6 Libros Sobre el Racismo y la Inmigración Que Debemos de Leer

Con todo lo que está pasando en Estados Unidos en estos momentos muchos nos sentimos no solo molestos pero también confundidos. Lo cual siento que es de esperarse ya que por años todos estos temas eran intocables y cada que surgía un problema solía ser barrido debajo de la alfombra. Por lo tanto soy de la opinión que estos movimientos son más que necesarios, pero también creo que es importante educarnos.

Una de mis maneras favoritas de aprender es leyendo, porque puedo tomar la información y construir mis propias ideas en lugar de solo escuchar lo que dicen en la televisión. Pero en mi búsqueda de libros con los que pudiera educarme sobre el racismo en Estados Unidos me di cuenta que estaba siendo algo hipócrita. Como dice el dicho, estaba siendo candil de la calle y oscuridad de mi casa. ¿Que quiero decir con esto? Simple. Quiero decir que mientras buscaba aprender más de un tema que es bastante nuevo para mi como lo es el racismo (si no leyeron mi artículo pasado vivo en una región mayormente formada por Mexicanos así que aunque el racismo existe no lo he vivido en carne propia), estaba ignorando el tema de la inmigración con el que mi gente tiene que lidiar casi diario.

Mis dos hermanos también emigraron a Estados Unidos, así que sentía que sabía lo que tenía que saber sobre el tema. Pero la verdad es que todos tienen historias de inmigración diferentes, inclusive mis hermanos. Así que mientras buscaba libros para leer que hablaran sobre el racismo decidí buscar libros que hablaran sobre la inmigración, y estos son solo algunos de los que encontré y me llamaron la atención:

The Devil’s Highway

Photo credit: Amazon

En mayo del 2001, un grupo de hombres intentó cruzar la frontera hacia el desierto del sur de Arizona, a través de la región más mortal del continente, un lugar llamado la Carretera del Diablo. Padres e hijos, hermanos y extraños, entraron en un desierto tan duro y desolado que incluso la Patrulla Fronteriza tiene miedo de atravesarlo. Doce volvieron a salir.

Enrique’s Journey

Photo credit: Amazon

Enrique’s Journey cuenta la búsqueda inolvidable de un niño hondureño que busca a su madre, once años después de que se ve obligada a abandonar a su familia hambrienta para buscar trabajo en los Estados Unidos. Desafiando un peligro inimaginable, a menudo aferrándose a los lados y la parte superior de los trenes de carga, Enrique viaja a través de mundos hostiles llenos de matones, bandidos y policías corruptos. Pero él avanza, confiando en su ingenio, coraje, esperanza y la amabilidad de los extraños.

No One is Illegal

Photo credit: Amazon

Contrarrestando el coro de voces antiinmigrantes que se han vuelto cada vez más fuertes en el momento político actual, No One is Illegal expone el racismo de los vigilantes antiinmigrantes y pone un rostro humano en los inmigrantes que arriesgan sus vidas para cruzar la frontera para trabajar en los Estados Unidos.

So You Want to Talk About Race

Photo credit: Amazon

En So You Want to Talk About Race, Ijeoma Oluo guía a los lectores de todas las razas a través de temas que van desde la interseccionalidad y la acción afirmativa hasta las “minorías modelo” en un intento de hacer posible lo que parece imposible: conversaciones honestas sobre la raza y el racismo, y cómo infectan casi todos los aspectos de la vida estadounidense.

The New Jim Crow: Mass Incarceration In The Age of Colorblindness

Photo credit: Amazon

The New Jim Crow es un relato impresionante del renacimiento de un sistema de castas en los Estados Unidos, uno que ha resultado en millones de afroamericanos encerrados tras las rejas y luego relegado a un estado permanente de segunda clase, negado los derechos supuestamente ganados en el Movimiento de Derechos Civiles.

How to Be Less Stupid About Race: On Racism, White Supremacy and the Racial Divide

Photo credit: Amazon

How to Be Less Stupid About Race es su guía esencial para romper las medias verdades y las ideas falsas ridículas que han corrompido a fondo la forma en que la raza negra está representada en el aula, la cultura pop, los medios y la política. Siglos después de que nuestra nación se fundara en el genocidio, el colonialismo y la esclavitud, muchos estadounidenses se están despertando a la realidad de que nuestras políticas raciales son basura. Pero en medio de este cálculo, persisten la negación generalizada y los malentendidos sobre la raza, incluso cuando la supremacía blanca y la injusticia racial son más visibles que nunca.

Todos tenemos opiniones sobre estos temas, pero para aquellos de nosotros que queremos aprender y tener opiniones más educadas les recomiendo que me acompañen a leer alguno de estos libros.

Brown or Not, Black Lives Matter

I really wanted to write something fun or positive this week, but how can I when the world around us is not happy or positive. I have read so many comments on the protest happening around the country most of which, thankfully are in support, but some had me doing a double take. Especially those coming from fellow Mexicans.

I grew up in a region primarily made up of Mexicans and I consider this a privilege because I personally never had to deal with racism. Well that is not taking into account the racism that most of us have had to deal with coming from our own community. Because yes, saying “hay esa niña esta bien bonita y guerita” or calling someone “india bajada de la sierra” is racist.

But all in all I was extremely sheltered, I knew racism was wrong but I didn’t know to what extent it was rooted into our country’s system. Of course I had always known that we were viewed as less by people outside of our community, as criminals and dumb. But I wrongly made peace with the fact that those ideas were never going to change.

In my magical little world I also happened to hear my people constantly spew out insults towards people of other minorities. Whether it was “los chinos son bien cochinos” or “tiene cara de terrorista,” there were many. But to me it was abundantly clear that the black community was the worst of the worst for them. They were all thugs, they were all lazy, or the stupidest of them all: they smelled bad. I luckily was never much of a follower so even when I would hear people say these things, including my relatives, I thought to myself well some might be but it is not logically possible for all of them to be.

Sadly when you never actually happen to meet a black person or question how these views affect them you toss it to the back of your mind. That was until I was old enough to understand what was happening outside of the RGV and started comparing the injustices that black people have had to face to the ones we deal with, and I concluded that we are not that different.

Just like us, black people are constantly viewed as delinquents. Just like our mothers, black mothers have to see their children go out every morning and pray that they come back at the end of the day. Just like us, they can’t even feel at ease in their own homes because they don’t know when law enforcement will break into their house and take them away. Just like us, they have to deal with discrimination when applying to jobs or school. Just like us, they don’t get compensated as they should and constantly get overlooked when it comes to promotions. Just like our people, especially men, they get killed by law enforcement and never get told why. Even less receive any justice on cases in which the death was unjustified.

So it has come as a shock for me when people in my own community seem to be reluctant to accept the black lives matter movement. I understand that as people who live in a place in which we don’t actively see racism happen it might be hard to understand, add to that the fact that our schools don’t actually teach us much about the subject especially when it pertains to racism against black people. But as people who have faced their own share of challenges with discrimination I can’t comprehend the lack of empathy.

“They shouldn’t be looting and rioting” they say. Well not everyone is, in fact it has been proven that on some occasions it isn’t even the protesters that are committing these crimes but white supremacists looking to put the blame on them and leave them in a bad light. Many protest peacefully like Martin Luther King did. They have tried countless times actually and they have received criticism every time, not to mention the protests during the civil rights movement might have started off peaceful but they didn’t end up that way. “They should just listen to authorities and they would be fine.” Will they? Because there are countless videos in which people are doing absolutely nothing but kneeling before getting gas bombs and rubber bullets shot at them.

“Well, the people who died probably had it coming.” Breonna Taylor was sleeping in her own home when the police entered and killed her based on an assumption that her apartment was being used to receive drug packages. Drugs were never found in her home, not to mention their two main suspects had already been identified, they were being investigated for selling drugs out of a house far from Breonna’s apartment. “Well, blue lives matter.” Being a cop is an occupation, they sign up for it knowing that they are putting themselves at risk. Meanwhile, black people don’t choose to be black or and they can’t do anything on how people judge them based solely on the color of their skin. “Well, all lives matter.” They do, and nobody is saying otherwise. But when some lives are at a higher risk of being taken unjustifiably we should put more focus on those, that’s not to say we don’t all have our own battles and they all need immediate attention. But from personal experience when my brother got taken by the border patrol he was jailed for a couple of days and sent back to Mexico, not killed.

“Well, who’s protesting against the kids being kept in cages?” Many people actually, there even were protests in which many black people stood besides Hispanics to fight this injustice. By the way many of the people who say that are people who didn’t even attend a protest themselves or donate anything to the cause. “They are exaggerating.” Just because something doesn’t affect you directly it doesn’t mean it isn’t a problem, you also can’t dictate how people feel about their suffering. You can’t just say it isn’t that bad when you aren’t the one living it. “A mi que me importa no tiene nada que ver conmigo.” La discriminación nos involucra a todos. Nos estaríamos mintiendo si dijéramos que a todos nos tratan con igualdad en este país.

Estos son solo algunos de los comentarios que he visto y que me han dejado muy decepcionada de la gente con la que crecí. ¿Que paso con el hoy por ti mañana por mi, con el has el bien sin mirar a quien? Porque en lugar de juzgar a los manifestantes no pensamos que si ellos lo logran, nosotros también podemos. Porque no nos inspiramos en ellos para nosotros también luchar contra las injusticias que nos aquejan solo por ser Mexicanos. Seamos realistas, para los supremacistas blancos todos somos iguales todos somos menos que ellos, pero nos han hecho creer que unos tenemos más valor que otros para dividirnos entre sí porque saben el poder que tenemos si estamos unidos. I believe in my people and I believe they are kinder and wiser than those comments, and I respect those who don’t want to get involved out of fear of repercussions, but I can’t respect those that actively choose to be unkind.

On a personal note, I especially support this movement because, during my college days, I had a sweet mate who taught me that all of those stereotypes about black people that I had been taught were wrong. Janet is one of the kindest, most hardworking women I have ever met. She is a smart young black woman who believes in building a better place for everyone, who treats everyone with respect and offers her friendship unconditionally. She is one of the few people I can say I am very proud of. For her and for people like her, and for the just and equal future that I hope we can all have, I stand by the fact that black lives matter.

In Solidarity with All People of Color

It’s only normal that the events of the past few days make us sad, angry, worried. It’s not because we think racism in the US is something recent, as many in the Hispanic community sadly know. Us Mexican immigrants and Mexican Americans know too well we’ve been the target of our own share of racism from everywhere in our schools, streets and other places.

Photo by Melany Rochester on Unsplash

The gruesome video of George Floyd reminds us not only of what we know is out there, but of how often these situations happen – Floyd joins a list of other folks like Michael Brown, Eric Garner and so many others. The fact that it’s coming from those in charge of protecting us makes it all the more unsettling.

No one living in this country should look away from the reality of the endemic, institutionalized racism that runs deep in society. Much less us immigrants of color. We need to stand together with the Black community, not only because it’s the right thing to do, but because many of us live the same reality. The Mexa community here and back in Mexico is a diverse one. Latinx skin comes in all colors and racists don’t ask for a passport. All people of color is the same to them.

Latino men and boys, Black women and girls and Native American men, women and children are also killed by police at higher rates than their white peers.

LA Times

For some of us coming from Mexico or with Mexican ancestors, with darker skin and/or traces of indigenous looks, the issue may also take us back to our own country. The issue of racism seems even more complex to us because some have had to endure it coming from Americans and other Mexicans equally. Words like “Indio”, “Gato”, “Negrito”, are well known staples of the classism and racism in certain sectors of our own culture. Some carried from the Spanish conquest, then exacerbated due to economic and unequal development in the different regions and sectors of our economy. Because we’ve lived with it, it doesn’t catch us by surprise when we come to the US. I guess we expect it, but we shouldn’t be complacent with it.

Today, we stand with all people of color here in the United States and everywhere against social injustice. We want… no, we need for racism to be denounced, to be reprimanded, to be abolished. Sure, it’s not going to happen over night, some of us may not live to see it. But we still need to call it out and we need to stand together, regardless of nationality, race or tone of skin. Black lives matter. People of color matter.

Ni Chairos, Ni Fifis. Antes Que Nada, Mexicanos

Hoy en día hay mucha discusión política en las redes sociales, mucha gente expresa su opinion de como ve las cosas… si alguien la esta haciendo bien, si la esta haciendo mal, si fulanito es un tal por cual, etc. Y supongo que es una de las maravillas de esta época que estamos viviendo, nos da no solo un medio para expresarnos, sino plataformas para darle más espacio a nuestra opinion.

Aquellos que, como yo, vivimos el Mexico de los años 70 y 80’s probablemente podamos apreciar aun mas la oportunidad de expresión. Y ni que decir de aquellos que vivieron los 60s. No sólo la tecnología ha avanzado, sino que también hay mas espacio para opiniones de todos los caminos e inclinaciones que antes to teníamos.

Sin embargo, la libertad de expresión viene también con la responsabilidad que lleva el expresarte, y con la salvedad de que otros tendrán la misma libertad, aun cuando no tengan la misma opinion tuya. Y así cada día nuestro mundo se abre, nos vamos dando cuenta de la diversidad de opiniones y personalidades que hay “en esta viña del señor”. Esa es la maravilla de la tecnología, abrirte a nuevos mundos y experiencias.

Al participar en redes sociales, blogs, vlogs, etc estas asumiendo la responsabilidad de vivir en este mundo diverso y ser un ciudadano de el mismo. Así pues, si vas por la calle gritando tu opinion a quien la quiera escuchar, pues por ende te abres a la posibilidad de que alguien te pare en tu camino y te haga saber su opinion también.

“Nuestro trabajo no es el de jugar el juego de los políticos y dividirnos entre nosotros, sino el de exigir un mejor gobierno y mejores lideres, mejores empresarios, mejores ciudadanos.”

Página Mexa

No obstante, tienes que también entender que hay otro lado a esta apertura tecnológica que tiene el efecto contrario a dicha apertura del mundo. Dependiendo a quien sigas en tus redes sociales y que tan abierto estés a la diversidad de opinion, podrás darte cuenta de repente que vives en una burbuja creada por ti mismo. El mundo que te rodea, o que dejas que te rodee, tiende a reforzar las opiniones o creencias que ya tienes, independientemente de su fundamento o valor.

Para los que vivimos en Estados Unidos esto se ha vuelto muy evidente desde las últimas dos o tres campañas presidenciales. Muchos de Los Demócratas y Republicanos se han realmente entregado a esta idea del identity politics que define a los electores con base en sus inclinaciones, haciendo a un lado a aquellos que puedan tener una opinión mixta o hacia el centro. La estrategia no solo tiene mucho que probar como método para hacer a la gente mas participatiba en las campañas políticas, sino que ha probado ser una herramienta de división que polariza las opiniones y hace mas difícil la convivencia entre personas de distintas inclinaciones políticas.

Lo mismo se hace hoy en dia evidente en Mexico, donde ya han salido varios terminos que, con ganas de insultar al otro, intentan definir a los del otro bando. Estoy hablando de términos como “chairos”, “fifis” o el que mas recientemente he escuchado, “chayoteros”. Lo curioso es que una persona puede ser tachado de uno o de otro intercambiablemente, dependiendo de la opinion o el tema del que este opinando. Lo he visto cuando, el simple hecho de compartir una noticia sobre Mexico, presentando un simple dato o acontecimiento, puede ponerte en uno u otro lado, aún cuando tan solo estes reportando el hecho sin ninguna opinión.

Pero el descartar al de enfrente tan sólo por opinar distinto a ti es jugar el juego de los políticos. Es tomar bando como alguien toma la religión, por pura fé y sin buscar evidencia a favor o en contra. Divide a la gente y le favorece al político porque encasilla a los votantes con su bando por largo tiempo. Y es que, ¿que tan comunmente cambia uno de religión?

La tecnología nos presenta la oportunidad de usarse como una herramienta que nos abra las puertas a nuevos mundos y experiencias. Nos puede ayudar también a encontrarnos como personas y darnos las herramientas para expresarnos y fundamentar nuestras opiniones. Pero tal como alguien que llega a una nueva escuela, donde no conoce uno a nadie, tiene uno que estar dispuesto a escuchar distintas opiniones, a discutirlas civilizadamente y encontrar puntos de acuerdo, mientras respetuosamente se acepta un desacuerdo en otros. Esta idea de que “o estas conmigo o estas contra mi” no contribuye a construir comunidades y/o relaciones duraderas.

Así pues, aquí les comparto algunas reglas básicas para llevar una mejor convivencia digital entre los mexicanos de tan diversas opiniones:

  1. Escucha los argumentos del otro.
  2. Ataca las ideas, no a las personas.
  3. Fundamenta tu opinion con echos, no con otras opiniones o falsedades.
  4. Entiende que aunque dos cosas que pudieran parecer opuestas, pueden existir en una misma realidad.
  5. Sabe que no puedes hacer cambiar de idea a todo el mundo, que no todos han tenido tus experiencias o ven el mundo igual que tú.
  6. Respeta a las personas y las diferencias que tienen contigo y ellos harán lo mismo.
  7. Si no encuentras un acuerdo, respetuosamente dilo y sigue adelante.
  8. No descartes a una persona solo porque tiene una opinion distinta a la tuya. Busca otros puntos donde puedes estar de acuerdo – seguro los hay.

Y así como menciono a Estados Unidos como muestra de la division que queremos evitar entre los mexicanos, es aquí tambien donde encuentro palabras para alentar la esperanza. En su discurso “A more perfect union”, Barack Obama, todavía en campaña, hablaba de las divisiones raciales y el pecado original de la esclavitud en este país. Habló de la necesidad de entender a la sociedad como un ente imperfecto y cambiante, y sobre la esperanza de que las nuevas generaciones traerán ese cambio. Así tambien los mexicanos necesitamos ver que muchas son las circunstancias que nos han traído al día de hoy, muchos errores de los gobernantes y los gobernados del pasado. Que si bien algunos de ellos han sido terribles, muchos han tenido algunos aciertos. Pero, sobre todo, que nuestro trabajo no es el de jugar el juego de los políticos y dividirnos entre nosotros, sino el de exigir un mejor gobierno y mejores lideres, mejores empresarios, mejores ciudadanos, sea cual sea su religion (o falta de), o su afiliación partidista. Porque al final, todos queremos un Mexico del cual sentirnos orgullosos, estemos o no cerca de él.

No Todo lo que se Dice del Migrante Mexicano es Cierto

Por Rocio Monroy

Sabias que hay aproximadamente 11,793,976 de mexicanos por todo el continente americano, 103,814 mexicanos en Europa y 11,180 mexicanos en Asia. Aun así, por alguna razón, al mexicano se le ha pintado la imagen de que su único objetivo es cruzar el borde de los Estados Unidos para invadir esa nación.

Photo by Kelsey Knight on Unsplash

Ahora más que nunca se escuchan los gritos de desprecio hacia los mexicanos, ya sea por que la gente piensa que la mayoría de los mexicanos viven ilegalmente en los Estados Unidos o porque piensan que, aunque viven legalmente en este país viven de manera gratuita gracias a los programas del gobierno.

Gage Skidmore from Peoria, AZ, United States of America [CC BY-SA 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)]

Pero, ¿qué hay de cierto de todo esto?

La Frontera

La razón por la que existe una gran población mexicana en el sur de los Estados Unidos no es porque los mexicanos estemos invadiendo este país, sino porque una gran parte de esta población ya estaba de este lado de la frontera, ya que varios estados del sur solían ser parte del territorio mexicano.

México, después de la batalla de independencia que nos liberó del imperio Español, se encontraba en crisis económica, confusión y miedo. Mientras que Estados Unidos era un país con una economía floreciente. La invasión estadounidense a México no ocurrió de la noche a la mañana, todo empezó desde 1809, y finalmente después de la batalla entre Estados Unidos y México, en el 2 de febrero de 1848 se firmó el Tratado de Guadalupe Hidalgo, por el que México “vendió” la mitad de su territorio a Estados Unidos.”

Varios mexicanos no han llegado en masas o en caravanas para tomar el territorio estadounidense, ellos ya han estado aquí por varios años.

Impuestos

El mito de que todo los ilegales viven del gobierno, es solo una forma de desacreditar a los inmigrantes que trabajan duro, además de que sufren de abuso en los trabajos, ya que no se les ofrece un pago justo, tampoco gozan de los beneficios que deberían tener como contribuidores a la economía de este país.

“Cada temporada de declaración fiscal, millones de inmigrantes indocumentados presentan sus impuestos ante el gobierno federal, pese a que podrían evitarlo fácilmente y no hacerlo.

Los trabajadores inmigrantes no autorizados y sus empleadores aportaron 13,000 millones de dólares en impuestos de nómina en 2010.”

Photo by NeONBRAND on Unsplash

Ya sea porque esperan algún día poder convertirse en ciudadanos americanos y quieren presentar todos sus papeles en orden o porque simplemente son personas honestas que no quieren abusar del país que les ha brindado un hogar. Varios mexicanos, cumplen con la ley, incluso después, de haber cruzado el borde ilegalmente.

Si nos pusiéramos a preguntar las razones por las que varios de estos mexicanos decidieron emigrar a los Estados Unidos, tendríamos una gran variedad de respuestas. El mundo no es solo de color blanco y negro, además de que cruzar el borde ilegalmente no es un delito grave y en algunas ocasiones se puede obtener un perdón, de tal manera no se debería catalogar a los mexicanos como abusadores y delincuentes.  

Si necesitas más información para obtener un perdón haz clic en este link: https://www.uscis.gov/es/formularios/i-212

Photo by Felix Koutchinski on Unsplash

Aunque hay quienes viven ilegalmente en los Estados Unidos, ellos se aseguran de no cometer otro delito, cumplen con pagar impuestos, viven honestamente y evitan pedir ayuda gubernamental. Estos son ciudadanos modelos, que aprecian la oportunidad de vivir en Estados Unidos.

¿Todos los ilegales deberían ser deportados de la misma manera?

Photo by Ferdinand Stöhr on Unsplash

Desafortunadamente, los justos pagan por pecadores. Y las personas que han cometido crímenes o que abusan del sistema gubernamental, les han dado mala fama a todos los inmigrantes. Sin embargo, cada persona debería de tener derecho de presentar su caso ante un jurado para determinar cuánto ha contribuido a este país, en lugar de ser deportados sin poder tener un juicio adecuando.

Como seres humanos todos deberíamos ser tratados con dignidad y respeto. Especialmente si la única razón de vivir en este país es para buscar una mejor vida. No perdamos la humanidad y veamos estas situaciones con compasión. Los mexicanos somos luchadores y solo necesitamos una oportunidad para poder demostrarles a todos que somos capaces de aportar grandes cosas a este país de la misma forma que cualquier ciudadano americano.

Tips para Superar el Odio Alimentado por la Política

¿Qué hace cuando es un inmigrante en un país que enfrenta agitación y odio que no solo recibe apoyo sino que también es alimentado por la política? ¿Cómo superas los muchos insultos lanzados en tu camino solo porque miras o hablas de manera diferente?

Photo by Maria Oswalt on Unsplash

Con la confusión que se está extendiendo en los Estados Unidos por el debate sobre la inmigración, este es un problema que afecta a la vida de los inmigrantes a diario. Ya sea que haya nacido en los Estados Unidos de padres inmigrantes o que haya venido a este país como muchos antes que usted, para darle una vida mejor a su familia, la negatividad que se desprenden incluso de aquellos que deberían estar por encima del reproche, puede tener un efecto negativo a el bienestar general de uno. Aquí hay algunas ideas para superar el caos que se está desarrollando en muchas áreas del país.

No Cedas a las Masas

Photo by Bryce Barker on Unsplash

La primera cosa a recordar cuando se enfrenta al odio que se está extendiendo en los Estados Unidos es nunca rendirse ante las masas. Con cada vez más casos de agresiones verbales y disputas, es fácil dejarse llevar por la corriente. Mantener la distancia de tales temas acalorados es difícil de hacer pero es lo mejor. Si bien esto no significa que debas esperar y dejar que alguien sea abusado o asaltado, sí significa que si te arrojan palabras no las justifiques con una discusión. Discutir con aquellos que ya están alimentados por este fuego es como arrojarle gas encima. La mejor solución para los ataques verbales es alejarse de la llama.

Alejarse del Fuego

Photo by Mitch Lensink on Unsplash

Alejarse de los ataques verbales es como echar agua a la mezcla y dejar que la situación se enfríe. Si bien puede sentir la necesidad de arremeter y corregir los conceptos erróneos que sus atacantes le están lanzando, esto solo les dará una justificación falsa. Su argumento les dará una excusa para continuar en su mentalidad. Alejarse y no ceder a su deseo de provocar otro incidente donde puedan manipular las circunstancias y arrojar una sombra oscura sobre el tema de la inmigración, coloca esa sombra directamente sobre sus hombros. Después de todo, la mayoría de los ataques verbales que se están lanzando en este momento se basan en historias a medias y políticos que intentan establecerse en las elecciones de 2020. Cuando estos políticos permiten que sus sentimientos personales ocupen la primera fila en sus posiciones políticas, los hechos no son importantes y las victorias personales se perciben como lo mejor para el país. No podemos esperar que los que nos rodean busquen la verdad de la situación si aquellos que tienen el poder de hacer cambios no la buscan primero.

Mantente Orgulloso de Quién Eres

Photo by Jorge Aguilar on Unsplash

Si bien es fácil dejarse llevar por el drama que se desarrolla en este país y dejarse deprimir por el estado de la nación, siempre debe recordar quién es usted y sentirse orgulloso de su herencia. Estados Unidos es un país construido por inmigrantes. Nuestros antepasados ​​se sintieron orgullosos de quiénes eran y forjaron a este país para escapar de la represión de aquellos que les quitarían su libertad. Lo mismo es verdad hoy. Ya sea que haya nacido en los Estados Unidos o haya migrado aquí, debe estar orgulloso de quién es y de dónde es, y que nadie le quite sus logros en función de su herencia racial.

Photo by Katie Moum on Unsplash

Todos deberíamos estar juntos como vecinos, amigos y familiares. Aunque nuestras raíces pueden provenir de diferentes lugares, todos somos humanos luchando por lo mismo, para mantener a nuestras familias y encontrar la felicidad en el caos que es el mundo. 
¿Te has enfrentado a alguna situación donde tengas que mantener la calma para evitar un altercado? Platícanos en los comentarios abajo.

Entendiendo los Impuestos sobre Ventas en los Estados Unidos

Por Rocio Monroy

Los Estados Unidos está lleno de sorpresas, tiene parques hermosos, edificios históricos y museos que cuentan la historia de cómo fue creado este país. No obstante, una de las cosas que llama mucho la atención de los extranjeros y los inmigrantes, es la enorme cantidad de tiendas que hay por doquier. Se pueden comprar aparatos electrónicos, ropa, zapatos y accesorios a precios accesibles.

Photo by Jeremy Philemon on Unsplash

La gran sorpresa que todos nos llevamos en cierto momento, sobre todo los mexicanos, es la adición de los impuestos al pagar por las cosas que compramos. Muchos esperarían que el precio final de un productor estuviera marcado en la etiqueta, pero este no es el caso en este país.

Photo by Jeremy Philemon on Unsplash

A veces pareciera que los impuestos son una información clasificada que nadie puede saber hasta que te encuentras enfrente de la caja registradora. Algo que puede ser un poco frustrante, ya que en muchas ocasiones el precio final de nuestras comprar aumenta de una forma considerable, provocando que nos pasemos de nuestro presupuesto o que terminemos no comprando los productos.

El monto de los impuestos cambia de acuerdo al estado en que se hacen las compras y del artículo que se esté comprando. Hay ciertos estados que no cobran los impuestos de ventas, pero son solo cinco de los 50 países que forman parte de los Estados Unidos (Delaware, Montana, New Hampshire, Alaska y Oregon). Por otra parte, Tennessee es el estado que más cobra impuestos de ventas (9.47%).

Si no tienes experiencia comprando en los Estados Unidos tal vez esta información te sea de gran ayuda.

Electrodomésticos

Photo by Constellate on Unsplash

En general, los impuestos de las ventas toman un porcentaje del precio de los bienes vendidos. Siempre debes considerar los impuestos, especialmente en los productos que cuestan demasiado dinero, ya que si compras una televisión de mil dólares y el impuesto a pagar es de 7%, el costo total de la televisión será de $1070, lo cual hace un gran cambio a la hora de pagar.

Además de los impuestos, también puedes terminar pagando un plan de protección para los aparatos eléctricos, el cual puedes rechazar si no deseas comprarlo.

Comida

Photo by kayleigh harrington on Unsplash

Tal vez haya anuncios por todas partes que digan que en un restaurante puedes comer con tan solo 10 dólares, o que toda la familia puede comer sin tener que quebrar el cochinito. Pero aquí es donde tienes que tener cuidado. En realidad, comer en un restaurante podría ser mucho más caro de lo que parece.

Para empezar, dichas ofertas o promociones muchas veces tienen trampas. A veces tienes que comprar bocadillos o refrescos para que te hagan valido un cupón. Además de que tienes que considerar la propina y los impuestos. Al final de cuentas no solo terminas pagando casi el doble de lo que creías que pagarías, también terminas dejando el restaurante con un dolor de estómago.

Los salones de belleza, los sitios de masajes, spas, manicure y pedicure, son otros ejemplos en donde no solo pagarás impuestos, pero también es esperado que dejes propina.

Photo by Sam Truong Dan on Unsplash

A pesar de que se tiene que pagar impuestos casi hasta por el aire que se respira en los Estados Unidos, también hay ciertos días que se ofrecen excepciones como, por ejemplo, el Tax-free Holiday (el día sin impuestos) que se lleva acabo entre Julio y Agosto, dependiendo de tu estado. Puedes aprovechar estos días para comprar ropa nueva y útiles escolares para que en este regreso a clases tú o tus hijos luzcan muy pipiris nais.

La Polarización Política y el Postureo Ético en Redes Sociales

El otro día una persona, a quien considero una persona muy bien educada (ya que ostenta un título universitario), estornudó a un lado mío.

“¡Salud!” le dije.

Photo by Vlad Tchompalov on Unsplash

La persona se disculpó y me explicó que tenía catarro porque había estado en un lugar con  el aire acondicionado muy frio. Yo sonreí, y le dije que lo chistoso es que las temperaturas frías en sí no tienen mucho que ver con los resfriados. Todo eso es más bien “superstición”, le dije. La ciencia, a través de la teoría microbiana de la enfermedad, nos explica que lo que realmente causa los resfriados y muchas otras enfermedades infecciosas, son microorganismos conocidos como patógenos o gérmenes. La única razón por la cual relacionamos los resfriados con las temperaturas frías, es porque durante el invierno los humanos tenemos la tendencia de congregarnos en masa en lugares cerrados para cubrirnos del frio. Por lo tanto, entramos más en contacto con los mejores huéspedes de estos microorganismos patógenos: otros seres humanos. Por eso ocurre el contagio, por el comportamiento humano en temperaturas frías y no por las temperaturas en sí.

Photo by Michael Schiffer on Unsplash

Reconocí en la persona esa mirada que significa que he compartido demasiada información. Su respuesta fue la siguiente:

“Ah, pues esa es tu opinión ¿no…? O sea, cada quien puede tener sus propias ‘teorías’, pero lo que uno piensa, pues es muy de uno ¿no…? O sea, lo que piensas es lo que materializas, es lo que conviertes en tu realidad ¿no?”

Sonreí y le di la razón. Pero  me di cuenta de algo; en realidad hay mucha gente que piensa así. Aunque hayan tenido una educación formal, piensan que cada quien puede crear su propia verdad.  Creen que la verdad es un tema de opinión o perspectiva. La realidad es que, sobre todo en esta era del “Fake News”, indistintamente si hablamos de gente educada o no educada, hay muchos entre nosotros que no entendemos el significado real del método científico, su propósito o sus alcances. Muchos entre nosotros aceptamos todos los beneficios que la ciencia y la tecnología nos ofrecen; los Smart-phones, el internet, la medicina avanzada etc., pero si algo científico contradice nuestras creencias personales, no titubeamos en poner ferviente oposición a la ciencia.  Entre muchos de nosotros tampoco se conoce una rama de la filosofía llamada epistemología, la cual estudia la teoría del saber; es decir, estudia la verdad. Para mí la epistemología es como la supervisora del método científico, esencialmente, su función se podría resumir en 3 muy importantes preguntas: ¿Cómo podemos saber la verdad? ¿Cómo sabemos que los métodos que usamos para descubrir la verdad son correctos? y ¿Cómo podemos saber que los datos que estamos recopilando son verdaderos? La epistemología es una ciencia que aplica el método científico a sus investigaciones, y que llega a una verdad objetiva con exactitud matemática, en lo posible. Por lo tanto, la verdad objetiva no está sujeta a la opinión de nadie. 

Photo by Alex Block on Unsplash

¿Pero qué tiene que ver todo esto con la polarización política y el postureo ético, y porque necesariamente tiene que ser todo esto algo malo?

La polarización política se refiere a que es más probable que la postura de una persona sobre un tema político o una persona dentro de la política se defina estrictamente por su identificación con un partido político en particular, y no por su conocimiento de la verdad dentro de tales temas políticos. Por ejemplo, en Estados Unidos el ser Demócrata o Republicano, o Liberal o Conservador. Y con la polarización que ahora cobra popularidad en México, los términos correspondientes son  “Chairo” o “Derechairo.”

Una de las consecuencias negativas de la polarización política es que cuando se propaga este fenómeno en la sociedad, las voces moderadas a menudo pierden poder e influencia, y hay mucha gente que siente que no tiene voz o que su voz está siendo suprimida por una ideología opuesta. Esto significa que lo que más escuchamos son opiniones extremas, las cuales causan polémica y a veces hasta violencia.

Y aquí es donde toma relevancia el postureo ético. Cuando compartimos nuestras opiniones en redes sociales, sobre todo si se tratan de temas políticos o religiosos, estamos practicando un comportamiento humano denominado postureo ético. El postureo ético, según lo empiezan a definir los diccionarios,  es el tomar una acción conspicua pero esencialmente inútil, para apoyar una buena causa, o señalar el mal comportamiento de un individuo o grupo de individuos, con la finalidad de mostrar cuán más moral es uno que todos los demás. (Sonidos de vomito) “¡Qué asco, yo jamás haría algo así…!” La anterior es precisamente una frase muy común que acompaña a estas declaraciones de supremacía moral. Y todos, sobre todo los que tenemos perfiles activos en redes sociales, somos culpables de cometer postureo ético en algún momento en nuestras vidas. Aquí nadie queda libre de culpa.

La razón por la cual nuestro postureo ético juega un papel importante en la polarización política es porque las plataformas de redes sociales utilizan logaritmos para averiguar qué contenido es el que más nos hace reaccionar y ser participativos. Esto es algo de sumo interés para cualquier compañía que quiera comprar publicidad en cualquiera de nuestras plataformas de redes sociales, ya que esto les permite encontrar a las personas más propensas a comprar su producto. Una vez que encuentran a su público, lo pueden inundar de publicidad. Esto, por ende, tiene el mismo valor para una campaña política.

Se supo desde muy temprano en la era de las redes sociales que la polémica es lo que causa la reacción natural humana deseada por los que nos quieren vender sus productos, o sus ideas políticas. Y ya que la polémica es lo que más nos incita a ser participativos con el contenido de internet. Entonces esto es lo que los logaritmos de nuestras redes sociales propagan. Las plataformas de redes sociales llenarán nuestro “Feed” de cosas polémicas que van a causar que reaccionemos. Y en estos tiempos donde todos nos sentimos ofendidos por algo, y cualquiera puede  visitar un sitio como “http://www.yotengolarazón.com” y ahí encontrar un argumento en contra de cualquier cosa que nos ofenda para proceder a publicar dicha información a nuestras redes sociales y así como pavorreales, ¡exhibir al mundo nuestra  superioridad moral…!

Si solo fuera para entretenernos, si solo consiguiéramos nuestros “Likes” y pudiéramos continuar con nuestras vidas, entonces no habría ningún problema, no habría ninguna víctima más allá de alguno que otro ofendido. El tema es que la polarización política y el postureo ético tienen consecuencias que nos afectan a todos a un nivel mucho más profundo que ese. El verdadero problema  es que muchas veces la información que se propaga de esta manera no tiene ningún fundamento en la verdad.  Así es como se propaga la “Fake News”.  Así es como se ha comprobado que se ha logrado influenciar al electorado de muchos países para elegir a candidatos que ahora están en el poder, o para pasar referéndums de importante legislación. El involucramiento de firmas tecnológicas como Cambridge Analytica, que se especializan en usar precisamente este tipo de logaritmos para influenciar a los electorados de distintos países como Estados Unidos y La Gran Bretaña (el caso Brexit)  es un hecho comprobable, no una teoría  u opinión (en esta era del “Fake News” es importante hacer la distinción). Cambridge Analytica es una compañía ahora disuelta y bajo investigación por fraude electoral por los aparatos de Justicia de ambos países.   

Photo by Randy Colas on Unsplash

Conclusión: ¿Valdrá la pena que la mitad de nosotros  se pelee con la otra mitad por defender opiniones o creencias sin fundamento, las cuales ahora resulta que ni son nuestras,  ya que estamos siendo manipulados por logaritmos en redes sociales…? Espero con entusiasmo sus comentarios.