¿Porqué hay Ciudades de EUA en las que habitan un mayor número de mexicanos?

No es ningún secreto que la población más grande de inmigrantes mexicanos se encuentra en el país vecino. La mayoría de los mexicanos viviendo en Estados Unidos inmigramos persiguiendo el “sueño americano” huyendo de la economía mexicana, y del desempleo, buscando mejorar nuestra calidad de vida y el poder ayudar a la familia.

También muchos de estos inmigrantes mexicanos fueron llevados por sus padres a una corta edad. Eran tan pequeños cuando llegaron que básicamente no tienen una referencia exacta de lo que es vivir en México.

Actualmente alrededor del 18% de la población estadounidense es Latina, y de ese 18% el 60% son mexicanos. Aunque ha disminuido el crecimiento de la población mexicana en el país en un 7% debido a las políticas de inmigración que se han adoptado, al crecimiento económico, y a la mejora de oportunidades en México en comparación con años anteriores, la cantidad de paisanos que vivimos el sueño americano sigue siendo bastante alta. Cabe mencionar que, aunque la migración de México a EUA ha reducido, sigue habiendo un incremento en la población gracias a todos esos hijos de mexicanos que nacen aquí. 

¿En qué ciudades habitan la mayoría de los mexicanos y por qué?

La mayoría de los mexicanos reside en mayor volumen en las siguientes ciudades de los siguientes estados:

California

  • Los Ángeles
  • San Bernardino
  • San Francisco

Texas

  • Houston
  • Dallas
  • San Antonio

Illinois

  • Chicago

Arizona

  • Phoenix

New York

  • New York

New Jersey

  • Jersey City
  • Newark

Y uno se pregunta ¿Por qué hemos terminado la mayoría de migrantes mexicanos en estas ciudades?, ¿Qué tienen de especial?, ¿Cuál es la historia detrás de este fenómeno?, ¿Qué hace que en un país tan grande la población migrante mexicana se concentre en su mayoría en estas ciudades?

Una de las respuestas nos lleva a principios de los años 40’s, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y el país norteamericano se quedó corto en fuerza laboral, pues sus hombres estaban siendo enviados a la guerra. De una manera política y con fines de trabajo temporal el gobierno americano lanzó el programa bracero donde invitaba a los mexicanos a laborar en el país.

Les daba a los mexicanos la oportunidad de generar una buena suma de dinero, para así después, regresar a su tierra natal con una mejor situación económica y con mayores oportunidades. En un México donde la economía se tambaleaba, y las oportunidades de trabajo eran escazas y mal pagados esta era una excelente opción para todos los paisanos campesinos, y obreros. 

Pero ¿Dónde exactamente se desarrolló este programa?

Photo by ZHIDA LI on Unsplash

En los estados de California, Texas, y Arizona se desarrolló el programa ofreciendo trabajos principalmente en la agricultura. Miles de migrantes llegaron a esas tierras para trabajarlas, generar dinero, y muchos de ellos para nunca más dejarlas.

Así fue como en estos estados se empezaron a crear grandes asentamientos de mexicanos. La mayoría de estos se encontraban a las afueras de las ciudades principales, pero con el paso del tiempo, y la suspensión del programa, muchos de ellos comenzaron a migrar a las ciudades más grandes para conseguir nuevas oportunidades laborales.

En Illinois, la mayoría de los mexicanos llegaron debido al mantenimiento y construcción ferroviaria que había. La fuerza laboral gringa era tan baja que tuvieron que recurrir la mano de obra paisana para seguir construyendo, y manteniendo las vías.

Sin embargo, la necesidad de mano de obra no duró tanto como en la agricultura y los mexicanos que se encontraban regados por el estado comenzaron a acercarse a la ciudad de Chicago para emplearse en fábricas de diversos tipos.

En el caso de Nueva York y New Jersey todo fue un poco diferente. Es bien sabido que estas ciudades albergan la mayor diversidad de inmigrantes del país. Muchos de los mexicanos que han inmigrado a estas ciudades lo han hecho desde dentro del país, debido a hay una gran oportunidad laboral y se tienen que cuidar menos de migración, ya que, “la migra”, no está tan alerta como en los estados de California, Texas o Arizona.

En todos los casos la población mexicana incrementa debido a que los chicanos que se encuentran en Estados Unidos quieren traer a sus familias, comentan a sus parientes lo bien que les está yendo económicamente y los alientan a seguir “el sueño americano”. Así es como la población mexicana aumenta y se concentra en estas ciudades.

¿Conoces a los Whitexicans?

Bienvenidos a otro capítulo más de apodos mexicanos que ayudan a resaltar  las diferencias entre las clases sociales. En esta ocasión les tocó a aquellos que se sienten superiores a los demás, aquellos que han olvidado de dónde son y se comportan de una manera algo parecida a lo que en Estados Unidos conocemos como Karens. Ellos son conocidos como “whitexicans”. ¿Pero quienes son los “whitexicans” o como se califica para ser “whitexican”?

Photo credit: Cosas de Whitexicans 

Suelen mezclar español e inglés cuando hablan, presumen de sus viajes en las redes sociales y tratan de no juntarse con las clases populares. Se enorgullecen de México en el exterior pero adoptan actitudes clasistas y racistas dentro de el país. Una exitosa cuenta de Twitter llamada “Cosas de Whitexicans” se ha encargado de azotar de una forma humorística las posturas de esta clase de mexicanos que tienen hábitos basados ​​más en apariencias que en convicciones.

La cuenta se burla de esas personas que emprenden negocios con dinero de sus padres, se van del país durante un corte de agua, pasan el fin de semana en Las Vegas, hablan en inglés con sus amigos blancos o creen que la gente más bella de la Ciudad de México está en la Roma y la Condesa.

Y con la mirada puesta en el día de hoy, también se burlan de las preocupaciones que expresan los “whitexicans” en las redes sociales por llenar el tanque de gasolina de su vehículo de alta gama o por la llegada de migrantes centroamericanos a la frontera sur del país.

Photo credit: Cosas de Whitexicans 

Pero no hay que confundirse, aunque la palabra “whitexican” proviene de las palabras inglesas “blanco” y “mexicano”, el color de piel tiene poco que ver con su significado. El ser calificado “whitexican” tiene que ver más con ciertas actitudes que despliegan algunas personas privilegiadas en México, la minoría mexicana, que con su color lo cual quiere decir que puedes ser moreno y ser un “whitexican”. Pero aguas, esto también quiere decir que no todos los mexicanos de tez blanca son “whitexicans”, aunque sin querer queriendo pueden que gocen de privilegios debido a su color. 

Ejemplos de comportamiento “whitexican” se pueden ver en la foto de perfil de la cuenta antes mencionada en donde un grupo de modelos blancos con rasgos europeos lucen una chamarra cara con el bordado “Mexico Is The Shit” que es muy popular entre los millennials jóvenes, blancos y acomodados. No solo está escrito en inglés el mensaje, en lugar de español, pero muchas de las personas que la portan suelen quejarse de su país sin siquiera intentar hacer nada por él mientras elogian a Estados Unidos.

Pero aunque muchos disfrutan de los chistes y los memes otros se molestan porque según ellos ahora están siendo discriminados por ser blancos. Dicen que en las últimas semanas la etiqueta “whitexicans” ha cobrado relevancia sólo para excluir al sector más rico. A lo cual los administradores de la página respondieron “Nos burlamos de una clase muy alta y a nadie le gusta que se burlen de ellos, sobre todo cuando normalmente nadie lo hace”.

Pero entre estas bromas aparentemente banales, también se encuentra una fuerte crítica política contra todo lo que contribuya a la perpetuación del clasismo y el racismo arraigado en la sociedad mexicana. Un ejemplo de esto fue su mordaz crítica hacia una controvertida campaña publicitaria de una cervecería que buscaba difundir un mensaje antirracista con el lema “orgullosamente indio”, el problema con esto fue que todos sus modelos eran blancos.

Photo credit: Cosas de Whitexicans 

También se criticó al reality “Made in Mexico” de Netflix, que mostró la opulencia de un grupo de jóvenes adinerados y elitistas de la Ciudad de México que querían romper con el tema de que los mexicanos andan en burro y usan sombrero. Pero la palma de oro se la llevan quienes cuestionan el talento en las redes sociales y critican la aparición de Yalitza Aparicio, nominada al Oscar a la mejor actriz por la película “Roma”, por su ascendencia mexicana y no tener una formación actoral.

Este perfil, cuya descripción es “mexicanos más gringos que los gringos”, comparte publicaciones que supuestamente eluden los comportamientos frecuentes de los llamados “mexicanos blancos”.

Uno de los administradores de la cuenta se refirió a los “whitexicans” como “ese sector privilegiado de la sociedad que desconoce la realidad del país, que vive en una esfera y cree que todos los mexicanos tienen las mismas oportunidades “. Explicó que él mismo tiene un nivel económico cómodo y que la razón por la cual creó el perfil es en resumen “para demostrar las actitudes cotidianas con las que se normaliza el racismo en México”.

¿Según estos ejemplos a cuantos “whitexicans” conoces, o acaso tu serias considerado uno? 

Sopa de Lentejas a la Mexicana vs ‘Lentil Soup’ American Style

Les quiero compartir 2 recetas de lentejas, una estilo mexicana o más particularmente de la Ciudad de México, y la segunda al estilo EUA.

Pueden opinar al respecto cuál les gusta más o dejar un comentario en cómo la prepararían ustedes.

Sopa de Lentejas ‘A la mexicana’

Esta receta es muy light sin grasa ni sal, pero tú le puedes ajustar todos los ingredientes a tu gusto.

Cómprate una bolsita de lentejas, puede ser cualquier marca, pero a mí particularmente me gusta ‘Valle Verde’ porque siento que estoy comprando y cocinando en México.

Pero realmente todas han de ser similares, lentejas son lentejas.Depende lo numerosa que sea tu familia (o los comensales), puedes usar la bolsa entera o la mitad. Yo hago la mitad usualmente. Enjuaga y remoja las lentejas un rato, puede ser 30 min o 2 horas, como son granos pequeños la cocción no tardara tanto, así que incluso puedes prescindir de remojarlas, yo cuando tengo tiempo e inicio con anticipación si las remojo porque se suavizan ligeramente y gasto menos gas/luz en cocerlas.Puedes cocerlas en olla de barro la cual les da un sabor muy característico, o bien usa una olla convencional. Una vez las hice en olla exprés y me salieron casi puré, así que no lo recomiendo mucho , a menos que le sepas bien a eso del tiempo/temperatura.

Mientras se cuecen, échales la cáscara de una cebolla, la primera capa que usualmente desechamos y la segunda también, así como una hoja de laurel seca. Esto les da un sabor especial durante la cocción.

Déjalas hervir, no sé, quizás 40 min, si te es posible velas probando constantemente para darte una idea cuanto más les falta, quítales la cáscara de cebolla y la hoja de laurel una vez que hayan soltado su sabor.

Parte a la mitad una cebolla pequeña (o tercera parte de una cebolla grande) a la que le quitaste las capas y pícala en cuadrados finamente, o no tan finos según tu gusto, la idea es que cuando los guises tiendan a desaparecer o apenas notarse, al menos es como a mí a si me gusta.

De igual forma pica unos 3 jitomates y una zanahoria, esta última puede ser más tosca, puesto que no importa si se nota en la sopa. Toma un chile serrano, quítale el tallo y hazle unos cortes transversales, si tienes niños solo usa la mitad del chile. No picará, pero si te recomiendo lo uses porque le da un toque especial a la sopa.

Necesitarás también de 3 a 4 tiras de tocino cortadas en pedacitos, no muy pequeños, puesto que al freírse reducirán su tamaño, no muy grandes para que te quepan en la cuchara junto con todo lo demas.

Una vez que tienes todos los ingredientes picados, toma una sartén, si es algo honda mejor, para que no se desparramen los ingredientes cuando estén todos unidos.

Quizás puedas necesitar longaniza o incluso plátano macho, picados ambos en cuadritos, pero eso ya depende de los gustos de cada quien, yo no los usaré en esta receta, puesto que quiero que resalte solo el sabor del tocino. No te recomiendo usar chorizo porque se deshace en la sopa. Tú puedes hacer tus combinaciones preferidas.Pon el sartén al fuego con un chorrito de aceite, como una cucharada, no te excedas, puesto que el tocino soltara grasa, y solo queremos a completar. Vierte el tocino y mueve uniformemente (mismo proceso si usas longaniza o plátano macho).

Al cabo de unos 2 minutos cuando el tocino haya soltado un poco de grasa, vierte la cebolla y mueve hasta que se acitrone o se empiece a transparentar, todo a fuego medio bajo para que no se queme, deja que los alimentos se comuniquen contigo, ellos te irán diciendo los tiempos y el calor necesario. No te separes de la estufa porque la cocina es celosa  (dice mi abuela) y en un descuido se puede quemar lo que llevas cocinado.

Opcional parte un ajo en 4 y lo agregas. Puedes ponerlo finamente picado, a mi familia no le gusta el ajo es por eso que lo pongo tosco para eliminarlo posteriormente y no se impregne demasiado el sabor.

Posteriormente vierte los jitomates picados junto con el chile serrano, mueve constantemente y en veces tapa el sartén para que el jitomate genere vapor dentro y conserve su jugo, vierte una cucharadita de sal o caldo de pollo en polvo, solo un poco, ya que al resultado final rectificaremos de sal nuevamente. Puedes usar cubo de caldo de pollo, sin embargo a mí me gusta más el polvo porque le mido más a mi gusto y se desintegra fácilmente.Ya que tu guisado luzca como para que te lo quieras comer a cucharadas, es hora de verterlo todo a la olla de las lentejas, revuelve para que todos los ingredientes se integren y deja cocinar fuego medio por 25 o 30 min, depende la intensidad de tu estufa, siempre te recomendaré ver y probar constante mente.5 min antes de apagarle al fuego vierte una ramita de cilantro y rectifica de sal como anteriormente te había mencionado. Posteriormente apaga al fuego, tapa la sopa y reserva por 5 min más, quítale el cilantro y sírvela.

Lentil Soup ‘American Style’

Sinceramente nunca he hecho las lentejas al estilo americano, pero me encontré una receta que se apega a los sabores tradicionales. Aquí les dejo la receta y los cambios que yo haría al prepararla.

Según leí esta sopa se sirve al iniciar un año nuevo como buen augurio para el resto del año.

Toma un paquete de lentejas, quita alguna piedrita si es que tuvieran, enjuaga y remójalas por 5 minutos, posteriormente se escurren.Pica los vegetales que vayas a utilizar, por ejemplo, 2 cebollas grandes picadas en cubos (Yo lo haría con una cebolla finamente picada), 3 zanahorias picadas en julianas (a lo largo) y posteriormente en cuadritos, de la misma forma 2 ramas de apio. Así como salchicha igualmente picada.

En una olla vierte 2 cucharadas de aceite de olivo y las cebollas previamente picadas, mueve constantemente hasta que las cebollas luzcan traslúcidas, agrega un ajo finamente picado.

Vierte el apio, zanahoria, salchicha y una cucharada de paprika, revuelve todo para que se guise en el aceite por alrededor 10 min.Seguido de esto, vierte una lata de tomates picados o ‘diced/crushed tomatos’ como les dicen aquí, y un bote de caldo de pollo o ‘chicken stock’ (yo usaría puré de tomate echo en casa y caldo de pollo natural, echo en casa).

Posteriormente viertes las lentejas crudas (yo las pondría a cocer previamente aunque sea unos 15 minutos para suavizar y que el resto de los ingredientes no se sobre cuezan), junto con 2 hojas de laurel frescas, pimienta negra al gusto y 3/4 de taza de vino blanco, deja cocinar por una hora a fuego medio bajo o hasta que las lentejas estén suaves. Sazona con sal  minutos antes de apagar el fuego. Al servirlas, espolvorea queso parmesano en cada plato al gusto del comensal.

¡Disfruta!

¿Cómo Contribuye la Población Mexicana en la Economía Estadounidense?

Estamos acostumbrados a leer o escuchar mucho sobre la contribución que realizamos los mexicanos que vivimos en los Estados Unidos a la economía de México. Siempre se habla sobre cómo las remesas que son enviadas por paisanos influyen en la economía de nuestro país. 

Photo by Ashley Byrd on Unsplash

Tan solo en el año 2020, según informó el Banco de México, se enviaron más de 40,000 millones de dólares en remesas lo que constituye aproximadamente en un 3.8% del PIB, pero no nos enteramos con frecuencia de cómo la población migrante mexicana contribuye en la economía estadounidense.

Para dimensionar el impacto que tiene la población mexicana en la economía estadounidense tendremos que entender un poco de la historia de esta vieja relación que existe entre los migrantes mexicanos y el país que nos acoge desde hace años.

Todo nos lleva a las dos guerras mundiales, donde Estados Unidos tomó parte activa de esas batallas y sufrió un desabastecimiento de obreros en industrias, construcciones, y campo. Vamos a remontarnos a las primeras décadas del siglo XX. Para esas fechas, cerca de 16,000 mexicanos ya eran la fuerza laboral principal (60%) en el muy innovador sector de las ferrovías, solo por tomar un ejemplo.

El programa más ambicioso de trabajadores visitantes fue el llamado “Programa Bracero”, que se da entre 1943 y 1964. Este extenso programa atrajo a cerca de 2 millones de trabajadores temporales mexicanos a los cultivos de 30 estados de la unión americana. 

Es de suma importancia entender que de no ser por este tipo de programas los Estados Unidos, con su falta de personas capaces de trabajar en los sectores primarios de la economía se pudieron llegar a enfrentar a una de las crisis económicas-alimentarias de su época. Nosotros ya sabemos que existen diferencias sustanciales entre los niveles de vida de los distintos países, esto a su vez contrajo las masivas deportaciones a lo largo de los años.

¿Qué hay de la actualidad?

Lo anterior solo es parte de la historia del fenómeno de la migración mexicana, sin embargo actualmente cerca de 36 millones de mexicanos y personas de origen mexicano viven en los Estados Unidos. Veamos a futuro casi la mitad de los latinos nacidos en Estados Unidos tiene menos de 18 años, en comparación a solo el 20% de los estadounidenses no hispanos de raza blanca son menores de 18.

Photo by Yayas Film on Unsplash

Esto nos quiere decir que los esfuerzos para solventar las demandas del mercado se van a dirigir al grupo población más reciente debido a que se tienen que diseñar estrategias de marketing y publicidad. En resumen el poder de los latinos irá cada vez más en aumento gracias al ritmo de crecimiento del PIB.

Los mexicanos son el grupo hispano más grande del país y algunos informes estiman que los mexicanos y los mexicanos estadounidenses tienen el poder adquisitivo de cerca de $881.000 millones o el 57.2% de la capacidad adquisitiva de la población latina.

No olvidemos la presencia de los mexicanos en las industrias. Sabemos por la historia, que dentro del sector hispano, los mexicanos se han destacado por su capacidad para desenvolverse en la industria agrícola, pero que cerca el 30% de la población que trabaja en ese sector es de origen mexicano.

Según el periódico Milenio, casi el 25% de negocios de construcción pertenece a los mexicanos y a los servicios de profesionales les pertenece el 22% aproximadamente. Para el 2026 se estima que esta cifra incrementará en un 11% en el sector de la construcción, lo cual es una cifra significativa en lo que concierne a las ocupaciones de los Estados Unidos.

Esto nos quiere decir que existe una buena cantidad de personas en diferentes sectores económicos de origen mexicano que están generando dinero y que además están posibilitando a la siguiente generación acceder a mejores opciones de empleo y contar con una mayor posibilidad de consumir más productos y servicios.

La migración se volvió parte fundamental a la hora de solventar y llenar esos espacios y vacantes laborales de la pirámide población en específico donde la cantidad de adultos estadounidenses mayores de 55 años aumentara cerca del 50% más que el año anterior. 

Si de pronto desaparecemos a todos los migrantes, los Estados Unidos no podría con una base de contribuyentes reducida por la enorme cantidad de personas migrantes que de pronto ya no estarían disponibles para realizar esas contribuciones que afectan el día a día. Estaría en riesgo cuestiones (no solo la jubilación) de programas sociales con los que cuentan, como es el caso de la seguridad social o los diferentes programas de medicina.

Si lo ponemos en contexto nos vamos a dar cuenta que los mexicanos representan un muy buen porcentaje de personas que no solo se dedica a trabajar en “x” o “y” sectores, sino que contribuyen a los gravámenes de ese país con el motivo de obtener la mayor cantidad de beneficios por parte del Estado Norteamericano. Además de eso, son en buena parte productores de productos y servicios que comúnmente podemos llegar a dar por sentado, y que si de pronto dejara de realizarlo, nos encontraríamos en una situación netamente problemática.

Aún y con las pretenciosas leyes anti-migración, lo que hay que entender es que los Estados Unidos crearon una simbiosis con los mexicanos y las personas de origen mexicano, como lo mencionamos anteriormente, no solo por ámbito de la producción, sino, porque los jóvenes serán el nuevo mercado al cual tendrán que abordar las empresas nacientes o ya consolidadas; sin dejar de olvidar que la mejor forma para generar una mayor cantidad de empleo no se encuentra en los programas sociales, sino en que los países sean capaces de eliminar buena parte de la burocracia que impide legalizar a personas que solo emigran por tener una vida mejor y que en general son necesarias para aumentar el poder adquisitivo de una persona. 

Es decir, mientras más seas capaz de solventar las demandas del mercado es mucho más probable que puedas volverte parte de ese círculo virtuoso donde a mayor consumo, más producción y entonces existirá una mayor cantidad de empleo.

Los primeros mexicanos en emigrar entendieron la importancia de adaptarse a las exigencias, es por eso que a la fecha forman una parte muy importante de una de las economías más grandes del mundo. 

Mi ‘Toddler’ Hispano-Americano y Bilingüe

Llevo alrededor de 6 años viviendo en Texas, y hace 2 años y medio, tuve mi primer hijo.

Yo trabajo y no puedo cuidar de él, entonces conseguí a una persona que me lo cuida en su casa, esta persona cuida a otro niño y a 2 de sus nietos, en total está cuidando a 4.

Es muy curioso porque cuando lleve a mi hijo al pediatra a la revisión anual me comenta la pediatra que ya debería de estar hablando como 10 apalabras aproximadamente, mismas que a la edad de 2 años yo no decía.

Otra amiga me comenta que cuando son bilingües y varones se tardan aún más tiempo en hablar.

Es curioso porque en casa le hablamos español todo el tiempo, pero he notado que cuando viene de la casa de Kendy (la señora que me lo cuida) empieza a decir palabras, pero en ingles, lo cual es comprensible porque sus hijos y nietos hablan en ingles a pesar de venir de familias de origen hispano.

Me da curiosidad que en Texas (y quizás en el resto del país) para los 2 años de edad ya deben de estarse comunicando con palabras básicas, cuando a mí me tomo alrededor de 3 años (si no es que poco más) en poderme expresar con palabras básicas.

Ahora que mi hijo comienza a decir palabras básicas (en ingles) pronunciadas como puede y que pongo mucha atención en lo que me trata de decir, es cuando caigo en cuenta que en México (o por lo menos en mi experiencia) tardamos más en hablar porque el Español es un idioma más complejo.

Por ello quizás es que los pediatras en EUA (por lo menos en Texas) exigen que se hable a una edad aún más corta.

Yo todo el tiempo le hablo en español porque no quiero que se olvide de la lengua materna, pero ya a su corta edad, aunque me entiende, trata de responderme en ingles.

Haciendo mi análisis de como es eso posible es porque está expuesto al inglés 8 horas diarias y conmigo al español solo 2 horas diarias y fines de semana.

Aunque me esfuerce por decirle las palabras en español, él aún no las puede emitir, ya que contienen más sílabas que incluso el inglés. Perfecto lo entiendo.

A continuación listo unas palabras que él usa comúnmente, para ejemplificar:

Como él la pronuncia InglésEspañol
shushoezapato
apoapplemanzana
yujuicejugo
pipeepipi
sosockscalcetas
tekiuthank yougracias
gogovamonos

Lo que veo, es que en su mayoría las palabras en ingles que él sabe pronunciar es de 1 a 2 sílabas (sin acento fuerte), cuando en español esas palabras son de 2 a 3 sílabas con emisiones fuertes (muy marcadas) de voz.

Me queda claro que le tengo que reforzar el español, para que no lo deje. Por el inglés no me preocupo, puesto que en la escuela, fuera de casa, donde se pare, aprenderá inglés.

Es de suponer que el aprender Español (u alguna otra lengua) es más complicado que aprender el inglés.

Yo les animo, a quienes estén en una situación similar a la mía, que ayuden a sus pequeños a reafirmar el español, ya que ahorita quizás no lo ven, pero a futuro les abrirá grandes oportunidades de empleo en este gran país, en el país de la oportunidad. 

¡Tomemos oportunidad de ello!

Día de las Madres: ¿Qué Hacemos los Mexicanos en Estados Unidos para Celebrarlo?

El día de las madres es una de las fechas más celebradas alrededor del mundo, y en Estados Unidos no es la excepción, la única diferencia es que el día de las madres en México se celebra el 10 de mayo y en Estados Unidos es el segundo domingo de mayo.

Todo comenzó hace un poco más de cien años, en 1909, cuando Ana Jarvis, una estadounidense del estado de Virginia del Oeste, inició una lucha para que todas las madres trabajadoras que aportaban económicamente a su casa tuvieran mejores condiciones laborales y de salud, pero su lucha no tuvo frutos hasta que en 1914 el presidente Woodrow Wilson retomó esta lucha e hizo oficial el día de las madres, pero no con el enfoque inicial sino con una visión de celebrar a todas las madres del país.

El día de las madres en México no se celebró hasta 1922, que el periodista Rafael Alducín empezó a organizar el movimiento. Él solicitó apoyo a la iglesia católica, José Vasconcelos, y diferentes sectores del país. Gracias a él, a su movimiento, y a todas las personas que lo apoyaron, a partir de ese año se comenzó a celebrar el día de las madres en México, de hecho, este fue el primer país que comenzó con esta celebración en toda América Latina. El 10 de Mayo fue el día que se nombró como día de las madres y desde ese entonces lo celebramos todos los mexicanos.

Pero ¿cómo se da la fusión cultural entre las tradiciones Mexicanas de todos los que vivimos en Estados Unidos, y las mismas tradiciones de este?

Para empezar, que el día sea diferente en ambos países puede llegar a causar un pequeño shock entre los que vivimos en el país, pero fuimos criados con tradiciones Mexicanas. Se podría pensar que cambiar el día no es mucho problema si festejamos lo mismo y durante el mismo mes, pero la realidad es que existe un gran arraigo a la fecha, y ni el cambio de país ni de costumbres nos lo puede quitar. Aunque puede ser más conveniente celebrar a las madres un domingo donde la mayoría descansamos, no se siente el mismo sentimiento de pertenencia entre una fecha y otra.

¿Entonces cómo celebramos los compatriotas que vivimos el sueño americano?

Las personas somos seres de costumbres y es difícil que solo por haber cambiado de país cambiemos todas nuestras costumbre; además hay que tomar en cuenta que la mayoría de las madres de las que somos la primera o la segunda generación viviendo en Estados Unidos, o viven en México, o aunque vivan en el país siempre han celebrado el 10 Mayo. El estar ubicados en un lugar distinto no cambia la tradición. El segundo domingo de Mayo solo es otro día más, tal vez este año que el día cae en 9 en lugar de 10 podamos celebrar a la par de nuestros vecinos gringos, solo por la conveniencia de que es un día de descanso.

A los mexicanos nos gusta celebrar, hacer fiesta, y conmemorar el día. El celebrar el día de las madres en México no es solo esa parte materialista donde le compras unos bonitos aretes y le mandas una tarjeta sin visitarla o apapacharla. El día de las madres a los mexicanos, comparado con los gringos, nos gusta celebrarlo en grande como todo. Organizamos comidas familiares, o llevamos a mamá a comer, se reúne la familia, y si se puede, hasta le llevamos mariachi.

Como en todo hay dos caras de la moneda y muchos de los inmigrantes simplemente no pueden festejar ese día porque tienen años sin ver a su madre que está en México. Realizar un viaje al país natal es complicado para una visita tan corta, sin embargo aunque no celebren en persona, la llamada y el recuerdo siempre lo tendrán el 10 de Mayo.

Al final del día no importa el país en el que estén tú o tu madre si no el amor y los recuerdos que tienes con ella.

El Día del Trabajo y los Mexicanos que Viven en USA

Una de las cosas más interesantes en la vida cotidiana, es el trabajo, empleo, o como tu prefieras decirle. El primero de mayo de todos los años se celebra internacionalmente el día del trabajo y por lo menos en México, la mayoría de los que tienen un empleo no laboran.

Pero, ¿por qué se celebra? ¿hay algo especial que recordar por ese día o por esa acción en específico?

Bueno lo cierto es que la historia nos lleva a las huelgas laborales en el país vecino del norte de México, sí, efectivamente los Estados Unidos de América. Las primeras huelgas se dan al filo de la revolución industrial a lo largo del siglo XIX en la ciudad de los vientos, es decir, en Chicago, que para ese momento era la segunda ciudad más grande del vecino americano.

En general, se buscó establecer leyes y reglas que evitaran el agotamiento excesivo y la explotación por parte de los dueños de las fábricas, industrias y diversas empresas que existían en su momento. Una de las cosas más emblemáticas es la jornada laboral de 8 horas, 8 horas de ocio y 8 horas de descanso, ya que anteriormente las jornadas laborales podrían llegar a ser de más de 18 horas.

Buena parte de este discurso nos muestra la importancia de las personas en la creación de la riqueza, es decir el trabajo que realizamos todos los días para obtener dinero y comprarnos cosas que satisfacen nuestras necesidades.

El primero de mayo no es un día de descanso en Estados Unidos, por lo cual, la mayoría (o sino es que todas las personas con empleo están trabajando) muchos se preguntan ¿por qué esto es así? Es un día que se celebra a nivel internacional y a nivel nacional en México (y como siempre el país vecino llevándole la contraria a todo el mundo), es una costumbre que los que hemos vivido ahí tenemos arraigada, no es como que lo celebremos en grande como un 15 de septiembre, pero siempre se recuerda el día con un poco de nostalgia, y recuerdos de convivencia con la familia ya que todos se encontraban descansando.

En el caso del país de los gringos esto no es así, en su lugar se celebra el “Labor day” el primer lunes de septiembre, donde escuelas, bancos, oficinas gubernamentales, y distintos comercios se encuentran cerrados.

Los mexicanos que vivimos en el país vecino y tenemos la suerte de tener ese día festivo celebramos realizando picnics, carnes asadas, reuniéndonos con la familia, o simplemente descansando en casa, ya que, es un día feriado, donde curiosamente se descansa para celebrar el acto de trabajar.

Aunque muchos tienen la ventaja de descansar y reunirse con sus familiares en “labor day” muchos otros no corren con la misma suerte pues sus empleadores no les dan el día. En Estados Unidos no existen leyes federales que exijan a los empleadores otorgar a los empleados días festivos pagados, o pagarles a los que trabajan esos días una compensación adicional, por lo que para muchos de nuestros paisanos tanto el 01 de mayo, como el primer sábado de septiembre es solo un día más, donde tienen que laborar.

No hay que olvidar que el día del trabajo, si bien es un día en el cual la mayoría de nosotros nos encontramos descansando o realizando actividades recreativas, estamos en este momento y en este lugar debido a que en la historia personas decidieron salir a luchar por sus derechos.

Empezando Mi Propio Sueño Americano

Mexicana de nacimiento en la capital del país, antes llamado Distrito Federal (DF) hoy Ciudad de México. Culturalmente en mi generación (1980’s). Durante mi adolescencia escuchaba que había una gran nación ‘superior’ a la nuestra. Se decía en la escuela, en la familia, incluso en la convivencia con las amistades y en fiestas. No se hablaba de la superioridad como tal, pero por las expresiones lo captaba, era como una comunicación subliminal. Por supuesto había personas que iban en contra de esas ideologías, siempre defendiendo nuestras raíces, nuestra tierra, nuestra cultura. Sin embargo, pocos eran.

En aquel tiempo yo ignoraba un poco de geografía cultural, en la escuela me habían enseñado los estados y capitales de México y también las capitales de los países ‘mas importantes’. Sin embargo, los profesores raramente hablaban de la cultura en diferentes localidades, incluso de nuestras localidades vecinas y ni qué decir de los estados contiguos.

La familia de mi papá reside en Ciudad de México y la de mi mamá se esparció entre Querétaro, Guanajuato y San Luis Potosí. Cada que eran vacaciones (o veranos, como les dicen aquí en USA) me trasladaba para esos estados. Para mí era lo mas parecido a lo que se le conoce como diversidad cultural, o el termino ser foráneo, coloquialmente conocido como ‘Tu no eres de aquí’.

Observaba las diferencias en aquellos estados y cabe mencionar, son estados vecinos, pegados unos con otros y aun así me sentía como estar lejos de donde pertenecía. Comparaba cada comportamiento, comida, expresión, cuidados, y maneras de abordar las situaciones que se presentaban. Unas me parecían agradables, otras desagradables, otras muchas mas curiosas e incluso divertidas, sin embargo, después de algunos días añoraba regresar a mi casa, a mi lugar de pertenencia. Me gustaba mucho viajar y conocer nuevas formas de vida, ya que siempre regresaba con un aprendizaje de ‘lo que hay allá afuera’, pero lo que mas me confortaba era saber que regresaría a donde pertenecía o, dicho coloquialmente’, de donde yo era’.

Y pensándolo bien, no solamente cuando viajaba me sentía foránea. Incluso dentro de mi ciudad también, cuando me cambiaba de colegio, mis padres me cambiaron muchas veces de primaria y secundaria (lo que aquí en USA se conoce como elementary y middle school) y al llegar por primera vez (o muchas primeras veces) yo era la nueva, la que no es de aquí, la que empieza un nuevo trayecto. Todo para mí siempre fue adaptarme al cambio, lo que me generaba mucho estrés, por las nuevas cosas que acontecerían, y mi carácter introvertido.

Volviendo al tema principal, siempre que me topaba con el tema de USA, tenia implícito el engrandecimiento de lo que significaba ese país. Desde muy temprana edad algunas compañeras de escuela presumían el haber ido en vacaciones a Walt Disney en Florida, o el simple hecho de haber visitado a sus familiares de allá. Cosas tan cotidianas como ‘mis tenis que me trajeron de Estados Unidos’, o el ‘comí una hamburguesa’ otra vez como en Estados Unidos. Tanto era el presumir o hablar algo acerca de allá que culturalmente lo adoptabas como algo superior, era ya tan normalizado.

Al pasar los años, yo entrando a la educación de nivel Medio Superior (conocido en USA como High School) debido a la situación económica por la que cruzaba mi país, mis padres sin haber terminado sus estudios y yo en colegios particulares, mi mama se queda sin trabajo, es ahí donde decide migrar a los Estados Unidos, sola, sin papeles y con la esperanza de construir un futuro para mi. Un sueño americano. Es ahí donde quizás iniciaría mas tarde mi nueva historia…

5 Formas en que El Tequila es Bueno Para Nosotros y el Medio Ambiente

Hace unas semanas, cuando estaba buscando información sobre el tequila de Kendall Jenner, me tope con algunos datos que me parecieron divertidos. ¿Sabían que el tequila no es solo una fiesta en una botella, si no que también es (según algunos estudios) bueno para el cuerpo humano y para nuestro planeta?  Así que siéntanse un poquito mejor sobre su próxima fiesta, después de la pandemia claro, al aprender todas las formas en las cuales el tequila es bueno para ti y para el medio ambiente. 

Photo by Joe Pilié on Unsplash 

El tequila es bueno para los huesos

El tequila ha inspirado una buena cantidad de hazañas que no han terminado del todo bien, pero esa sensación de destreza física que obtienes debido a la bondad del agave podría no estar solo en tu cabeza. Un estudio encontró que los fructanos, que abundan en las plantas de agave, ayudaron a los ratones de laboratorio a generar osteocalcina. Esta proteína ayuda a los huesos a absorber componentes críticos como el calcio. Beber lo suficiente (dentro de lo razonable, por supuesto) podría convertirlos en un superhéroe impulsado solo por alcohol. 

El agave se puede reciclar para crear piezas de automóvil

Desperdiciar las pencas de agave es terrible, incluso si encuentras formas de reutilizar tus botellas de tequila vacías, la producción de tequila produce una gran cantidad de desechos en forma de piñas de agave que ya han sido succionadas de su jugo. Pero al parecer en el 2016 o 2017 dos grandes empresas, Ford y José Cuervo, establecieron un trato para  reutilizar esas piñas desechadas como piezas de automóviles. Es, en mi opinión, la mejor y única forma en la que el tequila y los autos deben mezclarse.

El jarabe de agave es un sustituto saludable para el azúcar

El agave ha brindado muchos regalos al mundo del alcohol, dos de nuestros licores favoritos por ejemplo. Pero no solo para eso sirve, el agave también se usa para hacer jarabe de agave el cual es una alternativa saludable al azúcar blanco. El jarabe de agave es más dulce que otros azúcares, por lo que solo un poco sirve para mucho. Úsenlo en una margarita o hasta en un café.

El tequila puede ayudarte a perder peso

Si creen que todos se ven mejor después de una ronda de tequila, puede que no sea el alcohol el que los esté haciendo alucinar. Aparentemente el tequila en realidad puede ayudarnos a perder peso.  Pero antes de acabarse la botella deben saber que los efectos no son inmediatos. Aun así un estudio realizado por la American Chemical Society encontró que las agavinas, azúcares que se encuentran en las plantas de agave, ayudan a reducir el azúcar en la sangre y suprimen el apetito (en ratones, al menos). Las agavinas también ayudaron a los ratones a producir insulina, lo que llevó a el ACS a sugerir que podrían ser una excelente alternativa al azúcar para los diabéticos.

El tequila podría ayudar a las plantas a sobrevivir al calentamiento global

Las plantas de agave pueden sobrevivir en condiciones increíblemente difíciles, desde desiertos áridos hasta acantilados rocosos, gracias a su composición genética. Según un estudio publicado en la revista Nature Plants, las plantas de agave abren sus poros por la noche para evitar deshidratarse bajo el duro sol mexicano, pero esta fotosíntesis nocturna también hace que absorban menos dióxido de carbono. Los científicos esperan cosechar los genes responsables de este fenómeno nocturno y aplicarlos a otras plantas para que puedan adaptarse a nuestro planeta cada vez más cálido. 

Las Nenis Salvando la Economia

Hace exactamente un año escribí un artículo dando tips de cómo ahorrar dinero durante la pandemia. No había pasado ni un mes de haberse declarado la cuarentena cuando para todos fue muy obvio que nuestras finanzas se iban a ver afectadas por el coronavirus. Millones de personas tanto en México como en Estados Unidos perdieron su trabajo. Pero un grupo se vio especialmente afectado por estas pérdidas de empleo, las mujeres.

Photo by Icons8 Team on Unsplash

En los Estados Unidos el 80% de 1.1 millones de personas que perdieron su trabajo debido al coronavirus, fueron mujeres. En diciembre, las mujeres representaban todas las pérdidas netas de empleo, mientras que los hombres lograron algunos aumentos. Y en la actualidad, el desempleo de las mujeres se mantiene en 1.9 puntos porcentuales por encima del nivel pre pandémico. Mientras que en México, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística, cerca de 1.3 millones de mujeres perdieron su empleo tras la llegada del covid-19.

Pero como ya lo he mencionado en otras ocasiones, si hay algo que tiene la mujer mexicana en cualquier lado de la frontera que se encuentre es resiliencia. La mujer mexicana no se deja vencer por las circunstancias y de una o otra manera sale adelante por ella y por su familia. Por eso no es una sorpresa que al verse atrapadas por la falta de oportunidades y la necesidad, muchas mujeres decidieron emprender un nuevo camino y establecer sus propios negocios.

Credit: @neko_katz

Vendiendo comida, ropa, cosméticos y hasta manualidades, estas mujeres han logrado sacar adelante a sus familias y a la vez están apoyando la economía de sus respectivos países durante una pandemia que nos dejó a muchos en una situación muy difícil económicamente. Lo mejor de todo es la innovadora manera en la cual están impulsando sus pequeños negocios, utilizando las redes sociales. Este año que acaba de pasar nos hizo ver lo importante que es la tecnología para nuestro futuro financiero, y mientras muchas grandes compañías tuvieron dificultades para adaptarse a la nueva normalidad virtual, estas empresarias vieron este sistema como una oportunidad para ofrecer sus servicios a muchas personas de una manera eficiente y económica. Lo hacen de una forma muy sencilla, escogen un punto de entrega o fijan una zona de repartición y después anuncian sus productos vía Marketplace, WhatsApp, Instagram etc.

Estas mujeres se volvieron virales recientemente ya que un grupo de personas decidieron burlarse de ellas en redes sociales. Las apodaron “nenis” y subieron post como el siguiente con la intención de avergonzarlas.

Pero lo que comenzó como una burla clasista y misógina, en los últimos días ha tenido una revalorización y es usado para hacer referencia a todas las mujeres que hacen hasta lo imposible para aportar a sus casas y que, en todo sentido, son microemprendedoras.

Las redes sociales rápidamente se alzaron en defensa de las nenis con comentarios como “prefiero ser neni que nini”, y tweets como este:

Las nenis, con su manera afectiva de referirse a sus clientes y su eficiencia en las redes sociales, se han vuelto toda una sensación y con justa razón. Son un ejemplo de constancia y de que las mujeres mexicanas son buenas para resolver problemas, todas unas empresarias.