8 Series de TV sobre Familias Latinas que Debes Ver

Al crecer nunca me di cuenta de la importancia de tener representación en la televisión. Eso fue principalmente porque pasaba mis días viendo telenovelas con mis padres o anime japonés con mi hermana, pero también porque nunca fui el tipo de niña que veía la tele y pensaba “wow mi vida no es así.” Para mi siempre fue muy claro que la televisión era una ilusión, que eran historias solo creadas para entretener. Y quizá fue porque mi abuela solía ser actriz de teatro y desde muy temprana edad aprendí a diferenciar la ficción y la realidad.

Photo credit: Netflix

Pero a medida que pasó el tiempo, me di cuenta de que no se trata solo de encontrar a alguien con quien te identifiques. Sino de algo tan simple como ser reconocido, ser visto. No vernos representados en algo tan básico y cotidiano como la televisión es como si los latinos no existieran en general. La mayoría de los programas estadounidenses siempre han girado alrededor de familias blancas y uno que otro show de comedia solía tener a familias afroamericanas, y si habían algunas series que contaban con personajes latinos pero nunca era en papeles principales o se hablaba de su cultura. Los productores llenaban su cuota de diversidad buscando a alguien de piel morena y poniéndoles un apellido comúnmente latino.

Por suerte los tiempos han cambiado y con compañías de televisión de paga creciendo en popularidad, las televisoras se han vistos más dispuestas a aventurarse a lo nunca antes hecho.

Últimamente han habido más series que giran en torno a las familias latinas, y eso es genial, lamentablemente tienden a durar muy poco tiempo antes de ser canceladas. Pero independientemente de eso, compilé una lista de programas que reflejan un poco de quiénes somos como personas. Ahora les pido que mantenga una mente abierta porque, aunque están más dispuestos a darnos nuestros propios programas, todavía parecen tener dificultades para diferenciar entre culturas, por lo que algunos de estos no son solo sobre familias mexicano-americanas, sino familias latinas en general.

Gentefied

Gentefied se centra en tres primos que se unen para mantener el popular negocio de tacos Boyle Heights de su abuelo en el negocio a medida que el vecindario se vuelve más gentrificado. A lo largo de la primera temporada del programa, los primos confrontan sus diferencias en sus conexiones con su comunidad, su herencia y su compromiso con el negocio familiar, mientras navegan temas más grandes de gentrificación y la marginación de los latinos en Estados Unidos.

Vida

Este show sigue la vida de dos hermanas mexicoamericanas, Emma y Lyn, del lado este de Los Ángeles, que no podrían ser más diferentes entre sí. Tras estar distanciadas ya por un largo tiempo ciertas circunstancias las obligan a regresar a su antiguo vecindario, donde se enfrentan con el pasado y la impactante verdad sobre la identidad de su madre.

Cristela

En su sexto año de la facultad de derecho, Cristela finalmente está a punto de obtener su primera gran pasantía (no remunerada) en una prestigiosa firma de abogados. El único problema es que su búsqueda del éxito es más ambiciosa de lo que su tradicional familia mexicoamericana considera apropiada. Está atrapada entre la vieja cultura que está tratando de modernizar en casa con su familia de clase trabajadora y el mundo moderno que está tratando de adoptar en su carrera profesional. La exitosa comediante Cristela Alonzo protagoniza esta comedia hilarante sobre reírte en el camino hacia el nuevo sueño americano.

George Lopez

El comediante George López interpreta al gerente de una planta de fabricación de Los Ángeles que intenta lidiar con su loca familia junto con otros percances al azar.

Honestamente quise agregar este programa a la lista porque era el único programa que veía de niña que se centraba alrededor de una familia mexicoamericana. Y aunque era muy exagerado, tocaba temas que eran el día a día para muchos mexicanos. También siento que era padre ver a George crecer profesionalmente, era algo inspirador saber que con trabajo se podía llegar más lejos.

Lopez

El comediante George López interpreta a una versión ficticia de sí mismo en esta comedia de situación semi-autobiográfica. López retrata al comediante hispanoamericano más exitoso de Estados Unidos que lucha entre sus dos mundos: siente que es demasiado rico para volver a sus raíces latinas de clase trabajadora, pero se siente demasiado étnico para encajar en el mundo de las celebridades ricas. Se enfrenta a una serie de problemas y crisis, muchos de los cuales son el resultado de su propia acción. Todo está relacionado con las inseguridades de la vida real de López y su incapacidad para conectarse, lo que el comediante dice que “son parte de mi encanto”.

One Day At A Time

Una nueva versión de la comedia clásica de Norman Lear de 1975 gira en torno a una familia cubanoamericana encabezada por una madre militar recientemente separada que está navegando por una nueva vida de soltera mientras cría a dos hijos con la ‘ayuda’ de su estrafalaria madre y un administrador de edificios llamado Schneider.

On My Block

Una historia sobre cuatro amigos, brillantes y conocedores de la calle, que intentan navegar su camino a través de la high school en un barrio del sur central de Los Ángeles. Enfrentando el peligro de sacar a su amigo de una pandilla y lidiando con los romances de la edad.

Jane The Virgin

La vida de Jane Villanueva se pone patas arriba después de que es inseminada artificialmente. Ella se sorprenderá más cuando descubra que el donante biológico es su jefe y ex-crush.

Yo soy fan de la versión original venezolana de esta serie, así que cuando vi que harían una adaptación me emocioné mucho. Lamentablemente no me sorprendió. Es divertido que traten de darle un estilo telenovelero, pero fueron los personajes que poco a poco me desencantaron. Aún así la agregué a esta lista porque creo que toda mujer latina en algún momento ha recibido el discurso sobre guardar tu pureza hasta el matrimonio y demás. Todos hemos conocido a alguien que como la mamá de Jane se embarazó muy joven y fue juzgada por eso. Y todos hemos tenido a una abuela que intenta aferrarse a las tradiciones y quizá sea muy dura con tal de proteger a su familia.

Photo credit: Starz

Sé que no son los únicos programas o series con temas Mexicanos o latinos pero quise enfocarme en programas que hablan sobre la familia y no aquellos que nos pintan como narcos a todos. Quisiera creer que Estados Unidos se está abriendo a aceptarnos como somos, y a vernos como personas trabajadoras que aman a su familia y tienen mucho que ofrecer. Pero el hecho que muchos de estos programas han sidos cancelados después de unas cuantas temporadas me hace pensar que no es así.

También se que varias de estas series no nos representan a todos de una manera adecuada, pero siento que son pequeños pasos hacia un cambio. Díganme si saben de otras series que hablen de cómo es ser latino en Estados Unidos, me gustaría verlas.

Mi Mamá, Una Mamá muy a la Mexicana

En México se habla mucho del patriarcado y el machismo como uno de los factores que tristemente caracterizan al país, es como nos ven otras personas. Pero de lo que nunca hablan es de lo chingonas que son las mujeres mexicanas. Y las mamás mexicanas son como ningunas otras, lo pueden hacer absolutamente todo.

Photo by omaha on Unsplash

Cuando pienso en mi mamá lo primero que viene a mi mente es su autoridad. Los padres latinos siempre creen que ellos mandan en la casa pero la verdad es otra. Los papás puede que dicten las reglas pero las mamás son quienes las hacen cumplir. Mi mamá siempre fue la que se encargó de administrar castigos, nunca le tembló la mano para dar un chanclazo o un cintarazo. Ella era de las que te daba el golpe y luego investigaba porqué. Quizá para algunas personas ahora en día suene muy cruel, pero esa fue la realidad de muchos de nosotros, y yo en lo personal agradezco cada golpe que me dio mi mamá. Aprendí que hay consecuencias para todo y que la mejor manera de evitarlas es ser una buena persona y hacer lo que debo hacer. Mi papá respetaba ciegamente los castigos de mi mamá y hasta nos los explicaba, después de cada estirón de orejas nos preguntaba “¿y entendió mija/o porque le pego su mamá?”

Mi mamá también era la administradora de la casa. Recuerdo ir a Soriana y mientras mi papá nos dejaba comprar lo que quisiéramos mi mamá nos hacía escoger solo una cosa. También solía tener sus trucos para evitar que mi papá gastara de más. Por ejemplo si mi papá estaba tomando con los primos de mi mamá ella sabía que iban a abusar y hacerlo pagar todo, así que siempre le iba a decir que pensaba salir y necesitaba dinero. Mientras mi papá pensaba que nos habíamos ido mi mamá guardaba el dinero y nos decía “nada mas no vayan a donde está su papá.” Tiempo después cuando mi papá decía que ya andaba en cero ella casualmente sacaba su bolsa y le decía “ah, no te preocupes aquí traigo yo.”

Mi papá siempre se encargó de decirnos que debíamos ser independientes y estudiar para nunca valernos de ningún hombre. Pero mientras para muchas muchachas eso significaba no tener que hacer cosas del hogar, para mi mamá significaba que teníamos que aprender a hacer los quehaceres. Ella nos recordaba que para ser independientes teníamos que aprender a atendernos solas y eso significa aprender a cocinar y limpiar. Ahora es muy divertido ver la cara de la muchacha que le ayuda a mi hermana cada que le digo que yo le ayudo a trapear o a lavar los trastes.

Photo by Richard Jaimes on Unsplash

Mi mamá sólo estudió hasta quinto de primaria y nunca ha sido la más inteligente. Tuvo un marido abusivo antes de mi papá y una mamá que la dejaba sola desde bebita, así que nunca ha sido muy afectiva. Pero para mí es perfecta. Es noble y entusiasta, jamás te va a decir que no puedes hacer algo. No es muy buena dando consejos pero siempre te impulsa a hacer lo que tú quieres. Para ser tan estricta como lo solía ser, es muy inocente y confía ciegamente en todos. De lo poco que tiene nos da todo y siempre nos quiere ayudar.

Mi madre es perfecta y única para mí, pero también es un gran ejemplo de la madres fregonas mexicanas. Madres que hacen todo por el bien de los hijos aunque a ellas les parta el alma. En estos tiempos en los que estamos alejados por razones fuera de nuestro control, recordemos hablarle a nuestras mamás y decirles que les estamos agradecidos y las amamos. Y aquellos que ya no la tienen consigo no olviden que nunca los abandoran, y que vayan a donde vayan siempre estarán con ustedes.

4 Diferencias de la Cuarentena en México y los Estados Unidos

Por Rocio Monroy

El tema de las últimas semanas es el Coronavirus. No hay muchas cosas que hacer más que estar en casa y esperar a que llegue el día en que podamos volver a nuestra vida normal. Pero, ¿qué significa la cuarentana para algunas personas?

Source: Unsplash

En realidad, puede haber ciertas diferencias dependiendo del área o país en que cada persona viva.

¿Cuáles son estas diferencias?

Tamaño de Vivienda

Source: Unsplash

Mientras que en Estados Unidos muchas personas pueden darse el lujo de pasar la cuarentena en su casa sin sufrir claustrofobia. En México podría ser diferente, ya que cuando comparamos las estadísticas de pobreza, la realidad es que en México la mayoría de las personas viven en casas modestas y con poco espacio.

No es fácil pasar varias semanas encerrados en cualquier tipo de vivienda, especialmente para las personas que tienen hijos. Pero si muchos de nosotros pudiéramos pasar este tiempo en una casa tipo victoriana en los suburbios estadounidenses, el tiempo se iría mas rápido. 

Comida Rápida

Source: Unsplash

Si hiciéramos una lista de todos los alimentos típicos de los Estados Unidos, la lista no seria tan grande como la de México. En México, la gente tiene una forma especial de preparar sus alimentos y podríamos alimentarnos sin tener que ir a un restaurante en un largo tiempo.

En Estados Unidos, sin embargo, la comida rápida es muy popular y el hecho de que muchos restaurantes estén cerrados en estos momentos, estresa a los amantes de las hamburguesas y las pizzas.  Por suerte, existen servicios de entrega a domicilio como Instacart, UberEats y hasta de las tiendas mismas, que hacen el ordenar a casa más sencillo.

Ayuda del Gobierno

Source: Unsplash

La situación en México, deja a muchos en la necesidad de salir a trabajar como vendedores ambulantes o en otra posición que son imposibles de hacer desde el hogar. Y aunque en Estados Unidos también puede haber gente en esta situación, el gobierno se ha comprometido a mandar cheques para ayudar a los ciudadanos. Además de eso, hay muchas campañas para ayudar a aquellos que más lo necesitan.

Aunque el dinero no crece en los árboles, en los Estados Unidos, siempre parece haber alguien dispuesto a ayudar a los más lo necesitan.

Educación a Distancia

Source: Unsplash

En los tiempos que vivimos, con tanta tecnología, no debería ser imposible seguir en contacto con la escuela de nuestros hijos y brindarles herramientas para no perder un solo día de educación. No obstante, la realidad es que muchas familias no tienen el dinero suficiente para pagar por este tipo de herramientas. Dejando a ciertos niños en desventaja.

En ciertas áreas, los estadounidenses pueden pasar por lo mismo, pero no es tan común como en México. Muchas escuelas estadounidenses, incluso las públicas, ayudan a sus alumnos, al prestarles laptops y tablets. Además de que las escuelas ofrecen una gran variedad de aplicaciones, ideales para que los niños aprendan desde su hogar.

Source: Unsplash

Quedarse en casa y no tener que ir a trabajar o a la escuela puede ser el sueño hecho realidad para muchos de nosotros. No obstante, mientras más pasan los días, ya no se ve como un sueño, sino como una pesadilla de la cual desearíamos despertar lo mas pronto posible. Esperemos que todo esto pase pronto y la gente pueda recuperarse tanto económica como mentalmente de la crisis del Coronavirus.  

Viviendo con Trastorno Mental en un Hogar Mexicano

Muchas personas que estamos encerradas estamos lidiando con enfermedades mentales que se están viendo afectadas por el estrés que causa el covid-19. Hace varios años me diagnosticaron con ansiedad y trastorno obsesivo compulsivo y el día a día es una pelea constante. Ambas enfermedades me obligaron a volverme algo reclusa, pero cuando tú familia es Mexicana y ama socializar eso puede ser difícil. Hoy decidí contarles mi historia con mis trastornos y cómo lo tomo mi familia. No quiere decir que todas las familias sean así, muchas personas reaccionan de manera diferente, así que espero no ofender a nadie.

A la edad de quince años, pasé por mi primer ataque de pánico mientras estaba en la escuela. Recuerdo haber sentido que iba a morir, no podía respirar y estaba mareado, la enfermera no sabía qué hacer y simplemente me envió a casa. Pero antes de irme a casa, mi cuñada decidió llevarme al médico. Después de examinarme, hacer las preguntas habituales y concluir que no había ningún problema físico conmigo, el médico se paró frente a mí, me miró de manera extraña y me preguntó “¿Tiendes a lavarte mucho las manos?” Me sorprendió, y no tenía idea de a dónde iba con esa pregunta, pero respondí con sinceridad y dije que sí, y luego hizo una serie de preguntas extrañas a las que las respuestas también fueron indudablemente afirmativas. Salir de la oficina del médico ese día se sintió extraño porque tenía más preguntas que respuestas, y una cita con un consejero, algo que nunca vi como una posibilidad para mí. Pero fue hasta que estuve en el auto que me di cuenta de que había algo mentalmente mal conmigo, y que si no era normal siempre sería vista como una loca. En ese momento me di cuenta que la mirada que me había dado el médico era una de lástima.

Cuando eres criado en un hogar mexicano, los trastornos mentales no son una realidad. Sí te sientes mal pero no es un padecimiento físico, entonces se te dice que lo superes y no se menciona nuevamente. Decirle a mi mamá que el médico dijo que podría tener algo llamado TOC y ansiedad, y que aparte tenía que ir a un consejero, fue bastante tranquilo no hubo reacción porque no era necesario. Iba a ir al consejero porque el médico lo sugirió pero no tenía nada y debía dejar de ser dramática. En ese momento ni siquiera podía argumentar en contra de esa lógica porque yo misma no sabía lo que significaba ese diagnóstico.

La primera vez que visité al consejero fue aterrador, no quería estar loca, quería que me dijera que estaba bien y me enviara a casa porque no era posible que de un día para otro pudiera tener un trastorno mental. Los primeros minutos de la cita, mi mamá tuvo que estar en la habitación porque el consejero tenía que explicarle, que si las sospechas del médico eran correctas, las cosas podrían ser un poco diferentes y que iba a necesitar apoyo y comprensión. Supongo que aún no se había dado cuenta que llevarme a esa cita era su versión de apoyo y que la comprensión no iba a llegar hasta muchos años después. Asistí a dos sesiones más después de la primera antes de que mi mamá sintiera que cruzar cinco ciudades más de una vez por semana era demasiado, yo acepté. No me gustaba faltar a clases, y conducir treinta minutos de ida y vuelta a la oficina del consejero me quitaba mucho tiempo.

Photo by matdflo on Unsplash

Con el paso de los años me di cuenta que aunque yo me acostumbrara a mi trastorno mental, mi familia no. Y lo entiendo porque cuando no es algo obvio como puede ser verdad, pero eso no significa que no fuera molesto. Los Mexicanos están acostumbrados a llegar saludando a todo mundo, y a mi eso me causaba pánico. El solo pensar en tener que tocar a todas esas personas me estresaba. Pero entre más me negará a hacerlo más se molestaba mi mamá y más me obligaba a que saliera de la camioneta. Mi familia es muy compartida, y creó muchas familias latinas están acostumbrados a ser así, pero a mi me molesta muchísimo que toquen mis cosas y las muevan de lugar. En el momento en el que alguien toma algo mío empiezo a pensar en todas las cosas sucias que tocaron antes, pero mi familia no ve eso solo ven a una persona egoísta.

Ahora evitó asistir a todo tipo de evento social ya no por mi pero para evitarle molestias a la gente, para evitar que se sientan mal cuando lo los saludo de abrazo o que tengan que sacarle la vuelta a la silla donde esté sentada. Tener una enfermedad que la gente no conoce solo causa malos entendidos y se que muchos de mis familiares piensan que soy una creída antisocial. Mi hermana se frustra mucho cuando le digo que se lave las manos constantemente o que limpie ciertas cosas pero es algo que no puedo evitar.

Tener TOC es como tener una comezón que no se quita, te rascas y te alivia el molestar por un momento pero después regresa. Y se que es molesto para la gente pero es todavía más molesto para uno. Todas las noches tengo que desinfectar mi celular, no puedo tocar mi ropa limpia o maquillaje sin haberme lavado las manos antes, no me puedo acostar en mi cama sin bañarme aunque me esté muriendo de sueño, odio tocar las perillas de las puertas si no lo hago con una servilleta, si toco mis zapatos o pies tengo que lavarme las manos, y jamás recojo cosas que se me caen al piso.

Se que mi familia hace lo que puede para tratar de entender que no hago las cosas con mala intención pero es muy pesado hasta para mi. Espero que a alguien le sirva mi experiencia y nos volvamos un mundo más comprensivo. Cuídense, no olviden tomarse un respiro, y no salgan si no es necesario.

Si tú o alguien que conoces padece de trastorno obsesivo compulsivo, puedes encontrar más información en el sitio de la CDC o con la Mayo Clinic. Más información sobre cómo los transtornos mentales afectan a los latinos se puede encontrar con la Anxiety and Depression Association of America.

5 Tips Sencillos Para Ahorrar Dinero Durante el Coronavirus

La situación actual nos tiene a todos nerviosos y asustados. Estamos en un limbo sin saber cuándo van a mejorar las cosas o si es que todavía se van a poner peor. Pero mientras nosotros esperamos los pagos no esperan, y sólo llegan para agregarle a nuestro estrés. Sé que muchos de ustedes al igual que yo están preocupados por las facturas ya que algunos no pueden salir a trabajar, les recortaron el sueldo, o hasta los despidieron. Por esa razón decidí hacer una lista de cosas que podemos hacer para que nuestro dinero rinda durante este tiempo de incertidumbre.

Photo by f7photo on Unsplash

Antes que nada y desde el punto de vista de alguien que por el momento está viviendo en México y puede ver las diferencias entre la situación aquí y en Estados Unidos, el gobierno y los negocios en EU están más dispuestos a ayudarte en estos momentos si es que lo solicitas. Por ejemplo para nosotros que tenemos deudas estudiantiles en este momento no son un problema ya que cancelaron pagos hasta el 30 de septiembre, en la mayoría de los préstamos. Así que no tengan miedo de llamar a ciertas compañías y pedir ayuda ya que lo más posible es que se las brinden, pero sí les advierto que las esperas son largas así que estén preparados para pasar más de una hora en la línea para que les respondan.

1. Cancela Suscripciones

Esto aplica para aquellos que están suscritos a cosas que por el momento son innecesarias ahorita como el gimnasio, ciertas aplicaciones, y cajas de suscripción. Aquellos que tienen múltiples servicios de streaming, como Netflix y Hulu, ¿porqué no escoger solo uno y cancelar los demás?

2. Comparte Gastos

Volviendo al tema de servicios como Netflix es obvio que para muchos que estamos encerrados, especialmente con niños, se han vuelto una necesidad. ¿Así que porqué no compartirlo? Busquen a un amigo o familiar que no cuente con esos servicios y pregúntenle si quisiera compartir los gastos, así los dos tienen entretenimiento y se ahorran un dinero. Si tienen familias pequeñas también quizá pueden compartir gastos en cosas para el hogar especialmente si compran cosas al mayoreo, por ejemplo puede alguien comprar un paquete de servilletas y repartirse entre dos familias.

3. Habla Con Los Propietarios de Tu Casa

Para la gente que renta su hogar o el local de su negocio, no pierden nada con pedirle a los dueños un descuento. No les voy a decir que pidan un mes gratis porque muchas personas viven de la renta de sus propiedades pero algunos están dispuestos a hacer rebajas a la mensualidad, y eso puede ser de mucha ayuda.

4. No Hagas Compras Innecesarias

Esto lo agregué a la lista para personas como mi mejor amiga que ama comprar cosas que no son necesarias. Yo sé que es tentador comprar cosas por internet porque estamos aburridos y no podemos salir, créanme yo también he sido tentada, pero las cosas probablemente van a seguir ahí después de esta contingencia así que solo esperen a que su situación económica no sea precaria. Al fin que todos estamos encerrados, ¿para qué vas a querer un par de zapatos nuevos?

5. Solicite Ayuda a Sus Prestamistas, Bancos y Compañías de Tarjetas de Crédito.

La semana pasada noté unos cargos en mi cuenta de banco que me habían dejado en cifras negativas, fueron cargos puestos por un error de la compañía de celular, el banco tenía todo el derecho de cobrarme. Pero en estos momentos yo no tengo manera de pagar, así que con miedo me aventuré a llamar a mi banco y pedir ayuda. Yo al igual que muchos pensé “claro que me van a decir ‘ni modo a ver como nos pagas'” pero me lleve una gran sorpresa. Después de 50 minutos esperando a que me contestaran le conté mi problema a la persona que me atendió y solo dijo “no se preocupe señorita la entendemos y la quite dos de los tres cargos de su cuenta solo tiene que pagar esta cantidad”. En ningún momento me preguntó nada, ni siquiera porqué no podía pagar, solo entendió que no me era posible y redujo la deuda a un tercio de la cifra inicial. Estuve en la línea con él menos de 5 minutos y solucionó mi problema. Les cuento esta historia porque quiero que sepan que los bancos, compañías de tarjetas de crédito, etc están dispuestos a prestarles ayuda en estos momentos siempre y cuando llamen para pedirla.

Se que son consejos muy simples y quizá no apliquen para todos en estos momentos, pero espero les sirvan de algo. Si no tienen que salir no salgan y manténganse a salvo. Pronto pasará esto.

Fechas en que los Mexicanos Realmente Extrañamos Nuestro País

Por Rocio Monroy

Vivir en los Estados Unidos muchas veces es algo extraordinario, ya que nos brinda la oportunidad de construir una vida; de empezar de cero. No obstante, no importa que tanto triunfemos en otro país, siempre hay ciertas ocasiones donde extrañamos el país que nos vio nacer.

Source: Unsplash

Con todo lo que está pasando en la actualidad con el Coronavirus y la gente encerrada en su casa sin nada que hacer, a muchos de nosotros nos pone a pensar que pasaría si estuviéramos en México compartiendo el distanciamiento social o la cuarentena con nuestra familia.

Es difícil ver que nuevas personas se enferman cada día y nos preocupa que una de esas podría ser uno de nuestros familiares. Pero no solo en tiempos de enfermedad, nos gustaría tomar un avión y viajar de inmediato a México.

Source: Unsplash

Pero, hay muchas otras veces que los mexicanos extrañamos México ¿cuáles son estas ocasiones?

Invierno

Aunque la nieve puede ser una decoración impresionante y hermosa en el invierno. Hay muchos mexicanos que no soportan el frio. Tal vez los primeros días del invierno nos alegre ver caer la nieve. No obstante, después de pasar muchos días sin poder salir de la casa o limpiar la nieve innumerable veces, nos hace desear pasar esa temporada en una playa mexicana bronceándonos.

Source: Unsplash

Fiestas decembrinas

Tal vez una de las temporadas que nos pegan más a los mexicanos, es el tiempo de las fiestas decembrinas. No solo extrañamos a nuestros familiares sino también la comida. La gran cantidad de fiestas que se celebran en estas fechas nunca se comparan con ninguna celebración de otro país.

A muchos mexicanos no nos importaría estar en cuarentena si tuviéramos el refrigerador lleno de platillos navideños.

Source: Unsplash

Cumpleaños

En algunas ocasiones, nuestros cumpleaños en los Estados Unidos pasan desapercibidos porque muchos de nuestros familiares viven en México y porque las fiestas no se celebran de la misma manera en este lado de la frontera. Este es el momento en nos gustaría estar en México por tan solo un fin de semana y organizar una fiesta en grande que dure hasta el amanecer.  

Source: Unsplash

Día de la Independencia

No hay nada que nos haga sentir mas mexicanos que la celebración del día de la independencia de nuestro México lindo y querido. No obstante, en los países extranjeros esta celebración no es muy importante y en algunas ocasiones inexistente. Así que la nostalgia nos hace desear festejar ese gran día con nuestros paisanos y ver los fuegos artificiales mientras suena la campana de la independía.

Source: Unsplash

En realidad, nunca dejamos México completamente. Siempre hay algo que nos ata a ese país, ya sean los recuerdos, las tradiciones o nuestros familiares que dejamos atrás. Desear regresar por al menos un día o dos no es de extrañarse; a más de un mexicano le pasa cuando abandona su hogar.

Así que tal vez ahora que muchos estamos en casa sin poder salir, seria un bueno momento para hablar con los parientes con los que no hemos hablado en mucho tiempo. Nada como una cuarentena para unir familias.

Source: Unsplash

Ustedes, ¿hay algún otro momento del año que extrañen México?

¿Qué Hacemos los Mexicanos Durante la Cuarentena?

Por Rocio Monroy

No puede haber nada peor que pedirle a un mexicano que se quede en su casa por cuarenta días en los tiempos de vacaciones de Semana Santa o primavera. No hay necesidad de tener una excusa para salir a la calle para un mexicano. Es por eso que la frase de “Ya andas de pata de perro” fue inventada.

Source: Unsplash

El objetivo del aislamiento y la cuarentena es prevenir o limitar la transmisión de un agente infeccioso, toxina biológica o un químico liberado para proteger la salud, seguridad y bienestar público. No obstante, la vida de muchos mexicanos es más social que la de la reina Isabel y muchos sienten la necesidad de salir, aunque sea a dar la vuelta para no volverse locos encerrados dentro de las cuatro paredes de su hogar.  

Tal es el caso que no hace mucho tiempo fue festejado el Vive Latino en México y el lugar no solo estuvo abarrotado si no que a las personas les valió un comino las advertencias de riesgo del Coronavirus.

“No es necesario suspender eventos masivos”, dijo el alcalde de la Ciudad de México.

Source: Unsplash

¿Sera que a los Mexicanos no nos importa lo que las autoridades recomiendan? ¿O es el hecho de que no nos podemos dar el lujo de perder dinero ni siquiera en tiempos de crisis?

“Las autoridades nos dicen que estamos en la Fase 1 de la epidemia de coronavirus y que podemos seguir adelante y eso es lo que estamos haciendo”, dijo el fundador y director de Vive Latino, Jordi Puig.

Este hecho no solo se convirtió en noticia internacional, ya que los organizadores decidieron que el show debía continuar, sino que también las personas que asistieron provocaron enojo en todas partes del mundo. Algo que era de esperarse. La pandemia de coronavirus ha llevado a las autoridades de todo el mundo a cancelar conciertos y eventos deportivos, e incluso cerrar las actividades diarias en algunos lugares. No a muchos les gusto que las autoridades Mexicanas se tomaran a la ligeras estas precauciones.

Una de sus excusas fue que,

“Para algunos artistas, como Francisca Valenzuela de Chile, actuar significa cumplir un compromiso con los fanáticos. Ella ya estaba en la Ciudad de México y Vive Latino se ha comprometido a tomar todas las precauciones de seguridad”, dijo la manager Diana Rodríguez.

Source: Wikimedia

¿Sera que no es la gran cosa realmente el Coronavirus? ¿Tal vez es mucho pedir que nos quedemos en casa por tanto tiempo?

Tal vez no, siempre es mejor prevenir que lamentar.

Así que en lugar de pensar en que tan malo es pasar tiempo en nuestras casas, sería mejor pensar en actividades que podemos hacer en nuestro hogar en estos tiempos del Coronavirus, por ejemplo:

Internet

Source: Unsplash

No importa donde estemos, el internet y las aplicaciones de mensajes o videollamadas, siempre nos harán sentir mas cerca de las personas. En la actualidad, contamos con muchas opciones de entretenimiento dentro de nuestros celulares. Así que talvez podrías aprender un nuevo idioma gracias a la ayuda de videos en YouTube o hacer muchas videollamadas para mantenerte en contacto con tus seres queridos.

Leer

Source: Unsplash

Una cosa que muchas veces no hacemos por falta de tiempo es sentarnos y leer un buen libro. Tomemos estos momentos para tal vez leer un libro que nos hayan recomendado para enriquecer nuestra sabiduría y ejercitar nuestros cerebros.

Dibujar o Pintar

Source: Unsplash

Si alguna vez pensaste en mejorar tus habilidades artísticas, esta podría ser una buena oportunidad de hacerlo. El dibujar una pieza tipo Leonardo da Vinci requiere tiempo y dedicación. Sin lugar a duda, si estás en cuarentena lo que te va a sobrar es el tiempo.

Source: Unsplash

El simple hecho de pensar en pasar unos días en nuestra casa puede sonar como una tortura, pero recordemos que el quedarnos en casa podría salvar vidas, no solo la nuestra. Sigue al pendiente de las noticias acerca del Coronavirus para seguir las indicaciones necesarias y poder prevenir que te contagies.

¿Qué otras recomendaciones tienes para hacer durante la cuarentena? Dinos en los comentarios abajo.

Creciendo en Estados Unidos, Lejos de la Familia

Muchos mexicanos que vivimos en Estados Unidos estamos separados de nuestras familias por diversas circunstancias. La más común es la deportación, la segunda es la inmigración en sí. Pero por cualquier número de razones el punto es que de ambos lados de la frontera se encuentran niños creciendo sin sus padres y padres extrañando a sus hijos. Hoy les quiero hablar de mi experiencia creciendo separada de mi familia esperando y alguien se identifique o quiera compartir la suya.

Photo by filipovsky on Unsplash

Nací en Pharr, Texas, una ciudad que limita con Reynosa Tamaulipas, la ciudad en la que reside mi familia, y donde felizmente pasé los primeros cinco años de mi vida, así como veranos y vacaciones escolares desde los seis a los dieciocho años.

Mi vida comienza a complicarse cuando mis padres decidieron que mi madre iba a dar a luz en los Estados Unidos. Su plan todo el tiempo fue que yo me fuera a vivir a México por el resto de mi vida, pero que tuviera la oportunidad de regresar a EU sin problema si así lo quisiera. Lamentablemente las cosas cambian. Fui criada en México aprendiendo a leer y escribir en español por parte de mi padre, quien se aseguró de que supiera que no importaba lo que sucediera, o si nací o no en Estados Unidos, primero que nada era Mexicana. En ese momento no entendía por qué era tan importante para mí recordarlo hasta que, en un cierto día mi madre me informó que me iba a mudar y que comenzaría a asistir a la escuela en Weslaco.

Una vez más, estaba confundida, no entendía por qué tenía que salir de mi casa, por qué no podía ir a la escuela con mi hermana, pero a la edad de cinco años no hay mucho que puedas hacer contra las decisiones de tus padres. Todavía recuerdo el día en que mi madre guardó mi ropa y mis juguetes y los tiró en la camioneta. Fue extraño ver todas las cosas que eran importantes para mi arrojadas descuidadamente en bolsas, me dolió. A la mañana siguiente, mi familia y yo tomamos la misma camioneta y nos dirigimos hacia Weslaco, Texas.

Había cruzado el Puente Internacional Pharr-Reynosa muchas veces antes, pero esta vez fue diferente. Las coloridas mariposas en tonos de naranja, verde y azul que decoran el frente de la estructura de concreto, las mismas que una vez encontré lindas y divertidas, parecían mirarme como burlándose de mi miseria. Sus ojos brillantes ya no eran divertidos, sino amenazantes. Durante casi una hora sollocé silenciosamente, asustada de la vida que me esperaba al otro lado de ese puente, asustada de lo desconocido, de una vida que no quería.

Acostumbrarme a Weslaco no fue fácil. Todo era tan diferente. No había niños corriendo en la calle jugando “los colores” o fútbol. De repente me sentí tan sola y encerrada. Pero no duró mucho, ya que solo una semana y media más tarde me inscribieron en pre-kinder. La escuela realmente no ayudó, me encontraba sentada sola la mayor parte del tiempo porque no podía hablar inglés, escuchaba a los niños reír y hablar sobre cosas que no podía entender y me sentía tan perdida. Las únicas personas con las que podía hablar eran las señoras de la cafetería durante el desayuno, e incluso ellas parecían desinteresadas. A medida que me sumergía en mi nuevo entorno, me acostumbré a luchar para seguir instrucciones simples, me acostumbré a que me llamaran “the mexican girl”, me acostumbré a ser diferente.

Photo by Arwan Sutanto on Unsplash

Durante muchos años tuve que vivir con una mamá de medio tiempo y viendo a mi papá y a mi hermana solo los domingos. Era como saber que tenía una familia propia pero aún así sentirme huérfana. La Pascua era muy difícil para mí porque todos vestían a su familia de cierto color y hacían juegos familia contra familia pero yo siempre estaba sola. Era la chicle de mi tía y mi primo. Mis compañeros en la escuela pensaban que yo no tenía papá porque nunca asistía a las asambleas o shows escolares. Por mucho tiempo odié a mis papás los culpe por mi soledad los culpe por la manera en la que todos me veían cuando ninguno de mis padres me acompañaba a la escuela, con lástima. Cuando mi tía me decía gorda o me decía tonta y no tenía quien me defendiera me preguntaba porque se deshicieron de mi. Yo entendía que me habían mandado a EU por mi bien pero mi educación y el idioma no eran importantes para mí, yo solo quería estar con mi familia yo ya no quería estar sola.

Pero el tiempo pasa, haces amigos, cambias de escuela y todo se acomoda. En tres años estaba hablando Inglés y me acostumbré a pasar más tiempo jugando adentro. Para los 12 años ya no veía mi vida en otra parte que no fuera EU. Y aún seguía sintiendo ansiedad cuando mis papás se regresaban a Reynosa los domingos por la noche, pero ya no me vomitaba como cuando estaba chiquita. Estaba sola en mi casa pero en la escuela tenía con quien platicar, todas mi amigas hablaban español y mi mejor amiga era de Veracruz así que ella sabía lo que era ser “the mexican girl.”

Para los 16 estaba agradecida por la decisión de mis padres. Yo veía como batallaban para pagar la universidad de mi hermana y los gastos de la casa y pensaba “conmigo no tienen ese problema porque no tienen que pagar nada.” Aparte, crecí siendo muy independiente porque no los tuve conmigo constantemente, así que mientras otros necesitaban que los ayudaran en todo, yo solo hacia las cosas que me parecían adecuadas. Creo que el estar alejada de ellos me hizo apreciar el tiempo juntos más. Yo veo que mi hermana tiene muchos rencores pero yo solo trato de recordar lo mejor de mi infancia.

Conforme fui creciendo me di cuenta que para ellos también tuvo que ser difícil dejar a su hija menor ir, que ellos también se han de haber sentido culpables cuando no podían asistir a algo. Aprendí que los padres solo intentan hacer lo mejor que pueden y aunque se equivoquen no es mal intencionado.

Photo by Jeniffer Araújo on Unsplash

Cuando pienso en mi niñez la mayoría de mis recuerdos son felices. Nunca me hicieron sentir menos, yo era la que veía las cosas así. Mis papás me facilitaron mucho las cosas con la decisión de mandarme a EU y ahora me es claro. Creo que es fascinante cómo nuestra perspectiva cambia con la edad. Ahora que soy una adulta me siento mal por haber culpado a mis padres por separarme de la familia y sé que me perdí de mucho pero también viví mucho con ellos, tuve lo mejor de los dos mundos. Hay veces que todavía digo “todo hubiera sido diferente si hubiera vivido con mi familia”… y quizás sí, pero al final del día amo la persona que soy ahora y ella no existiría si no hubiera vivido la vida que viví.

¿Tienen alguna historia similar creciendo en los Estados Unidos? Díganos en los comentarios abajo.

Cinco Cosas Que, Según Mi Familia, Me Hacen Gringa

Si algo tenemos los Mexicanos es orgullo, y aunque hallamos nacido en Estados Unidos nadie nos va a decir que no somos bien Mexicanos. Aunque eso no quiere decir que nuestros familiares no trataran de hacernos pensar lo contrario. A todos en algún momento nos han llamado pochos, o hasta gringos, cuando visitamos a la familia en México.

Yo crecí en México así que admito siempre me he sentido súper Mexicana, pero resulta que mi familia y amigos tenían otras opiniones. Les pregunté a mis amigos y familiares si yo hacia algo que les hiciera pensar “wow Gaby si es gringa” y las siguientes son cinco cosas que, según ellos, me hacen ver muy americana:

Photo by katstokes_ on Unsplash

Mi forma de vestir

La primera es mi forma de vestir. Yo también e notado que la mayoría de las mujeres, especialmente de mi edad, visten diferente para salir. Casi siempre la veo en jeans y maquilladas, muy tapadas. A mi me encanta estar cómoda y odio tener calor, así que no hay día que no me encuentren en shorts de mezclilla y una playera sin chiste. De vez en cuando sí me arreglo, porque amo el maquillaje y la ropa, pero solo en situaciones que lo ameriten. Las apariencias no son lo más importante para mi, pero estar a gusto si.

Cómo saludo

No me gusta saludar. Todos sabemos que México es de esos países que no conocen el espacio personal y todos te saludan de abrazo y beso. En Monterrey esto es todavía más común, pero a mi no me gusta. En mi defensa sí saludo, y no soy una arrogante, es solo que soy muy fan del contacto físico, porque tengo trastorno obsesivo compulsivo. Aparte si lo piensan es muy raro abrazar y besar a personas que aveces son unos extraños.

Photo by Obi Onyeador on Unsplash

Mi sinceridad

Tratar a la gente por igual. Mi mamá antes se moría de la pena conmigo, porque aunque use el usted y no insulte a las personas, si tengo una tendencia a decir lo que pienso frente a quien sea. Normalmente yo veo que cuando personas mayores están presentes la gente mide muchos sus palabras para no ser juzgados, yo no lo puedo hacer. Siempre digo incoherencia tras incoherencia y trato a todos por igual con el mismo respeto, porque al final del día todos somo humanos y lo merecemos. Y de hecho, aunque mi mamá lo odie, la mayoría de la personas me agradecen ser tan sincera y se divierten mucho con las cosas que digo, así que no veo porque cambiar.

No pido permiso

Nunca he pedido permiso. Esta vino de mi mejor amiga que es de Chiapas. Ella dijo que le sorprende que ni de chavita le pidiera permiso a mis papás. Hace ya varios años soy una adulta así que pedir permiso no viene al caso. Pero yo ni de niña pedía permiso y eso es muy raro en una casa latina. En mi defensa crecí siendo muy independiente y muy consciente porque mis papás me dejaron con mi tía desde los 5 años, esa va a ser otra historia. Cuando no tienes a una persona constantemente cuidándote aprendes a valerte por ti misma y a tomar decisiones, así que el hecho de pedir opiniones siempre me fue muy bizarro. Pero que no cunda el pánico porque de todos mis hermanos fui la que menos problemas dio y soy la más centrada la que más medita sus decisiones.

Mi manejo del estrés

La última también viene de mi amiga, y es el hecho que las cosas oficiales como papeleo del trabajo o la escuela no me estresan. La verdad creo que tiene mucho que ver con lo que ya mencioné, el hecho que estoy acostumbrada a hacer las cosas sola. He visto que mi hermana hace todo su papeleo con tiempo y tiene que juntar mil cosas. Yo hago cosa por cosa y muchas veces dejo todo a último momento porque se que lo voy a hacer de cualquier manera. No es algo que me haga sentir presionada de ninguna forma, aunque sí tiendo a ser medio relajada porque hay cosas más importantes en que pensar.

Photo by mintchipdesigns on Pixabay

Esta es mi lista de 5 cosas que, según mi familia, me hacen algo gringa. ¿Pero estoy más interesada en que es lo que opina su familia de ustedes, o que cosas hacen que los dejan de a seis? Dime en los comentarios. Y recuerden todos somos tan Mexicanos de cualquier manera.

Así son los Papás Mexicanos en los Estados Unidos

Por Rocio Monroy

La cultura mexicana es algo diferente y especial y una de las grandes razones por las que el mexicano tiene un comportamiento singular es por la forma en que somos criados por nuestros padres. A las mamás mexicanas no se les escapa nada y siempre están listas para curar todos tus males. Sin embargo, que los papás mexicanos siempre hacen que hasta lo imposible sea posible.

Source: Unsplash

Pero, ¿qué hace que los papás mexicanos sean tan especiales?

Cinta adhesiva

Los papás mexicanos cuentan con una gran creatividad y siempre encuentran la forma de arreglar todo. Una de sus mejores herramientas es la cinta adhesiva porque no hay nada que no pueda reparar. Todo lo pueden arreglar sin importar que tan grande sea el problema, desde carros hasta muebles.

Source: Unsplash

Llavero lleno de llaves

Una de las cosas que muchos de nosotros vemos desde que somos niños es a nuestros padres cargar un llavero con una gran cantidad llaves. No obstante, lo que siempre permanece como un misterio es que es lo que abren estas llaves. Nunca vemos a nuestros padres hacer uso de dichas llaves, pero por alguna razón siempre es muy importante que las lleven a todas partes.

Source: Unsplash

Cartera llena de recibos

Los padres mexicanos son grandes colectores, pero no precisamente de artesanías o pinturas famosas. A los padres mexicanos les gusta colectar papeles e insignificantes recibos en sus carteras. Esto es casi como el caso de las llaves. Muchos de los recibos tienen muchos años en las carteras de nuestros padres y las letras ya casi no son visibles. No obstante, ellos considerar que es buena idea conservador todo eso por muchos años.

Source: Unsplash

Son independientes

A los padres mexicanos raramente les gusta pedir ayuda. Siempre dicen. “¿Para qué pagarle a alguien? Si, yo puedo hacerlo”. No es importante que un padre mexicano tenga entrenamiento especial para ser plomero, herrero o carpintero. Los padres mexicanos siempre se sienten capacitados para arreglar todo. El tener que pagarle a alguien para que se haga cargo de las cosas de la casa a veces no suena como una buena idea. Ellos prefieren ahorrarse el dinero y hacerlo ellos mismos.

Source: Unsplash

Pasión por el futbol

A muchos padres mexicanos no les gusta expresar sus sentimientos. Es difícil para ellos decir cosas cursis y mostrar mucho cariño por otros. No obstante, el momento en que no pueden esconder su amor por algo es cuando prenden el televisor y ven un partido de futbol. En eso momento los escuchas gritar con tanta pasión que parecía que en realidad piensan que los jugadores los pueden escuchar. Desde insultos hasta gritos de alegría, todo pasa en el momento del partido.

Source: Unsplash

Frases de los papás

Siempre se habla de las frases de las madres mexicanas, de lo famosas y peculiares que son. Pero que tal las frases de los padres. Ellos también tienen un gran repertorio de frases que, aunque no son muy famosas, también las escuchamos desde nuestra infancia.

  • “Yo a tú edad estudiaba, trabajaba y mantenía a una familia”
  • “Cuando te ganes tu dinero te compras lo que quieras”
  • “Ya deja esa chingadera, te vas a quedar ciego”
  • “Llámale a tu mamá y pregúntale qué me pidió que comprara”
  • “Mueve el espejo un poquito… No, más para acá… No, más para allá… a ver quítate.”
  • “Ve a cambiarte ese short, así no sales”
Source: Unsplash

Si alguna vez te preguntaste porque los mexicanos son tan creativos, es por que desde que somos pequeños aprendemos grandes cosas de nuestros padres. Por eso los mexicanos somos diferentes de muchas personas porque como los padres mexicanos no hay dos.  

¿Identificas a tu padre con alguno de estos? Cuéntanos en los comentarios abajo.