Como Nació mi Amor a la Virgen de Guadalupe

El doce de diciembre celebramos el día de la Virgen de Guadalupe, es un día de fiesta en el que veneramos a la patrona de todos los Mexicanos. La mayoría de nosotros conocemos la historia de Juan Diego y las apariciones de la Virgen María, es algo con lo que crecimos y lo cual marcó nuestra fe. No hay muchos que no tenga una imagen de la virgen en su casa. Es tanto su poder que hasta aquellos que no son muy religiosos le tienen un amor ciego a nuestra morenita. ¿Pero cómo educamos a las nuevas generaciones? ¿Como inculcamos en ellos el amor por nuestra señora de Guadalupe? ¿Como enseñarlos a tener fe pese a todo lo que la vida les puede mandar? 

Quisiera decir que leyendo la Biblia los niños van a despertar un día creyendo ciegamente en los designios de Dios pero no es así. Traté de buscar en mil páginas cómo educar a los niños sobre lo que es ser católico y tener fe en la virgen de Guadalupe, pero nada sonaba convincente. Fue entonces que me puse a pensar en cómo fue que yo, y muchos de ustedes quizá, aprendí sobre mi religión y cómo fue que mi amor hacia algo tan inexplicable como la virgen surgió. 

Photo by ehenriquezlc on Unsplash

Desde muy pequeña fue muy aparente para mí que mi familia tenía esta creencia. Mi mamá tenía altares a San Judas Tadeo, con alrededor de cuatro estatuas diferentes de todos tamaños, en la entrada de la casa había un cuadro de la virgen y sobre la puerta un crucifijo. Pero no fue sólo ver estas imágenes que me enseñó lo que es ser católica si no el hecho de ver a mi mamá pedirle con tanta fe a quienes ignorantemente yo llamaba monos. Mi mamá no nos obligaba a ir a la iglesia todos los domingos pero si en fechas especiales, también asistíamos a todas las bodas, quinceañeras, funerales y demás. Cada nochebuena se acostaba al niño dios y se rezaba el santo rosario no solo en nuestra casa pero en la de todas las vecinas. Con el tiempo mis hermanos y yo aprendimos a orar como nadie, en ocasiones señoras se acercaban a mi mamá para decirle lo sorprendidas que estaban de lo bien que sabíamos rezar. 

Photo by wolfgang122 on Pixabay 

Tal como aprendemos nuestro primer idioma el aprender de nuestra fe empieza por la imitación a nuestros padres o personas cercanas a nosotros. Con cómo vamos creciendo y entendiendo el significado de lo que estamos diciendo crece ese amor y lealtad a Dios. Aún recuerdo cuáles fueron las palabras que me hicieron creer y confiar en la virgen de Guadalupe. Fue en uno de los rosarios que rezabamos en nochebuena cuando por fin entendí o por fin me llegaron las palabras al repetir “Dios te salve Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra” y “Ea pues, señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos.” En ese momento pensé María no es sólo madre de Jesús, también es madre nuestra, ella es esperanza y misericordia ella ve por nosotros porque nos ama a pesar de todo. 

Se que posiblemente muchos de ustedes pensaran que no es tan fácil como lo hago ver y que sus hijos no responderían así. Y no, no es fácil se requiere de mucha paciencia es algo que va a tomar años, pero se empieza con pequeños pasos por ejemplo rezar con ellos todas las noches o comprarles su propia imagen de la virgen y decirles que ella los cuida. Este 12 de diciembre pueden aprovechar para llevarlos a una de las celebraciones a la virgen o mostrarles los programas referentes a esta festividad que salen cada año en la televisión. Ahora en día también existen libros para niños sobre la virgen y otros santos al igual que vídeos en YouTube, es más hay una película animada pronta a salir basada en las apariciones de la virgen a Juan Diego llamada Tepeyac. Somos un pueblo unido en la fe y espero que siga siendo así, no se den por vencidos y enseñemosle a nuestros niños del gran amor que nos tiene nuestra virgencita de Guadalupe ahora en día hay muchas formas de hacerlo el punto es encontrar lo que más les acomode.

Y, ustedes, ¿Cómo recuerdan la celebración a la Virgen de Guadalupe?

6 Deliciosas Bebidas para esta Época de Invierno

Con la llegada del otoño y consecuentemente el invierno uno busca el calor que nos traen nuestros platillos festivos favoritos, y nada es más cálido que una buena bebida para sentirse reconfortado. Ahora en día, en cuanto caen las hojas todos corremos a Starbucks por sus ya famosos “holiday drinks.” ¿Pero qué hay de las bebidas más tradicionales? Por suerte para nosotros que somos Mexicanos y Estadounidenses tenemos mucho de donde escoger, entre el champurrado, eggnog, ponche navideño, y apple cider la opciones son vastas. Algo interesante que encontré en mi búsqueda de recetas tradicionales, es que la mayoría de las recetas americanas contenían alcohol mientras que las mexicanas estaban hechas con maíz y cacao no sé a que se deba pero lo que es cierto es que hay de donde escoger, dependiendo de tus días festivos y tu tipo de fiestas.

Ponche Navideño

El ponche navideño consiste de varias frutas de temporada cocidas en agua, canela, y piloncillo. Varia de region en region, en algunas partes de México se le agrega caña mientras en algunas otras jamaica y tamarindo. Es una bebida que se sirve caliente y le puedes agregar alcohol o dejarla como es para los más pequeños. Suele tener un hermoso color rojo que lo hace ver muy festivo y se sirve con trozos de frutas. 

Photo by Amanda Vick on Unsplash

Apple Cider

Apple cider es una bebida con base de manzanas a la cual se le agrega canela, jengibre, y clavos de olor. Es de esas bebidas que dejas sobre la estufa por ocho horas o más y suela aromatizar toda tu casa. Similar a el ponche se sirve caliente y se le puede agregar alcohol, la diferencia es que mientra el ponche lo tomas con los trozos de frutas incluidos el apple cider lo pasas por un colador antes de beberlo. 

Champurrado 

Voy a admitir que el champurrado no es mi bebida favorita pero el aroma a piloncillo, canela, y clavos de olor te llena de calidez en los días fríos. Es elaborado con maíz y cacao y suele ser una bebida muy espesa y llenadora, por lo cual es conveniente para aquellos que salen de su casa muy temprano a trabajar. La leche evaporada le agrega una dulzura y cremosidad muy agradable al paladar.   

Photo by Stocksnap on Pixabay

Eggnog

Ya que estamos en temas de bebidas cremosas es imposible dejar de mencionar el eggnog. El eggnog es en mi opinión la bebida navideña más popular en Estado Unidos. Es elaborada con huevos, leche, crema para batir, azúcar, nuez moscada y en ocasiones si así lo prefieren con bourbon o whiskey americano. Puede ser servida fría o caliente y puede ser agregada a otras bebidas como café o té.  

Photo by RitaE on Pixabay

Tascalate 

En mi búsqueda encontré varias recetas que no conocía, una de ellas fue el tascalate. El tascalate es una bebida otoñal muy popular en el sur del país ya que es proveniente del estado de Chiapas. Consiste de tortilla tostada y molida, cacao, canela, semilla de  achiote, piloncillo, azúcar, agua, y leche. La podrias servir caliente pero comunmente se bebe fria sobre hielo o como frappe. Esta es una buena opción para aquellos que viven en lugares donde la temporada de invierno no es fría. 

Photo by Yeh Xintong on Unsplash

Wassail 

El tascalate no fue mi única sorpresa, en Estados Unidos existe algo llamado wassail. Aparentemente es una bebida tradicional que solía ser incluida cuando la gente salía a cantar villancicos por el vecindario. Es un ponche que incorpora apple cider, jugo de naranja, piña, y limón, al igual que varias especies aromáticas. Para aquellos que les gusta tener opciones de alcohol, pueden encontrar recetas con jerez, ron, brandy, y hasta con cerveza.    

Photo by Victoria Shes on Unsplash

Así que antes de ir por su chestnut praline latte o su peppermint mocha denle una oportunidad a una de estas vigorizantes y festivas bebidas. Mexicanas o Americanas tenemos mucho de donde escoger. Cheers!

Cómo celebrar un Thanksgiving muy a la Mexicana

En unos días se festejará unos de mis días festivos favoritos, el Thanksgiving o Día de Acción de Gracias. El dia de accion de gracias se lleva a cabo el cuarto jueves del mes de noviembre y, entre muchas otras cosas, se celebra con una cena que tradicionalmente consiste de: pavo, relleno (stuffing), puré de papa, gravy, ejotes, elotes, salsa de arándanos y el ya famoso pay de calabaza como postre. Y aunque disfrutamos de estos platillos clásicos, somos Mexicanos y está en nuestra sangre agregar nuestro toque personal a esta celebración. A continuación les comparto una lista de las comidas que mi familia integra a nuestra cena de Thanksgiving y que ustedes pueden también integrar a su cena para hacerla más mexicana, así como una tradición que nos entretiene mucho más que ver el fútbol americano.   

Arroz

El arroz nunca puede faltar en esta familia y en este día menos. Es una comida no muy difícil de hacer y le puedes dar de comer a muchos con una olla de arroz rojo, el único problema es que todos solemos pensar que el arroz de nuestra mamá es el mejor arroz. Suerte a aquellos que se atrevan a hacer este platillo porque uno que otro se va a quejar.

Image by Isnt_optional from Pixabay

Salsa

Las salsas son una necesidad, porque la verdad aunque todo lo tradicional sabe muy rico, le falta sazón. Aparte, ya estamos tan acostumbrados a el chile que ni cómo evitarlo. En mi casa normalmente hacemos un pico de gallo y una salsa verde, que en mi opinión suele ser la mejor salsa. Y aun así todos tenemos a ese tío al que le tenemos que sacar un chile porque se lo come a mordidas.  

Photo by Luke van Zyl on Unsplash

Tortillas 

Ese mismo tío es el que se sienta y dice que él no come con pan, y ahí entran las tortillas. Si somos honestos el pavo solo es un pollo enorme y si el mole nos lo comemos con tortillas, entonces aquí también aplica. Nosotros preferimos las de harina porque somos del norte pero no se le hace el feo a las de maíz, un buen taco con cualquier tortilla amarra. 

Image by RociH from Pixabay 

Frijoles

Los frijoles son algo de en vez en cuando. No todos los años consumimos frijolitos en este día pero hay veces que mi tía acaba de poner frijoles a cocer la noche anterior y pues nunca se le dice que no a un buen plato de frijoles. Mi preferencia en este día son en bola pero la mayoría de mi familia los prefiere refritos así que no hay nada que hacerle. 

Image by HomeMaker from Pixabay

Aguacate

El aguacate, se podría decir,  es el fruto mexicano más famoso en el mundo y con justa razón. No hay nada que no puedas acompañar con un aguacate o en nuestro caso unos cuatro. Mi mamá siempre a sido fan del aguacate así que por ella siempre tenemos que tener dos o tres aguacates en la mesa, a veces más porque ella se termina uno sola.  

Photo by Kelly Sikkema on Unsplash

Buñuelos

Tengo que admitir que soy la única persona en mi casa a quien le gusta el pay de calabaza y los postres en general. Así que normalmente mi tía compra un pay para mi y dos días antes se pone a hacer buñuelos. Mientras yo me como mi aburrido pay ellos se hacen un café y se ponen a degustar de este crujiente manjar, pero no crean, ya en la noche yo también suelo rematar con uno. 

La Diversion

Una tradición que no muchos, fuera de Estados Unidos, conocen del día de acción de gracias es la del fútbol americano. Todos los años desde 1890 se han llevado a cabo juegos de fútbol americano en thanksgiving, en 1934 se televisó un juego por primera vez convirtiéndolo en una tradición que aún se ve hoy en día. Pero somos Mexicanos, y aunque a algunos de nosotros nos gusta el fútbol americano, la mayoría somos más fanáticos del fútbol normal o el soccer así que no solemos ver la televisión en ese día. Pero hace algunos años comenzamos nuestra propia tradición y en lugar de ver el fútbol nos ponemos a jugar lotería. Sentarnos todos a la mesa con un café a jugar lotería es lo más divertido para esta familia, es un momento para echar chisme y platicar, hay veces que sin darnos cuenta pasamos horas jugando. La verdad creo que este día se ha vuelto uno de mis favoritos por la manera en que lo festejamos en mi casa, por el hecho de que es un día en que no hay pleitos y estamos todos junto sin el estrés que a veces traen otras fechas como la navidad. 

Les deseo que pasen un día de acción de gracias divertido y a gusto con sus seres queridos. Y quisiera saber qué tradiciones y comidas han integrado ustedes a su Thanksgiving. Digannos en los comentarios abajo.

Cómo Aprovechan los Mexicanos el Black Friday

El viernes negro, como se le conoce a el viernes después del día de acción de gracias, se ha vuelto una parte esencial de los días festivos en Estados Unidos. Con descuentos que abarcan desde el veinte al ochenta por ciento, en productos como ropa y electrónicos, es inevitable que todos quieran aprovechar para hacer sus compras navideñas. Pero no son solo los consumidores locales los que esperan con ansias estas ventas, miles de Mexicanos cruzan la frontera desde la mañana de el jueves para ser parte de la locura del ya famoso black friday.

Photo by Justin Lim on Unsplash

Guanajuato, Nuevo León, y Coahuila son algunos de los estado desde donde viajan personas para adquirir sus regalos de navidad entre otras cosas. Para muchos de ellos este día no es solo para ir de compras si no que también aprovechan para tomarse unas pequeñas vacaciones disfrutar de nuevos restaurantes y salir un poco de la cotidianidad de su día a día. Ciertas ciudades suelen ofrecer descuentos en lugares de entretenimiento, como topgolf o pistas de hielo, lo cual puede ser muy atractivo para aquellos que viajan con niños.  

En años anteriores fue calculado que el cuarenta por ciento de las ventas de black friday en ciudades fronterizas fueron hechas por ciudadanos Mexicanos pese a que, según organizadores, la publicidad en México no fue mayor a la que se hizo aquí en Estados Unidos. Pero no son solo los centros comerciales los que se ven beneficiados por la visita de nuestros compatriotas, hoteles, restaurantes, y hasta lugares turísticos ven un aumento en sus ventas durante esos días. En la ciudad de Laredo en Texas cuarenta y cinco hoteles ya están disponibles para recibir a visitantes Mexicanos incluido un bed and breakfast que les da la oportunidad a viajeros de hospedarse en una casa histórica en el centro de esa ciudad. 

¿Pero qué diferencia a los compradores locales de los extranjeros?

Al contrario de los compradores locales, los visitantes vienen con una estrategia preparada y es fácil descifrar quienes son los foráneos. Normalmente, los mexicanos, vienen vestidos bastante cómodos en pants y tenis también suelen traer con ellos un mapa de el centro comercial al igual que una lista de las tiendas a las cuales tienen que llegar. Pero creo que lo que más nos llama la atención son la cantidad de maletas vacías que traen con ellos. Mientras nosotros cargamos nuestras compras de arriba a abajo y aveces hasta se nos llena el auto con todo lo que compramos, ellos suelen regresar a su auto sacar todo de las bolsas y acomodar todo en sus maletas. Algunos ni siquiera regresan a su auto y mejor llevan las maletas con ellos mientras compran. 

Muchos se preguntan porque si en México, desde el 2011, se lleva acabo el buen fin seguimos viendo tan altas ventas de parte de compradores Mexicanos. La respuesta es bastante simple, los descuentos son mayores, lo suficiente para que muchas personas sientan que es más conveniente viajar horas para aprovecharlos. También se ha dicho que los descuentos de el buen fin tienden a dejar a los consumidores sumidos en deudas ya que la mayoría de las ofertas solo ayudan con mejores formas de pago y no son descuentos en realidad. 

Photo by Markus Spiske on Unsplash

Ciudades como McAllen y la ya mencionada Laredo, alientan a compradores Mexicanos a empezar a planear su visita a Estados Unidos a través de comunicados emitidos desde el mes de octubre. La visita de nuestros compatriotas es buena para la economía de nuestra región ¿pero qué significa para los compradores locales? 

Desde hace algunos años, y pese a la molestia de muchos, las ventas del viernes negro se llevan a cabo desde la tarde de el día de acción de gracias. Muchas tiendas abren sus puertas a partir de las cinco de la tarde forzando a trabajadores y consumidores a faltar a las festividades en su hogar o tener que irse temprano. Así que supongo que si queremos aprovechar de estos esperados descuentos mas vale que digamos que no al postre y nos paremos de la mesa, porque recuerden que lo que para nosotros es un día festivo para los visitantes Mexicanos solo son unas horas mas de shopping. 

Añorando las Tradiciones de Día de Muertos en México

El primero y segundo de Noviembre son unas fechas muy importantes para todos los Mexicanos dentro y fuera del país, e incluso se han vuelto una festividad fascinante para personas de otras nacionalidades. Hoy en día todos conocemos de las tradiciones y costumbres que rodean el día de los muertos. Las ofrendas, las visitas a los panteones, desfiles y de mas. Pero creo que todos estaremos de acuerdo que lo más simbólico son los hermosos altares. 

¿Aunque qué tan realista es poner un altar así en tu propia casa?

Los altares nacieron de la unión entre las creencias religiosas europeas y mesoamericanas y son montados para honrar a nuestro familiares que ya han fallecido y, en ciertos lugares públicos como escuelas, a personas ilustres, comúnmente figuras históricas y artistas que han marcado pauta en nuestro país. Para aquellos que nunca han visto uno de estos altares ellos consisten de varias plataformas decoradas con flores de cempasúchil, fotografías de nuestros seres queridos, y ofrendas en formas de alimentos y bebidas, normalmente las cosas favoritas de los difuntos. 

Photo by Casos in Pixabay

Lamentablemente tengo que admitir que para mi esos altares hermosos que vemos en las películas y en la televisión también son una novedad. Y antes de que digan “obviamente porque has vivido toda tu vida en Estados Unidos” no siempre fue así, de hecho viví en Reynosa, Tamaulipas hasta los cinco años y después de eso mi mamá se encargó de que estuviera presente en la mayoría de los días festivos. El día de muertos en mi familia consistía en visitar todos y cada uno de los panteones en los que están enterrados nuestros familiares, pero nunca poníamos altares tan grandiosos como los mencionados. Siendo sincera las únicas veces que veía alteres de esa magnitud era cuando iba a la escuela de mi hermana, nadie tenía altares así en su casa. 

Continue reading