se le de esa imagen a los hombres, da a entender que los mexicanos no son personas estables o capaces de vivir en un hogar y formar una familia, lo cual es una gran mentira, ya que para muchos mexicanos lo más importante es su familia.

Source: Unsplash

Los Mexicanos son Flojos

Hace algunos años en un canal británico al mexicano se le describió como flojo e incapaz de crear algo innovador. Varios mexicanos se ofendieron y de inmediato alzaron la voz ante tal difamación. Tal vez esto se debe a la situación del país México, pero esto no necesariamente describe que tan trabajador es un mexicano. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) México lidera la lista mundial de más horas trabajadas al año, por encima de Japón, Corea y Estados Unidos.

Source: Unsplash

Solo nos Ponemos Sombreros y Botas

En México hay una gran variedad de trajes típicos, algo de lo cual nos sentimos muy orgullosos. No obstante, esto no significa que nos vestimos con un traje típico para realizar nuestras actividades diarias. Aun así, cuando se muestra una imagen de los mexicanos, la primera que se muestra es la de una persona con botas y sombrero.  

Source: Unsplash

En tiempos de la Revolución Mexicana la mayoría de los hombres usaban un gran sombrero en el cabeza acompañado de botas con punta. En la actualidad, la gente aún no puede quitarse esa imagen de la cabeza y se niegan a aceptar que los mexicanos nos vestimos con todo tipo de vestimentas de moda.

Carecemos de una Buena Educación

Desafortunadamente, una gran cantidad de mexicanos que han emigrado a los Estados Unidos de manera ilegal e incluso en algunas ocasiones de manera legal, no pueden encontrar el trabajo de sus sueños, o simplemente no son contratados de acuerdo a sus estudios. Esto les obliga a muchos a aceptar trabajos de limpieza o jardinería.

Source: Unsplash

Muchas generaciones han sobrevivido de esa manera, y aunque esto debería ser admirado, ha sucedido lo opuesto. Muchas personas piensan que los únicos trabajos que los mexicanos son capaces de hacer son los que no requieren estudios y, por consiguiente, se ha creado el estereotipo de que los mexicanos no son muy inteligentes. Tal es el caso, que recientemente en YouTube se hizo viral un video donde Emily Austen, una ex comentarista de deportes en Fox dijo que no tenía idea de que las chicas mexicanas fueran inteligentes, como si en realidad el hecho de que una persona mexicana se pudiera graduar de la universidad fuera imposible.

Sólo Comemos Tacos

En Estados Unidos hay una gran confusión acerca de la comida autentica mexicana. Hay quienes juran que Taco Bell es comida mexicana. No muchos conocen la gran variedad de platillos que existen por todo el país. Y además no reconocen que no solo comemos tacos en México. Aunque la tortilla es el ingrediente principal de muchos platillos deliciosos, hay muchos otros que son hechos sin maíz y aun así son 100% mexicanos.

Source: Unsplash

Tal vez nunca podremos poner a un lado los estereotipos que se han creado con el pasar de los años. Pero lo que si podemos hacer es hacer todo lo que esta en nuestro poder pasar salir adelante en este país, porque no hay mejor manera de demostrar lo que realmente podemos lograr que con ejemplo. Demostrémosle al mundo que los mexicanos pueden conquistar al mundo como cualquier otra persona.

¿Con qué otros estereotipos te has topado viviendo aquí en Estados Unidos? Platícanos en los comentarios abajo.

Mi Sentimiento de Culpa por Vivir en Estados Unidos

Siempre he escuchado hablar de la culpa que sienten las personas que dejan a sus familias atrás para buscar más oportunidades en Estados Unidos. Yo no deje a mi familia por voluntad propia así que estando más joven no me percataba de lo horrible que era ese sentimiento de culpa, pero conforme ha pasado el tiempo me he dado cuenta que es algo angustiante y doloroso.

Photo by emirsaldierna on Unsplash

Yo viví con mi familia en Reynosa,Tamaulipas hasta cumplir cinco años, a esa edad mis padres me mandaron a vivir con mi tia en Texas. Durante las vacaciones volvía a México con mi familia y todo era mágico hasta que llegaba el día en el que tenía que regresar. Recuerdo sentirme desconsolada y abandonada, era tan intenso que me daban ataques de ansiedad cada que tenía que volver. Y así fue mi vida hasta que cumplí como catorce años. A esa edad sales con tus amigos tienes actividades extracurriculares en la escuela que te entretienen y ya no sientes la necesidad de estar siempre con tu familia. Pero justo cuando pensé que todo había pasado mi papá se enfermó de cáncer y mi mundo dio un giro, tenía diecisiete años más o menos así que ya tenía más conciencia de lo que esto significaba.

Quería pasar cada segundo posible con mi papá y de ahí fue que nació este sentimiento de culpa, el dolor que sentía antes al dejar a mi familia cambió y se hizo más fuerte. Cuando era pequeña el dolor era un dolor egoísta, solo porque yo necesitaba a mis padres y los quería conmigo, pero el dolor que sentía ahora era por no poder estar ahí para ellos apoyándolos, ayudando a cuidar a mi papá como lo hacía mi hermana. Mi papá falleció un mes después de mi graduación de la high school, yo no estuve ahí. Nunca he sido de las personas que vive con arrepentimientos, la vida es lo que es y todos tomamos decisiones para bien o para mal, pero el no estar ahí cuando falleció ha sido la culpa más grande que he sentido jamás. La tristeza de no haberle podido decir cuánto lo amo una vez más me sigue torturando hasta el día de hoy.

Desde ese día me aferré a estar con la familia que me queda, pero no siempre es fácil. Aunque soy bastante emocional también soy muy razonable y yo sabía que sería más fácil estudiar la universidad en Estados Unidos. Sería más fácil obtener ayuda financiera para que mi mamá no tuviera que preocuparse por nada. Mi idea era terminar y regresar a México, pero las cosas cambian. Mi hermana se casó y tuvo dos hijos y yo me tardé más de lo pensado en terminar. Aparte, sales de la universidad y tienes que empezar a pagar deudas estudiantiles, y me empecé a sentir atada.

Photo by crisscerda on Unsplash

El pasar tiempo en México se empezó a volver más difícil y con eso incrementó el sentimiento de culpabilidad. Culpabilidad por no pasar mucho tiempo con los niños, por no poder ayudarle más a mi hermana, por sentir que mi mamá tiene que estar viajando mucho. Y ese sentimiento empeora cada vez que mi hermana me dice que se siente sola o cuando mi sobrino me pregunta cuando voy a jugar con él. Pero también pienso, si dejo todo y me voy no voy a encontrar un trabajo que me pague lo suficiente para pagar mis deudas y tendría que vivir con mi hermana dependiendo de ella y no quisiera incomodar a nadie. Quiero ganar bien para ayudar a mi mamá para quizá ayudar a mi hermano que trabaja mucho y gana poco, tengo culpa de ser una carga y no alguien útil.

Una gran culpa también es el hecho de no visitar la tumba de mi papá, mi hermana vive en Monterrey y yo en Estados Unidos así que mi mamá va y viene de un lado a otro y siento que hemos abandonado a mi papá en Reynosa y no puedo con eso. Muchos dirán que mis culpas se pueden resolver fácilmente o con el tiempo, y estoy de acuerdo, pero mi historia es una de muchas.

Cuando pensé en esto pensé en los hijos ciudadanos de inmigrantes deportados que quizá visitan a sus padres pero luego los tienen que dejar porque sus vidas están hechas en otro país, y porque si los quieren ayudar es más conveniente hacerlo desde Estados Unidos. El dolor de saber que quieres estar ahí para ellos físicamente pero para ayudarlos tienes que dejarlos es muy fuerte. Y cada que pienso en el hecho de que yo puedo ir y venir me siento culpable por quejarme sabiendo que hay personas que llevan años sin ver a sus seres queridos o visitar sus hogares. También pienso en todos esos padres que toman la decisión de dejar a sus hijos por darles un mejor futuro, los juzgamos porque vemos el dolor de los niños pero ahora entiendo el dolor tan grande que tienen que estar pasando los padres.

Creo que los seres humanos por naturaleza sentimos que nunca estamos haciendo lo suficiente pero en realidad ¿qué es lo suficiente? No podemos estar en todo aunque así lo quisiéramos, muchas veces la culpa nos hace creer que estamos mal pero al final del día no hay nada que no requiera algo de sacrificio. Pero también entiendo que lidiar con esa culpa es difícil. Ahora que soy mayor, recuerdo que mi papá me llamaba todas las noches sin falta para preguntar como me fue y para darme la bendición. De niña no lo meditaba mucho, era solo una costumbre. Pero hoy empiezo a ver que mi papá buscaba su propia manera de aliviar su culpa, quería que yo supiera que me amaba que estaba ahí cuando lo necesitara, y no sé si le funciono pero a mi me hacía muy feliz.

No sé exactamente como aliviar este sentimiento en todos ustedes, si es que lo tienen, porque todos somos diferentes. Pero creo que el método de mi papá era muy bueno, ahora en día es más fácil comunicarse, es más sencillo conversar con personas que están en otras partes del mundo. Lo importante es hacerle sentir a nuestros familiares que los amamos que no los hemos olvidado, creo que nos fijamos mucho en lo material que olvidamos lo importante que es el afecto. Y el saber que no les estamos dando amor es lo que más pesa.

Espero y este año puedan todos pasar más tiempo con sus seres queridos. Pero si no es así, espero que por lo menos puedan hacerles sentir que los aman, qué aún a distancia están juntos. Yo por mi parte intentaré estar más presente cuando me llama mi familia, y trataré de dejar ir lo que ya no puedo cambiar. Espero y también encuentren la solución a esa pena porque necesitamos un mundo más feliz y lleno de amor.