¡Mexicanos orgullosamente bilingües!

Son muchas las investigaciones que se han realizado para estudiar las diferencias que existen en el funcionamiento del cerebro entre una persona bilingüe y otra monolingüe. A pesar de muchas preguntas aún sin respuesta, hay información que asegura que hablar más de una lengua, hace que el cerebro active diferentes áreas neuronales y que aumente la densidad que recubre las conexiones nerviosas.

La persona bilingüe desarrolla una mente flexible y eficiente, con mayor capacidad de atención, concentración, resolución de problemas y de memoria. Quienes investigan sobre los efectos del bilingüismo, aseveran que el cerebro se protege contra el deterioro cognitivo provocado por la edad o por una lesión cerebral. La contraparte, indica que la persona bilingüe es algo más lento al hablar y más proclive a que se atore una palabra cuando va a pronunciarla. Los científicos no han podido afirmar que una persona sea más inteligente que la otra; lo que sabemos es que el utilizar dos lenguas obliga a una serie de procesos mentales extras que modifican el cerebro y proporcionan un entrenamiento mental que acaba por suponer una ventaja para casi cualquier actividad cognitiva. Los científicos aseguran que el crecer en un entorno en el que se usan dos lenguas y se cambia constantemente de una a otra, hace al cerebro más flexible al ambiente y otorga más capacidad de cambio cognitivo.

 La mayoría de las personas no tienen dificultad para comunicarse y pensar en su lengua materna y quizás lleguen a tener cierto conocimiento de un segundo o tercer idioma sin llegar a dominarlo. Existen otras que, o bien porque desde que han nacido han estado en un entorno en el que se hablan dos idiomas, o bien porque han estudiado y practicado un segundo idioma hasta dominarlo por completo, son consideradas bilingües al hablar en un segundo idioma con gran dominio. El bilingüismo es cada vez más habitual, y dada la importancia que tiene en el mundo laboral y de los negocios, los mexicanos que viven en Estados Unidos saben la importancia de hablarle a sus hijos en dos o más idiomas desde que nacen.

Hablar de bilingüismo, implica también adquirir una nueva cultura, un nuevo código que se aprende y se va domando. Así es como el lenguaje verbal se convierte en un elemento integrador de la personalidad del individuo e integrador en la colectividad.

Como mexicanos, sabemos que la clave de una buena comunicación radica en comprender la perspectiva de quien habla, y es precisamente ese posicionamiento lo que ha demostrado que favorece también el multilingüismo.

Existen elementos característicos de las personas bilingües:

  • Función que brindan a cada idioma hablado tanto en el ámbito escolar o laboral como en la interacción personal.
    • ¿Qué idioma utilizan más?
    • ¿Utilizan ambos idiomas en situaciones cotidianas?
  • Alternancia entre los dos idiomas: 
    • Facilidad con la que puede pasar de hablar un idioma a otro.
  • Interferencia entre los dos idiomas: 
    • Tomar palabras del idioma que dominan sin darse cuenta.

Por otro lado, es necesario observar y entender la capacidad de cada persona para hacer uso de cada lengua:

  • Bilingüismo productivo: Capaz tanto de leer y escribir, como de escuchar y hablar en ambos idiomas.
  • Bilingüismo equilibrado: Dominio y eficacia de ambos idiomas por igual.
  • Bilingüismo funcional: Uso real que se le da a cada lengua al comunicarse.

En Estados Unidos, más de 41 millones de personas hablan español como lengua materna (aproximadamente un 13% de la población). Actualmente, el país cuenta con casi 12 millones de hispanohablantes bilingües, convirtiéndolo en el segundo con más hispanohablantes del mundo después de México.

Fuente:

Cummins, Jim. (2002). Lenguaje, poder y pedagogía. Niños y niñas bilingües entre dos fuegos. Madrid Ministerio de Educación.

Deja un comentario