Los Efectos de la Migración en Nuestra Salud

Recuerdo cuando llegue a los Estados Unidos con mi familia. Todo era nuevo para nosotros. No sabíamos el idioma y no teníamos familia quien nos ayudará. Dejamos las comodidades de nuestro país para llegar a un lugar desconocido. En México, conocíamos a nuestros vecinos, nuestra comunidad, sabíamos dónde obtener ayuda y dónde obtener lo que necesitábamos. Si estábamos enfermos sabíamos cómo funcionaba el sistema para obtener algún tipo de atención médica.

Photo by Online Marketing on Unsplash

Para mi familia, esto no fue el caso al emigrar. Mi familia tuvo que aprender cómo sobrevivir. Tuvimos que encontrar un apartamento y luego encontrar trabajo de inmediato para poder vivir. Había tantas cosas que no sabíamos cómo hacer que produjo mucho estrés en nuestra familia. Mirando hacia atrás, puedo decir que no tuvimos la mejor salud posible ya que hubo estrés, falta de ejercicio, falta de alimentación saludable y, por supuesto, una montaña rusa de emociones. Es decir, que la inmigración si tuvo un gran afecto en nuestra salud.

ACCESO A LA SALUD MÉDICA

Se dice que tener mejor atención médica mejora la salud de los ciudadanos de un país. En México, los planes de salud públicos y privados vienen con sus propios médicos, farmacias, médicos y centros de salud. Parte del enfoque de México para la cobertura de salud universal fue la introducción del programa Seguro Popular hace más de diez años. Seguro Popular brinda a los mexicanos desempleados y pobres acceso a servicios de salud preventivos, como pruebas de detección de diabetes y vacunas, así como tratamiento para enfermedades crónicas y graves.

Todo esto es para decir que la mayoría de las personas en nuestro país de origen tienen acceso a la atención médica con cobertura de salud universal. En comparación con los Estados Unidos, dónde el desafío es mayor y los precios de la atención médica son más altos. Debido a esto, como inmigrantes cuando no tenemos acceso a la atención médica, no podemos ir al médico como deberíamos. Es posible que esperemos muchos meses o años antes de ir por un chequeo. En nuestras mentes, estamos en modo de supervivencia. Como individuos y como familia, estamos enfocados en sobrevivir y la atención médica no siempre es nuestra prioridad.

Photo by Ali Yahya on Unsplash

NUESTRO AMBIENTE

Es evidente que nuestro entorno cambia una vez que llegamos a este país. Esto incluye nuestro entorno en nuestra familia, en la escuela y en el trabajo. Nuestro ambiente puede tener un gran impacto en nuestra salud. Como inmigrantes, es posible que tengamos que trabajar largas horas cada día por siete días a la semana. Esto es especialmente cierto para los nuevos inmigrantes. El hecho de estar en situaciones nuevas puede hacernos sentir más estrés. Incluso, esto puede llevar a algunas personas a fumar y beber en exceso, lo que afecta nuestra salud. En el caso de nuestros hijos, muchos comienzan asistir a escuelas donde las alimentaciones no son tan saludables. Si aún no son activos, es posible que no participen en actividades al aire libre que pueden hacer que tengan menos actividad física y los lleve a la obesidad.

Photo by Gift Habeshaw on Unsplash

NUESTROS HABITOS ALIMENTARIOS

Muchos inmigrantes pueden decir que sus hábitos alimenticios fueron mucho mejores en su país. Cuando nos unimos a nuestra nueva sociedad, puede ser muy diferente. La comida es diferente no solo en cómo se cocina, sino en cómo se cultiva y se prepara. En nuestro país, es posible que hayamos comido alimentos cultivados orgánicamente. No comíamos porciones demasiadas y consumían más frutas y verduras. Cuando llegamos por primera vez, comer bien a veces no es tan fácil. Obtenemos lo que podemos y no siempre son buenos alimentos como frutas y verduras. En algunas situaciones, donde ambos padres trabajan, los niños tienden comer más comida rápida (fast food). A través del tiempo, los malos hábitos alimenticios tienden tener un precedente y nos pueden llevar a la obesidad y a tener otros problemas de salud.

Photo by Thomas Habr on Unsplash

NUESTRAS COMUNIDADES

Otra cosa importante es cómo la sociedad nos recibe como inmigrantes. ¿Las actitudes de nuestra comunidad hacia nosotros son positivas o negativas? ¿Es que algunos de nosotros experimentamos racismo y discriminación? Cuando nuestra nueva comunidad no nos acepta, esto puede hacer establecerse más difícil y que establezcamos nuevas relaciones. Además, esto puede tener un fuerte efecto en nuestro bienestar emocional. Como mexicanos, queremos sentirnos seguros en nuestras comunidades. Queremos poder conocer a nuestros vecinos y tener amigos en quienes confiar. Inicialmente, cuando no tenemos eso, tendemos estar aislados cuando llegamos. Esto puede hacernos sentir algunos síntomas de depresión. Si creemos que esto es normal y cómo debería ser, entonces continuaremos de manera aislada aún más en nuestras propias comunidades.

Photo by Nina Strehl on Unsplash

CONCLUSIÓN

Hay muchas cosas que dejamos atrás cuando emigramos. No solo abandonamos nuestros países, sino que también dejamos a nuestras familias, trabajos y amigos. Además, dejamos nuestros recursos y nuestra capacidad de actuar en situaciones cotidianas o de importancia en nuestras vidas. Hay muchos desafíos que son parte de emigrar a un nuevo país. Estos desafíos pueden afectar nuestra salud, pero si tenemos conciencia no necesitan dictar nuestras vidas. Podemos tener control de nuestra salud incluso como inmigrantes. Esta nueva sociedad nos ha ofrecido un lugar para vivir, por lo que debemos aprovecharla. Podemos lograr encontrar recursos e integrarnos en los valores de este país. Hacer esto puede ayudar a cambiar nuestra salud, incluyendo la de nuestros hijos, para una vida mejor.

Para más información lea el siguiente artículo académico:

https://academic.oup.com/gerontologist/article/59/2/205/5151354

A ti, ¿Cómo te afectó en tu salud cuando te mudaste a este país? Cuéntanos en los comentarios abajo.

¿Qué Hacer con Esas Enormes Porciones en La Comida Americana?

Por Rocio Monroy

Dicen que el tamaño sí importa, y tal vez en muchas ocasiones esto sea verdad. Pero cuando se trata de la comida, las grandes porciones no son lo más saludable. Comer en exceso no solo nos ocasiona enfermedades y problemas de la salud, también cambia nuestro cuerpo de una forma negativa.

Photo by Alexandra Gorn on Unsplash

Sin embargo, es muy difícil mantenerse alejado de las grandes porciones en Estados Unidos, ya que no importa a que restaurante vayas, es de esperarse que los platos desborden comida.

Tristemente, una de las cosas que caracteriza a las personas estadounidenses, es el sobrepeso. Y tal pareciera que todo aquel que reside en la tierra de los valientes pronto se adapta a este tipo de vida y gana muchas libras extras.

Photo by Melissa Walker Horn on Unsplash

Pero, ¿por qué las porciones enormes son tan tentadoras?

Aperitivos

No solo los platillos principales son parte de las grandes porciones, también los aperitivos se unen a la gran lista de las muchas cosas que las personas comen sin pensar en las consecuencias. Sin embargo, no podemos culparlos, ya que en varias ocasiones los restaurantes ofrecen aperitivos gratuitos como parte de su campaña publicitaria para atraer más clientes.

La gente cae en esta trampa y pronto se encuentran en los restaurantes pidiendo aperitivos y platillos principales del tamaño de una montaña. Antes de que se den cuenta sus mesas están llenas de tanta comida que no saben qué hacer con ella.

Bebidas

Una de las cosas más impactantes para los mexicanos que recién llegan a Estados Unidos, es descubrir que cuando vas a un restaurante, los refrescos, tés y jugos son ilimitados. Hay ocasiones en que ni siquiera te has terminado todo el vaso, cuando el mesero ya te está trayendo otro refresco.

El refresco y bebidas azucaradas son tan económicas que la gente no ve problema en tomarlas constantemente. Son tan baratas que en las gasolineras las puedes comprar por centavos.

Platillos principales

Photo by Lee Myungseong on Unsplash

Todo sería felicidad y armonía si solo comiéramos hasta sentirnos satisfechos. Pero uno de los grandes problemas es que no sabemos decir “no”. Una cosa es comer una hamburguesa sencilla y otra cosa es comer una hamburguesa doble con tocino, triple queso y aderezos desbordándose por todos lados acompañada de papas fritas.

Muchos restaurantes juegan trucos psicológicos con nuestra mente, lo cual nos invita a comer hasta explotar. Cuando una gran cantidad de comida está frente a nosotros, sentimos la necesidad de comer todo, sin dejar una migajas, simplemente porque no queremos desperdiciar nada.

Photo by Christopher Flowers on Unsplash

Muchas personas pierden la noción de lo que realmente es importante para nuestra salud, porque en muchas ocasiones, para ellos, es mejor ahorrarse unos dólares y terminar yendo a un restaurante de comida rápida. Porque, a quién no le gusta comer un platillo entero (hamburguesa, papas fritas y refresco) por menos de 5 dólares y salir del restaurante lleno y feliz.

No obstante, no olvidemos que toda esta comida chatarra no nos ofrece las suficientes vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita. De hecho, en lugar de traerle beneficios a nuestro cuerpo, les provoca deterioro y daño a nuestros órganos. Es bien sabido que la comida rápida es causante de cáncer, problemas del corazón y obesidad.

Así que, aunque esas grandes porciones se vean muy apetitosas, es mejor optar por las ensaladas, frutas, verduras y las pequeñas porciones. No solo vivirás una vida más saludable y plena, también te sentirás más activo y listo para cualquier cosa que se te ponga enfrente.

Enfermedades que Más le Pegan a los Mexicanos

Por Rocio Monroy

El ingenio mexicano no conoce límites y cuando se trata de explicar alguna enfermedad o algún malestar, los mexicanos siempre tienen un nombre listo para ello, y si no lo saben se lo inventan. Es esta razón por la que en México existen ciertas condiciones que son exclusivas de nuestro país.

Y es que los mexicanos no se deprimen, sino que se agüitan.

Photo by Paola Chaaya on Unsplash

Los mexicanos no se sorprenden al recibir noticias malas, les da el patatus.

Photo by Holger Link on Unsplash

O cuando tienen un dolor que no pueden explicar, lo más seguro es que les dio un aire.

Photo by Thomas Young on Unsplash

Sin embargo, estas no son las únicas enfermedades que afectan a los mexicanos. Desafortunadamente, en los últimos años ha crecido en forma alarmante el número de personas con exceso de peso, especialmente entre los niños. La falta de educación alimentaria o nutricional impide que las personas se den cuenta de que no alimentarse correctamente tiene consecuencias muy grandes.

Photo by Joseph Gonzalez on Unsplash

Las ensaladas deberían ser parte de nuestra alimentación diaria. Aun así, hay quienes son leales a la señora de las garnachas y se niegan a dejar de ir a almorzar gorditas, tamales o tacos, a pesar de que estos manjares no se deberían de consumir tan seguido, ya que están llenos de grasas y azúcares.

Duele en el corazón saber que las comidas más famosas y más baratas que se venden en las calles son las más peligrosas para nuestra salud, pero mientras más rápido te des cuenta de que el cuidado de tu salud no se debería tomar a la ligera más rápido tu cuerpo se sentirá mejor y te lo agradecerá.

Algunas de las enfermedades más comunes entre los mexicanos son:

Diabetes

Photo by Kate on Unsplash

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La glucosa proviene de los alimentos que consumes. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre a las células para suministrarte energía. En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina. En la diabetes tipo 2, la más común, el cuerpo no produce o no usa la insulina de manera adecuada. Sin suficiente insulina, la glucosa permanece en la sangre.

Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede causar problemas serios. Puede dañar los ojos, los riñones y los nervios. La diabetes también puede causar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y la necesidad de amputar un miembro. Las mujeres embarazadas también pueden desarrollar diabetes, llamada diabetes gestacional.

Fuente: https://medlineplus.gov/spanish/diabetes.html

Enfermedades del corazón

Photo by James Graham on Unsplash

Si los latidos de tu corazón se interrumpen o son deficientes, entonces podrías padecer de una enfermedad cardiaca, cuyas causas y tratamientos son tan diversos como los síntomas que presentas. Aunque se pueden prevenir, este conjunto de afecciones cobra la vida de 109 mil 297 pacientes al año en México.

Fuente: https://expreso.press/2018/04/08/las-enfermedades-mas-comunes-de-los-mexicanos/

Cáncer

Photo by Ali Yahya on Unsplash

En México, el número de muertes por cáncer de pulmón supera al de hígado, mama o próstata con un total de 6 mil 407 decesos en el 2013, según datos de la Secretaría de Salud. Cada año, 10 mil personas son diagnosticadas con esta enfermedad en el país.

Recuerda que el cáncer se da por el crecimiento descontrolado de las células al alterarse los mecanismos de división y muerte celular, lo que genera el desarrollo de tumores o masas anormales en cualquier parte del cuerpo.

Como muchos otros tipos, la mayoría de los cánceres de pulmón no causan ningún síntoma hasta que la enfermedad se ha propagado demasiado. Sin embargo, las señales más comunes pueden ser:

  • Tos que no desaparece o que empeora
  • Dolor en el pecho que a menudo empeora cuando respiras profundamente, toses o te ríes
  • Ronquera
  • Pérdida de peso y pérdida de apetito
  • Tos con sangre o flemas de color del metal oxidado
  • Dificultad para respirar
  • Cansancio o debilidad
  • Infecciones como bronquitis y neumonía que no desaparecen o que son recurrentes
  • Silbido en el pecho

Fuente: https://www.nacion321.com/ciudadanos/este-tipo-de-cancer-es-el-mas-letal-para-los-mexicanos

Enfermedades del hígado

Photo by i yunmai on Unsplash

La cirrosis hepática por hígado graso no alcohólico es la segunda causa de enfermedad hepática en México y la primera en Estados Unidos. La obesidad es la 5ta causa de muerte en México, cada año mueren 30 mil personas por esta enfermedad.

Algunos datos: El 70% de la población en México presenta problemas de sobrepeso u obesidad. El 50 % de los mexicanos con obesidad y sobrepeso tienen hígado graso. Cerca del 20% de los pacientes con hígado graso desarrollan cirrosis.

Las principales causas de Cirrosis son:

  1. Alcoholismo
  2. Obesidad (esteatosis hepática no alcohólica)
  3. Hepatitis B y C

Fuente: http://wradio.com.mx/programa/2019/02/26/martha_debayle/1551205189_231040.html

Photo by Jannis Brandt on Unsplash

Estas son solo unas de las muchas enfermedades que pueden crecer dentro de nosotros y no muestran ningún síntoma por muchos años. En muchas ocasiones cuando nos damos cuenta de que sufrimos una de estas enfermedades, ya es demasiado tarde.

No lo pienses dos veces, tu salud es muy importante. Aunque es mejor consultar a un doctor para que te guíe y te ayude a saber cómo vivir una vida más saludable, puedes comenzar haciendo ejercicio, comer más frutas y verduras y evitar el alcohol y el tabaco. También puedes reducir tus grasas, al dejar de consumir comida frita y botanitas.

El hecho de que cada año mueren muchas personas por enfermedades totalmente prevenibles es algo que deberíamos de tomar muy en cuenta para hacer cambios en nuestras vidas. Los mexicanos no podemos extinguirnos, porque sin nosotros, ¿quién será el alma de la fiesta?

Busca ayuda si necesitas aprender más acerca de cómo alimentarte mejor. Tu mejor motivación podría ser el anhelo de llegar a vivir una vida larga y plena.

Long Live the Mexicans! (¡Larga vida a los mexicanos!)

El Miedo de Pedir Ayuda Viviendo en el Extranjero

Por Rocio Monroy

Dicen que como México no hay dos, y esto no solo se refiere a su cultura, su gente o sus maravillosos paisajes. Una de las grandes ventajas de vivir en México es que siempre hay quien te guie y te ayudé a encontrar lo que estás buscando. Cuando necesitas un doctor, la vecina de al lado te puede sacar de ese apuro o el amigo del amigo tiene un amigo que es doctor. Sin importar cual sea la emergencia, de alguna manera u otra, siempre encontramos una solución.

Photo by Jose Torres on Unsplash

Las cosas cambian cuando decidimos abandonar nuestro país para emprender el viaje en busca de un diferente estilo de vida, ya que son muchos los sacrificios que debemos hacer. Muchas veces no nos damos cuenta de todo lo que perdemos hasta que necesitamos la ayuda de un doctor, dentista policía, bombero o del director de la escuela de nuestros hijos. Y es que muchas veces nuestra confianza se va por la ventana cuando tenemos que luchar contra la barrera del idioma y nos frustra no poder expresarnos de la manera que lo haríamos en español, incluso los insultos no nos saben a lo mismo cuando no vienen acompañamos de un buen toque mexicano.

Photo by Icons8 team on Unsplash

La discriminación esta a la orden del día en los Estados Unidos, y a veces, esto también es culpable de que no nos sintamos cómodos al hablar con otros. Cuando podemos ver el desdén de las personas en sus miradas por el simple hecho de que nuestra piel es más oscura que la de ellos, nos cohíbe y nos deja sin palabras.

No obstante, no debemos dejarnos intimidar. Aunque veamos videos en el internet de algunos americanos atacando a personas que hablan español. Ten en cuenta que hablar español en este país no es ilegal y por consiguiente puedes hablarlo como se te plazca y sin pena. Pero si, aun así, todavía no te sientes lo suficientemente libre de hablar con confianza. Estas son algunas cosas que podrías hacer para sentirte más en casa:

Busca ayuda en internet

Photo by William Iven on Unsplash

Aunque no lo creas, hoy en día, hay grupos de todo tipo en Facebook. Si escribes en el buscador de Facebook, “mexicanos en (estado o cuidad en el que te encuentras)” encontraras varios grupos en los que podrás hacer amigos, los cuales te aconsejaran acerca de cuáles son los mejores doctores o dentistas de tu ciudad. Podrás también pedir consejos acerca de asuntos legales que necesites o te podrán dar referencias de lugares a los puedes ir para recibir asesoría.

Busca escuelas para aprender inglés.

Sí, es cierto que no a todas las personas se les da eso de aprender un segundo idioma. Hay personas que han vivido en los Estados Unidos por muchos años y no hablan ni una palabra en inglés. Sin embargo, vale la pena internarlo (puedes encontrar clases completamente gratuitas en una iglesia o en las universidades). Por lo menos aprende lo suficiente para que cuando tengas una emergencia puedas expresar lo que necesitas.

Photo by Etty Fidele on Unsplash

Aunque hay mucha gente ansiosa por decirle a los inmigrantes “Go back to Mexico”, también hay muchos otros que están dispuestos a ayudarte sin importar tu color de piel o tu nacionalidad. Nunca dudes en pedir ayuda, no dejes que te atemoricen los estereotipos.

Pregunta por un Interprete

Photo by Arvin Chingcuangco on Unsplash

Otra cosa que puedes hacer cuando necesites ayuda, es solicitar un intérprete. Muchos lugares, especialmente, oficinas gubernamentales y hospitales te ofrecen ese servicio (y por qué no aprovecharlo). Cuando necesitas atención médica, las enfermeras te dan muchas formas que debes llenar antes de ser atendido, así que es mejor estar seguro de que lo que estás llenando está correcto.

Dite a ti mismo que sí se puede

Perder la confianza en uno mismo es una de las cosas que no debes permitirte. Los americanos podrán ser un tanto intimidantes, sobretodo en ciertas ocasiones. Pero por tu bien y por el de las personas que dependen de ti, debes armarte de valor y salir a la calle a romper barreras.

Hay muchas razones por las cuales inmigrar a otros países es una buena idea, tales como aprender acerca de una nueva cultura, abrir nuevas puertas en tu carrera profesional y aprender un nuevo idioma, entre muchas otras. Así que debes aprovechar todas estas oportunidades que tienes frente a ti y crecer cada día como ser humano. Como mexicano debes poner el nombre de nuestro país en alto y enfrentar tu miedo.

Photo by Brad Barmore on Unsplash

¡Porque si se puede!

Fuentes:

Si necesitas atención médica y no tienes seguro médico checa estas páginas para ver si eres elegible para recibir Medicaid:

https://www.medicare.gov/sites/default/files/2018-10/11219-S-Understanding-Medicare-Part-C-D-Enrollment-Periods.pdf

https://dch.georgia.gov/documents/medicaid-application-spanish

Si no puedes encontrar clases de Inglés como Segunda Lengua o te queda muy lejos de donde vives, puedes aprender en internet de manera gratuita también:

https://www.coursera.org/learn/tricky-american-english-pronunciation

https://www.youtube.com/channel/UC4cmBAit8i_NJZE8qK8sfpA

Como Comer Sano en Enero, sin Olvidar tus Raíces Mexicanas

Por Rocio Monroy

El año nuevo ya ha comenzado y por centésima vez nos hemos prometido a nosotros mismos que la dieta empezará el lunes. Se podría decir que esta es una tradición tan mexicana como la rosca de reyes. Pero seamos honestos, es difícil renunciar a las garnachas que se venden por doquier. Simplemente al principio de año ya estamos en espera de comer rosca de reyes, tamales y champurrado.

Sin lugar a duda, la comida mexicana es una exquisitez. Son pocos los que pueden resistirse a comprar unas papitas con salsa o un elote hervido con mayonesa y chile del que pica. Uno de los sueños de todo mexicano es poder tener una montaña de tacos, gorditas y tamales. Comer tantos dulces picositos como puedan y nadar en una alberca llena de champurrado.

Desafortunadamente, y aunque nos duela aceptarlo, cuando se trata de antojitos mexicanos muchas veces tenemos que consumirlos con moderación. No es que los alimentos mexicanos no sean saludables. El maíz que es usado en muchos de los alimentos que comemos día a día está lleno de fibra. Las verduras tales como, cebolla, tomate, jitomate y chile son indispensables en muchos platillos mexicanos.

Así que, ¿qué es lo que estamos haciendo mal?

¿Será posible que como mexicanos, empezar una dieta es casi imposible?

Como decía una de mis tías, el problema no es la comida, son los condimentos que le agregamos a la comida y el pan.

Sí, en efecto, esas conchas esponjositas y chocolatosas no son tus amigas. Sin embargo, no dejemos que cunda el pánico. No se trata de dejar de comer nuestros postres favoritos. Para estar fuerte y saludable simplemente tienes que comer balanceadamente, y como Popeye nos decía, no olvides las espinacas.

Además de eso recuerda:

Agregar una buena cantidad de verduras a tus platillos

No solo porque contienen una gran cantidad de vitaminas y minerales, sino porque también pueden hacerte sentir satisfecho más rápido. De esta manera evitaras comer en exceso.

Tomar agua en lugar de refresco o bebidas azucaradas

Las aguas de sabor son una gran parte de la alimentación mexicana. No obstante, contienen mucha azúcar, lo cual podría provocar muchas enfermedades como la obesidad, caries y hasta diabetes. Por el bien de nuestra salud, es mejor consumir bebidas azucaradas de vez en cuando o en moderación.

No servirse comida más de dos veces

Tal vez estamos acostumbrados a comer grandes cantidades de comida por todas las veces que la abuela nos hizo comer hasta casi explotar. Sin embargo, muchos expertos en la salud recomiendan comer simplemente hasta sentirse satisfecho. Esa famosa frase que dice, “Estómago lleno, corazón contento” sería mejor dicha de esta manera, “Estomago satisfecho, corazón saludable”.

Photo by Emily Sea on Unsplash

El ser mexicano viene con muchas responsabilidades, entre esas es comer pan de muerto el día de los muertos y pozole los fines de semana. Sin embargo, aunque sea parte de la cultura que no queremos dejar atrás a pesar de vivir en otro país, muchas veces necesitamos detenernos a pensar en nuestra salud. Reducir la grasa y el azúcar en nuestros alimentos no nos hará menos mexicanos. Recuerda que, aunque vivas del otro lado del borde, en nuestros corazones siempre seremos mexicanos.