Así Son las Mamás Mexicanas en los Estados Unidos

Por Rocio Monroy

Una de las razones por las que muchas personas deciden emigrar a los Estados Unidos es para buscar una mejor vida y ofrecerle más posibilidades de vida a sus hijos. El problema que se presenta en esta situación es el cambio de cultura y las diferentes formas en que los padres crían a sus hijos. Las leyes estrictas del otro lado de la frontera en algunas ocasiones intimidan a los padres y los previene de educar a sus hijos de la forma que les gustaría.

Source: Unsplash

Pero, ¿qué tan cierto es esto cuando se trata de las madres mexicanas?

Las madres mexicanas tienen su forma particular de educar a sus hijos y muchas de ellas prefieren ser madres estrictas y mantener a la raya a sus hijos que ser madres buena onda porque para los mexicanos esas ondas no van, ya que las madres mexicanas tienes reglas para evitar que les pase malo a sus hijos, como por ejemplo:

Pijamadas

Source: Unsplash

Casi en la mayoría de los hogares mexicanos se prohíben las pijamadas, y una de las razones es porque en cierta forma las madres mexicanas no confían en otros padres, especialmente si la pijamada es en un lugar donde hay muchos hombres. Aunque en realidad, no nos podemos sorprender de que exista esta regla, ya que se han reportado muchos casos de abuso sexual en estas dichosas pijamadas. Y las madres mexicanas prefieren prevenir que lamentar.

Salir sin Pedir Permiso

Source: Unsplash

En los programas de televisión estadounidenses vemos a los protagonistas ir y venir de sus casas sin pedir permiso y las figuras maternas no son vistas muy a menudo. No obstante, en los hogares mexicanos, este no es el caso. A las madres mexicanas no se les escapa nada. Las madres mexicanas no solo demandan que sus hijos pidan permiso antes de salir a algún lado, sino que también quieren saber con detalles a donde van a pasar el tiempo, con quien y de que hora a que hora.

Salir entre semana

Source: Unsplash

Para las madres mexicanas la escuela es algo muy importante y de ninguna manera se toma a la ligera. Así que salir entre semana es casi imposible para los mexicanos, ya que, en lugar de pensar en fiestas o amigos, las madres mexicanas prefieren que sus hijos estudien y estén listos para cada examen y terminen todas sus tareas.

Faltarles al respeto

Source: Unsplash

Otra cosa que es muy popular entre los programas de televisión estadounidenses es la falta de respeto hacia los padres. En muchas ocasiones hemos visto capítulos donde los padres no saben que hacer con sus hijos que están fuera de control y que no los respetan en absoluto. En un hogar mexicano, sin embargo, las madres mexicanas demandan el respeto de sus hijos y hasta tienen frases famosas para que sus hijos sepan quien está a cargo, por ejemplo:

“Porque soy tu madre y punto”

“Un día me vas a matar del coraje”

“Tú no te mandas solo”

“Si me levantas la mano se te va a secar”

“Hasta que te acordaste que tienes madre”

“Un día me voy a ir de la casa a ver qué haces”

“Ni sabes ni lavar calzones y ya quieres andar de novio(a)”

“Si metes la mano te va a ir peor”

“Pásame la chancla”

“Me tienes con el Jesús en la boca, ¿que no conoces el teléfono?”

Salir con extraños

Source: Unsplash

Cuando se trata de los amigos, las madres mexicanas deben saber exactamente con quien se están juntando sus hijos. No esta permitido juntarse con extraños o salir a una cita con alguien que los padres no conocen. De alguna forma u otra las madres mexicanas tienen que conocer a todas las personas que están alrededor de sus hijos así que mas vale que se les de esa información o ellas lo sabrán a su propio modo, ya que nada se puede esconder de ellas.

Source: Unsplash

A veces pareciera que las madres mexicanas hacen todo lo posible para que sus hijos no salgan a la calle o se junten con otros, pero en realidad muchas de ellas solo tratan de mantener a salvo a sus hijos. La intuición de madre es un poder extraordinario en una madre mexicana y es bueno tener a alguien que nos cuide de todo peligro, es por eso que las madres mexicanas son un tesoro muy valioso.

Deja un comentario